Pain Killer Es una obra en la cual gente lleva muchísimos años jugando. Basado en un mundo fantástico medieval con un toque épico ha sido el entretenimiento de muchas personas durante mucho tiempo.

►Administradores◄
Setsuna Shinomori
AdministradorPerfilMP
Risty Keikodi
Diseñadora PerfilMP

►Moderadores◄
Natzume
ModeradoraPerfilMP

Últimos temas
» La celebracion tras la reunion. El futuro de ambas tierras.
Mar Jul 18, 2017 4:49 pm por Henshury

» El Ocaso del Viajero
Mar Jul 18, 2017 10:41 am por Shurelya Tartare

» Sangre y sombras.
Lun Jul 17, 2017 12:50 am por Zaebos de cordoba

» Dudas varias
Miér Jul 12, 2017 10:18 pm por Vzlaer De Girtia

» Historias pasadas, canciones futuras. +18
Mar Jul 11, 2017 1:39 pm por Kakita Harusame

» Angel y demonio segunda parte. El reencuentro (priv Girtia)
Vie Jun 23, 2017 6:22 am por Aleishe

» Un día largo (+18)
Jue Jun 22, 2017 6:08 am por Aleishe

» Oscuridad y 7 estrellas
Vie Jun 16, 2017 6:16 pm por Enea

» Angeles y demonios. (Priv: Anael)
Jue Jun 15, 2017 5:20 pm por Anael Mercy



El ultimo cosmos Crear foro Bleach: Shadow Of Seireitei City of Horror Photobucket Fairy tales return Fairy Tail Chronicles Crear foro Crear foro Crear 1111112030W0H96511 Fairy Tail Chronicles INB

Licencia Creative Commons
Pain Killer por Decision de sus creadores está bajo una licencia de protección de Creative Commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. El diseño del foro es obra del Staff, y las imagenes proceden de Internet sin fines comerciales. se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://pkenlared.foroargentina.net/.

Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Mar Jul 01, 2014 5:48 pm

Tenían razón, su nombre causada temor, su nombre era aborrecido, su nombre estaba maldito y todo aquel que llegara a estar junto a él traía consigo desgracia, él mismo empezaba a pensar eso, desde su llega a tierras de Asbru la naturaleza misma le había rechazado, como si nada ni nadie en el mundo tuviera compasión de él, Dante siempre había vivido oculto y cuando pensó que sus pecados habían sido perdonados luego de doscientos años, era todo lo contrario ya que el mundo mismo le había dado la espalda, pero eran ingenuos, la gente siempre prefiere creer las mentiras que aferrarse a la verdad, ¿alguno de ellos sabía lo que sucedió ese día? ¿Alguno vivió lo que él vivió? Si les contaran la verdad ¿entenderían? Era verdad su abrumador poder fue el que hizo desaparecer toda la realeza del país y fue desterrado.

La verdad que se escondía tras su regazo, las mentiras que se exponían ante su verdadera persona, un hombre cual presencia es tenebrosa y no es porque él lo quiere si no porque fue obligado a ser así, a su pequeña y temprana edad recibió el despreció tratando de sobrevivir con las sobras hallaban en los tiraderos, aprendió hablar y escribir mirando las clases de los nobles desde la ventana del salón, usando papel reciclado y tinta derramada, ¿alguno de todos esos que le aborrecían sabía de lo que él sufrió? Nadie, ni uno solo, porque creían solo las mentiras, fue traicionado por la gente en la que más confiada, le fue arrebatado a sus seres queridos, era un hombre que había perdido todo y sin embargo no los odiaba si le aborrecían, no les odiaba si le despreciaban, Dante es un hombre con un gran poder de tolerancia.

Un soldado le retuvo y de sus brazos le arrebato a la señorita que cargaba mientras otro le amenazó con quitarle la vida si intentaba algo tonto, siendo quien salvo a su patrona, quien le permitió una oportunidad más de vivir, la otra chica igual le abandono –todos son iguales, al final siempre estaré solo ¿este esta es tu venganza Dios, por aborrecerte, por no creer en ti? –musitó y el soldado que le amenazaba le pateo para que avanzara con desdén y odio, más el azabache obedeció y dio marcha adelante con una sonrisa pintada en sus labios, así fue como termino en tras unas rejas de hierro, en un cuarto oscuro y pequeño, cubierto por sombras y penurias, allí reposaba el gran poderoso dragón, tranquilo conteniendo la furia en su interior para esperar que la calma pasara ¿por fin será quitado de la faz de la tierra? ¿Por fin aceptara su destino y acabara con la llama de la que depende su vida?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Miér Jul 02, 2014 12:02 am

El destino es curiosamente ajeno a lo que por mucho creí, me doy cuenta de lo importante que es Efreet para mi al verla agonizar por sus actos idiotas en el suelo y por mi mente solo cruza el como le sacare de este embrollo mientras camino junto al caballo de la elfa la cual a decir verdad no parece ser una mala persona, pero el frio es algo incesante a lo cual no estoy del todo acostumbrado además mi situación no es algo que se le pueda confiar a cualquiera dadas las supersticiones que se dan hoy en día en estos tiempos revelar que por culpa del demonio Nirvana estoy en forma femenina definitivamente era algo poco inteligente, buscábamos un refugio mas no lo encontrábamos  mi mentora me preocupa la llama de su vida pende de un hilo mas mientras me hayo sumido en mis pensamientos la joven elfa llama mi atención.

-Bueno llevo viajando con ella 2 años Srta, mi padre me encomendó a ella para que me  enseñara a ser un…una buen guerrera para honrarle- Astuta desviación del tema real -Mi padre creía que una dragón como ella la cual era diferente a los demás me ayudaría a entender mejor a las personas y al mundo, no suelo ser una persona a la que se le dé con facilidad relacionarse con los demás y aunque es una mujer muy precipitada puedo jurarle que es tan bella como noble algo que e podido notar al estar a su lado- miro a la elfa a los ojos y luego de nuevo a Efreet lucia muy preocupada por ella –Realmente no se qué sucedió mas desde que entramos a las tierras ella me dijo que sus sentidos se sentían extraños, como abe los dragones se guían mucho por su instinto  siento que algo  no está bien donde ella actuó de esa forma…me alegra que se detuviera antes de golpear a su señor- añadió kiel regalándole una cálida sonrisa a su captora para después suspirar un poco  mientras esperaba pudiesen llegar a donde la elfa dijo que irían.



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Miér Jul 02, 2014 1:18 am



“The Misty Mountains Cold”
Prelude, The Search

El soplar del viento…un viento abrazador y constante una de las fuerzas más ponderosas de este mundo  los dioses  son soberanos al usarle, se sabe que incluso puede derribar castillos pero  ay algo que ni el poderoso viento puede derribar, la voluntad de una guerrera forjada en el calor del combate que es movida por el deseo de su madre, recuerda sus últimas palabras…”Encuéntrale se que vive”, aunque Hilary dudo por unos momentos de esas palabras comprendió una razón simple, es su madre y es parte de ella debe sentirlo por lo que debe darse prisa dado la naturaleza que posee la familia solo en su hogar son bien recibidos por lo que así inicio la cruzada de la rubia, sus ojos han podido contemplar inmenso valles, inmenso secretos que podrían  acobardar hasta el más valiente *se ven hermosos y verdes valles, un caballo solitario galopa entre estos, poco después un ser de aspecto extraño come de un cadáver mientras la rubia le observa desde una esquina ocultándose con cuidado* pero su voluntad por cumplir el deseo de su madre no cesa en su empeño, quizá no sea solo aquella voluntad, después de todo también es su hermana y la idea de encontrarle le llena de emoción, como hermana mayor hubo tanto que hubiese querido enseñarle…*Hilary paso de lado de una ciudad con aspecto griego, después contemplo desde una colina un gran combate entre 2 feroces ejércitos* sin embargo su búsqueda en las regiones centrales no le llevaba a ningún sitio, la forma de buscar era algo poco usual solo preguntando por situaciones , hechos extraños y aunque ha dado con creaturas que consideraba solo fantasía no da con lo que desea *se ve la rubia en un gran valle recibiendo indicaciones de un par de pelirrojas, una reía  mientras la otra permanencia seria señalaron las montañas del norte*…finalmente solo quedo un lugar donde buscar…las montañas del norte que daban del otro lado a ciudades nórdicas muy diferentes a todo lo que ha visto, armándose de un abrigo poderoso comenzó a avanzar por las montañas, un frio abrazador y un viento incesante la rubia se percato que su montura ya no podía seguir así que bajo de ella  para quien esta regresase a casa y dirigió su vista a la cima de la montaña, muchas cosas se han dicho sobre estos lugares, leyendas afirman que esconden males tan grandes que cualquiera  decidiría simplemente dar la vuelta *la rubia atónita contempla un par de gigantes de roca pelear de forma aparatosa* sin duda ese par de ojos han divisado cosas tan extraordinarias que podría escribirse un libro sobre ello, de entre todas sus visiones quizá ay un par de cosas que no se atrevería a contar*en una caverna a  el refugio de una fogata la rubia escribe en un pergamino sus vivencias-  Hermana mía, no siempre fui la joven audaz que ahora soy…y aunque en realidad me hubiese gustado mucho crecer a tu lado….aun puedo ver tu expresión angelical cuando solo eras un bebe ay tanto que deseo contarte – la mirada de la rubia se perdía en el fuego de la fogata, tenía miedo de que los sentimientos de su madre fueran mentira y su hermana no estuviese viva asi su viaje continuo por las montañas hasta que al final vislumbro una gran ciudad a lo lejos desde una montaña, sin duda  Debía se Asbur los dominós de la familia Tartare que escucho hace poco.


Su corazón alojo una corazonada como si en el fondo supiese que lo que busca esta en aquella ciudad, aunque  en aquellos momentos el humo comenzó a elevarse de la misma para su sorpresa…algo no andaba bien mas estaba muy alto aun y sin caballo sería difícil arribar a el lugar por lo que solo se apresuro a bajar mientras el sol se ocultaba en la lejanía, a combatido con orcos, ladrones y un sinfín de cosas en su travesía poniendo su vida al filo de una navaja mas ahora se siente tan cerca y aliviada de su objetivo es un presentimiento extraño…como si fuese un sexto sentido más cuando estaba por llegar a las faldas sintió algo en su pecho, se sentó unos momentos una sensación de angustia e incomodidad le rodeo así sintió como lo que buscaba se había ido es algo carente de toda explicación pero necesita respuestas no queda más que ir a esa ciudad.


Pasada la media noche la guerrera avanzaba en medio de lo que parecía una tormenta su ropa abrigadora apenas le mantenía a salvo de  el sobrenatural frio que azotaba el lugar cubierta con su capa avanzaba, se preocupo notaba que la ciudad estaba en un deplorable estado como si hubiesen recibido un ataque recientemente, su mente se lleno de prisa dado que puso haber sido su hermana la causante por lo que ignorando el frio comenzó a correr a donde veía refugiados, observo a la gente que trataba de huir del frio entrando al castillo, le partia el corazón contemplar el panorama se retiro su capa y abrigo a una mujer que abrazaba a su hija y avanzo hacia la entrada dirigiéndose al guardia mientras se retiraba el Casco –mi Nombre es Hilary Hagenhev Noble Guerrera de la república de Nightblades – en ese momento saco sus papeles de nobelza para mostraselos al guardia –solicito se me permita pasar la fría noche en el lugar o en su defecto solo pasar para recaudar algo de información referente a una  búsqueda, como sabe mi reino esta muy lejos tengo una encomienda del jefe de la armada real- añadió con una voz firme pero suave  dado que posee un rango militar y pide un favor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Miér Jul 02, 2014 10:16 pm

Algunas batallas en esa región helada muy cercana al extremo norte del continente algunas situaciones decisivas comienzan a resolverse para bien o para mal, siendo en algunos casos algo para el recuerdo, y en otros casos algo para olvidar. Más de una criatura hubiese preferido jamás tocar Asbru, ni siquiera haber escuchado de él, pero allí están al borde de la locura buscando de alguna forma salir airoso de lo que le ha preparado el destino.

En la iglesia todo parece realmente depende del ángel caído, cada palabra que da pareciese ser tomada como orden o modelo a seguir por las fieles creyentes del Master. De una forma bastante humana y sabia alegando a aquella compasión tan innata en muchos celestiales defiende y recibe a los soldados que se estaban congelando fuera del recinto por cumplir con su deber. Más de uno bajo la cabeza y se sintió avergonzado por su comportamiento, y luego esos hombres que defienden al pueblo del oeste fueron acogidos como cualquier otro que busca protección y calor dándoles alimentos y un sitio para descansar el agotado cuerpo.
Aleishe al ver que consiguió la paz se dirigió hacia el altar del templo, el lugar mas simbólico de ese lugar donde se congrega la fe para así rezar, algo increíble después de todo lo que ha ocurrido en su vida, pero muchos dicen que la fe es lo último que se pierde, y ella como celestial que ha sido debe de saberlo y recordarlo muy bien aunque sea de modo inconsciente. La respuesta no llego, un ser caído como ella no tiene la misma gracia que un creyente de verdad, alguien que reniega de su destino como ella y que tan fácilmente cayó en las manos de los impíos no tiene el mismo derecho que otros a implorar por la guía divina. Sus ojos tampoco trajeron muchas respuestas, incluso teniendo un poder tan sobrenatural como el suyo no ve ninguna extraña criatura por el lugar, aunque si puede ver que el ánimo de las personas y esa energía tan negativa que hubo alguna vez se ha esparcido y disminuido en gran escala, por lo que debería sentirse feliz con su logro que si bien puede parecer algo menor no lo es.


En el castillo del oeste la joven noble de tierras extranjeras conversa con los soldados que resguardan dicha fortaleza hogar del rey Beld Tartare y entendiendo bastante bien como vienen las cosas por allí se presenta y se despide luego de Dante, no sin antes pedir a los soldados del castillo que le den aviso en cuanto se recupere la joven dama Juliant. No tuvo mayores problemas Natzume al no tener ninguna clase de arma encima, casi todo lo suyo está en su carruaje el cual mandaron a buscar para que lo tenga un poco más accesible ante cualquier necesidad de acceder a dicho carruaje que ella tuviese. Avanza la joven dama hasta llega a la entrada que da al interior de la fortaleza donde nuevos guardias la observan, y si bien son miradas algo duras no por eso el trato de esos hombres deja de ser cortes.

-La reunión termino hace horas joven dama, pero si gusta puede acceder al castillo para lo que guste- La saludan y le informan de que la reunión ha terminado, es posible que sea una noble que llego tarde o hija de algún noble que si participo en dicha reunión. Dentro del castillo parece haber silencio, aunque se ven muchos criados y vasallos de un lado y del otro no se ve presencia de ningún noble en la entrada del castillo ni en los alrededores, por lo que puede estén en alguna habitación en conjunto muy dentro del castillo o cada quien puede que este descanso en los aposentos que se les ha entregado a cada uno de ellos, pero para saberlo Natzume deberá entrar a la fortaleza y averiguarlo por si misma pasando por corredores grandes y altos, algo lúgubres y oscuros a comparación de los que ha conocido en la Isla de las Brumas. En ese castillo los corredores no tienen casi obras de arte, hay muy pocos lienzos, lo que si hay son muchas armaduras vacías y antorchas, de esos hay muchos ya que de otro modo seria una boca de lobo. Los muros son de piedra y parecen poseer arenilla, posiblemente por la humedad de la región no se puedan conseguir mejores piedras que esa ya que de seguro la sustrajeron de algún lugar o montaña cercana. Esa razón hace que los pasillos sean fríos y secos, no permitiendo que haya humedad ya que podría ser mortal en las temporadas de invierno que son las más duras de la región. Esos pasillos no son ni de cerca tan anchos como los del castillo del rey Darrien, pero si son muy altos y se conectan con otros pasillos que van a diferentes habitaciones de la fortaleza. Muchos criados reverencian a Natzume cuando la ven pasar, aunque ninguno le dirige la palabra, todos están en lo suyo y en los recados que sus amos han enviado a cumplir el día de hoy.

Juliant por su lado perdió la conciencia apenas llegaron al castillo, pero fue puesta a salvo y se dispuso para ella la mejor de las atenciones.  Como ciudadano de Asbru que es se la trata con sumo cuidado, ni que hablar que al ser un soldado y caballero de renombre no se escatiman esfuerzos para que recupere su estado de salud a toda costa.

Otra criatura que puede pasar muy mal si no le dan refugio es la noble que llegada a Asbru siguiendo sueños y premoniciones de su madre se ha embarcado en un viaje de pura aventura, o de mucha locura depende quien lo mire.  A diferencia de muchos otros esta joven mujer de descendencia impía ha corrido con suerte, más allá del cruel frio y de la profundad oscuridad a raíz de los nublados cielos de Asbru que no dejan ver estrellas, luna, ni sol, si es que ya es la hora de que salga el sol como muchos conocedores creen coincidir.  Pasa por el territorio salvaje de Asbru, por la ciudad, y así logra llegar al castillo ya helada, de seguro que si tarda un poco más a la intemperie pesca mínimo un resfriado, y no tiene idea Hilary de lo que resfriarse en esas regiones heladas donde se puede morir rápidamente por esa enfermedad.
Ya en el castillo puede decirse que fue bien recibida, ninguna flecha le paso cerca ni ninguna cuadrilla de caballeros la rodeo increpándola, se la dejo llegar hasta cerca de las puertas de la fortaleza donde la esperaron algunos hombres a caballo y unos pocos lanceros para hacer de refuerzo. La dejaron hablar, y cuando termino un soldado a caballo se acerco a ella al galope, así llego a posicionarse delante de la joven mujer para observa de arriba abajo y para tomar los papeles que la acreditan como tal.

-Por lo que veo todo está en orden Lady Hilary Hagenhev , por ende es bien recibida aquí en el castillo del oeste de Asbru, territorio dominado por su alteza el rey Beld Tartare- Le da la bienvenida ese soldado la acompaña hasta las puertas del castillo donde abren las puertas exclusivamente para ellas cediéndole el paso. Le ofrecen a la dama vino especiado para entrar en calor, y la guían por el patio interior para llevarla a la entrada interna del castillo del oeste para que pueda alojarse en una habitación digna de ella si así le place.

Donde Enea se escucharon algunos silbidos, y otros más se pusieron en marcha al enterarse de que alguien se acercaba al castillo, normalmente no harían mucho alboroto pero…Con el ataque que vivieron algunas horas atrás ya no se fían de nada ni de nadie, por lo que se preparaban para lo peor. Pero esa mujer logro ingresar al castillo con normalidad por lo que las cosas encima de las murallas y las torres vigías rápidamente regreso a la normalidad.

No muy lejos de allí el dragón maldice su suerte, y más que un par de empujones no se llevo ese día, aunque no le dieron justamente asistencia médica esa celda donde lo alojaron es mucho mejor que permanecer a la intemperie. Allí tiene algo de paja para echarse a dormir y algo de agua helada para beber, esa es la hospitalidad con la que lo han recibido en el castillo del oeste de Asbru.


La sensual sucubo junto a sus bellas prisioneras buscan lo que según Risty sera un refugio seguro, por ende andan y andan entre charla y cabalgata forzada prácticamente a ciegas. El tiempo pasa y no llegan a ningún lado, para cuando se dieron cuenta de ello ya había pasado mas de media hora con carne y huesos congelados, lo mismo fue para los caballos que son obligados a quemar energías en medio de un terrible temporal como el que están viviendo en esa noche/día de Asbru. no hay ninguna marca donde guiarse, ninguna estrella ni luna, todo es nubes en lo alto y oscuridad por doquier, frio y nieve, lo cual complicaría la vida incluso a los mas expertos explorados de dicha región nórdica. Por eso y mas ese grupo ya puede irse dando a la idea de que están perdidos, y por sobre todo realmente jodidos


Lejos de allí entre la nieve y casas algunas en ruinas de la villa cercana al castillo 3 vidas se ponen el juego, dan todo por el todo por sobrevivir. Cada criatura allí presente tiene una vida, un pensamiento, sensaciones y deberes que cumplir. Cuando esas fuerzas se encuentran si no caminan el mismo sendero el choque y colapso entre las partes es inevitable, y esa es la razón del combate que muchas veces lleva a la guerra trayendo muerte y destrucción en cifras inmensas. Seikato se preparo con todo lo que tiene y Kuroyami trato de cambiar el destino que pareció por un momento ser inevitable para ella. Fue apenas unos segundos lo que tardo en caer, lo que tardo Seikato en juntar energías y recorrer el camino que lo separa de su enemigo. Mucho menos fue lo que tardo la arpía en recitar su canción, apenas susurro unas palabras y quedaron paralizados, se adormecieron por completo olvidándose de todo excepto de la voz de la arpía que se escucha por todo el lugar llevada por los fuertes vientos de Asbru hacia grandes y lejanas distancias inclusive.



An cuimhin leat an grá
Crá croí an ghrá
Níl anois ach ceol na h-oíche
Táim sioraí i ngrá
Leannáin le smál
Leannáin le smál
Lig leis agus beidh leat
Lig leis agus beidh grá...

Cuimhne leat an t-am
Nuair a bhí tú sásta
An cuimhne leat an t-am
Nuair a bhí tú ag gáire
Tá an saol iontach
Má chreideann tú ann
Tug aghaidi ar an saol is
sonas sioraí inár measc
Céard a tharla do na laethanta sin
Céard a tharla do na h-oícheanta sin
An cuimhin leat an t-am
Nuair a bhí tú faoi bhrón
An cuimhin leat an t-am
Go sioraí sileadh na ndeor
an ormsa nó orainne a bhí an locht...

Ag mothú cailte s'ar fán
Cén fáth an t-achrann is sileadh na ndeor
Tá áilleacht sa saol Má chuardaíonn tú e
Tá gliondar sa saol
Creideann sé...


Conforme la canción de la arpía fue avanzando los cuerpos de sus rivales cayeron en un sueño sumamente profundo donde ya no sintieron nada más. No hubo sueños ni dolor, tampoco ninguna clase de arrepentimientos ni desesperanza, no hubo más que oscuridad y completo silencio. La caída fue dolorosa para Kuroyami, al quedarse dormida no pudo evitar caer de lleno y casi de cabeza al suelo haciéndose daños que fueron amortiguados en parte por la nieve, en cualquier otro lugar podría haberse roto el cuello con una caída como esa. El dragón por su parte quedo semi dormido de pie, luego cayó de rodillas y por ultimo quedo recostado en la nieve siendo cubierto su cuerpo y el de la Sangre Antigua por la nieve que enfría sus cuerpos y los obliga a entrar en fase de hibernación.


En medio de la nieve en un paisaje nada adelantador para nadie se escuchan los gritos de hombre y bestia incluso con la tormenta de nieve cubriéndolo todo. El poderío del príncipe del oeste sumado a su técnica la cual se ve ampliamente mejorada gracias al tipo de arma que usa le concede una ventaja avasalladora contra su rival que a pesar de poseer una fuerza bestial y una resistencia envidiable está cayendo a recibir golpe tras golpe siendo estos brutales. Cada golpe de Lans quiebra huesos y corta carne, extrae entrañas y corta la vida de su enemigo de una forma contundente. El cuerpo de Lans yace bañado en sangre enemiga en especial la parte frontal siendo su rostro y armadura ahora más oscura de lo normal al bañarse el acero negro con sangre caliente y fresca recién extraída de su contenedor de carne y hueso.  El príncipe de Asbru combina un gran poder destructivo, precisión y contraataque, como si nunca se defendiera, ya que él como los que combaten de un modo avanzado y osado hace de un buen ataque su mejor defensa. La bestia cada vez que se acerca hacia Lans para golpear y morderlo termina siendo golpeada o repelida de alguna forma, eso hace que al final reciba daños cuando Lans ataca y también cuando este se defiende, todo es daño tras daño recibido, y todo eso sumo a una gran derrotada para esta gran bestia que no entiende que está pasando, solo sabe que con todo el daño recibido y tantas partes de su cuerpo quebradas y extraídas ya esta inutilizado prácticamente por completo. Con las fuerzas que le queda trata de ir a por Lans quien de seguro ya ve su victoria como asegurada, después de todo siempre puede contraatacar cada vez que haga falta y atacar siempre que así se lo permitan. Lo extraño llego cuando una voz femenina dijo que lo ayudaría, ahí se giro apenas para ver y ese fue el momento en que la bestia ataco, ese descuido, ese pequeño descuido es lo que le puede costar la cabeza el príncipe de Asbru cuando ve por el rabillo del ojo como el enorme puño del yeti se dirige de forma violenta hacia su cabeza para romperle de forma absoluta el cráneo y esparcir así sus sesos por el viento y la nieve que los rodea.
La chica piensa en ayudar a los demás pero se ha olvidado de ayudarse a sí misma, y por esa razón su cuerpo paga los consecuencias. Comienza a toser y los mocos caen por su nariz, su cuerpo gana temperatura y el cuerpo empieza a dolerle. Esas falencias son completamente desconocidas para ella, pero sin duda son algo terribles, tanto así tiembla de frio y tirita completamente siendo muy difícil el llevar otras acciones, inclusive las sencillas se ven dificultadas por dicho malestar general de su cuerpo.

Otra criatura mas se hace presente en ese sitio, y hace bastante que está dando vueltas en esos terrenos helados donde nunca antes ha estado. Sus ropas son abrigadas sí, pero abrigadas para un frio común, para un frio como ese no hay abrigo que valga a menos que sea un objeto milagroso, de otra manera tarde o temprano toda defensa es traspasada y el frio penetra profundo hasta los huesos. Esa mujer encuentra a Zeit y a la joven Zafira tomando en sus brazos a la chica y arropándola como puede, aunque no es suficiente en lo absoluto ni siquiera con fuego, algo inútil cuando la nieve cae incesantemente sobre ellos. La humedad del suelo tampoco ayuda mucho y no fue muy inteligente de parte de esa mujer el sentarse con Zafira en el suelo para proveerle calor. Ante dicho calor una pequeña cantidad de nieve se derritió mojando las piernas de ambas, en caso de la descendiente del clan Oda se mojaron también sus ropas lo cual puede ser absolutamente mortal en poco tiempo ya que esa agua puede escarcharse sobre la propia piel y producir además del enfriamiento del cuerpo quemaduras por el contacto del hielo directo sobre la piel.


Los cielos de Asbru se muestran inclementes, sus vientos helados escarchan la tierra y cubren de nieve todo cuanto pueden. Pobres los tontos viajeros que pueda tomar la región desprevenidos, ni que hablar de los que no saben interpretar ni entender los deseos de la tierra pues esa región no tendrá piedad de ella y menos de extranjeros que creen que pueden domarla.

Fuera de juego:
Todos los personajes que no tengan un buen refugio deberán tiran Cuerpo completo, osea 4 dados excepto Lans que tiene 5 en cuerpo. Si tienen el saber Supervivencia suman un dado adicional a la tirada.

Iniciativa, ataque y daño del yeti contra Lans.

Mimi esta enferma, pierde un dado en cualquier acción que realice.

El grupo de Risty esta perdido.
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Miér Jul 02, 2014 10:16 pm

El miembro 'NPC' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Dado Numérico Random' :

#1 Resultados : 2

--------------------------------

#2 'Dado Numérico Random' :

#2 Resultados : 2, 6, 6, 10

--------------------------------

#3 'Dado Numérico Random' :

#3 Resultados : 5, 8, 2, 3
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Lans Tartare el Vie Jul 04, 2014 7:01 pm

Los gritos de Lans se escuchan por los alrededores al igual que los de su enemigo, se gritan y gruñen sin cesar como si cada quien respondiese a los insultos y desafíos del contrario, aunque en realidad ninguno de los dos se entiende del todo, sus idiomas son diferentes, pero algo está claro, y eso son sus rostros de odio puro y deseos de sangre rival. Se miran con odio y desesperación, arraigándose a la vida lo mejor que pueden, usando la mayor fuerza posible para dañar, ferocidad e ingenio de un lado, brutalidad y temerosidad del otro, de ese modo chocan esas diferentes criaturas en el suelo helado de Asbru.  

Al sentir una extraña energía recorrer su cuerpo Lans por instinto giro su rostro buscando el origen de esa voz y de ese poder, confundiéndose además por extrañas voces que le llegan y rodean provenientes desde los grandes y gélidos vientos de la región, y de refilón llego a ver a la pequeña jovencita que esta metros más atrás. El yeti siguió atacándolo y casi lo hace caer, por no decir que casi le rompe la cara de un puñetazo debido a esa distracción, esa chica más que una ayuda casi fue la muerte del príncipe del oeste de Asbru.

-Það er yfir!-Grita aquel hombre tratando de reponerse sin dejar que el enemigo lo tumbe. La espada de Lans hace de muro entre el enemigo y el, aunque no tenga el grosor ni el ancho de una pared es bastante como con un buen manejo de la misma hacer de un buen obstáculo difícil de atravesar. Sabe Lans que tal como ha dicho el final está cerca, esa criatura no tiene oportunidad contra el si concentra exclusivamente en darle un final, por lo que aferra bien fuerte la empuñadura de su arma y la coloca a su izquierda, ese es el sitio que mejor se le hace para atacar. Esta vez decide tomar la iniciativa y correr hacia el enemigo para darle el golpe de gracia, un golpe que nace desde un punto bajo y se va elevando violentamente casi de forma horizontal. Fue Lans mas rápido que la bestia, desde el principio lo demostró, y ahora que el enemigo está muy lastimado no pudo cambiar esa condición. Saco gran ventaja Lans, ni el frio ni el viento mucho menos el cansancio le quito firmeza ni precisión, por lo que la espada del ex caballero del Puño de Hierro termino por cortar casi en dos a la bestia peluda delante de él. La espada dio en la entrepierna del yeti y se abrió camino hasta su pecho, allí se clavo sin poder continuar, pero fue suficiente para que ese enemigo caiga de espaldas sin vida. Queda el yeti espaldas la tierra con el cuerpo abierto mientras Lans se acerca con la espada aun en mano para reventarlo allí donde está, de ese modo se asegura de que definitivamente esta bien muerto y que no se pondrá de pie.
Con la batalla terminada, o al menos con su enemigo muerto se gira para ver a su alrededor notando a la chiquilla que noto anteriormente y a una mujer cerca de un perro que parece estar abrazando a algo o a alguien. Reconoce al perro, que en realidad no es un perro, es un huargo, un animal oriundo de tierras nórdicas como la propia Asbru, al resto no los conoce, parecen humanos, y una de ellas parece no portar ni siquiera ropas, una demencia. Pero nota otra cosa, el brillo del fuego lo cual le llama mucho la atención, por lo que con la espada en la mano comienza a caminar hacia ellas.

-Ustedes ¿Quiénes son y que hacen aquí?-Pregunto en voz alta ya que con el viento es algo difícil hacerse escuchar. No noto que una de ellas estaba inconsciente de principio, pero si noto que la otra chiquilla estaba tosiendo.-Los niños no deberían estar en un sitio como este y menos con la tormenta ya desatada. Si no te ocupas de tu salud no vivirás más de una semana- Mirándolas bien ninguna parece ser oriunda de Asbru, y eso le preocupa y le molesta debido a la difícil situación que ya bien tensa esta casi al borde de la guerra. Eso sumado al extraño temporal de ese casi verano de la región inclusive Lans se encuentra muy tenso, sacando de lado que acaba de tener una pelea a muerte con una bestia salvaje debido a las extrañas profesáis de esa mujer que le pidió salvar a la chica lobo…¿Chica lobo? Ya se empieza a preguntar por qué rayos le hizo caso y no se fue directamente hacia el castillo donde ya estaría muy cómodo y cálido relajando su cuerpo e informándose con su preciado padre.

Fuera de juego:
Iniciativa, ataque y daño y al final la tirada de Cuerpo.

_________________
avatar
Lans Tartare

Mensajes : 376
HP : 30
MP : 30
EP : 30
Fecha de inscripción : 21/12/2012
Localización : En el oeste de Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
5/5  (5/5)
MENTE:
5/5  (5/5)
ESPÍRITU:
5/5  (5/5)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Vie Jul 04, 2014 7:01 pm

El miembro 'Lans Tartare' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Dado Numérico Random' :

#1 Resultados : 2

--------------------------------

#2 'Dado Numérico Random' :

#2 Resultados : 4, 10, 4, 9

--------------------------------

#3 'Dado Numérico Random' :

#3 Resultados : 8, 5, 9, 4, 3, 9

--------------------------------

#4 'Dado Numérico Random' :

#4 Resultados : 8, 7, 2, 1, 5

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Seikato el Sáb Jul 05, 2014 3:35 am

En un momento estaba a punto de acabar con la Arpía, pero de la nada había quedado enfrente de esta de pie, me cuerpo se sienta pesado y mis ojos empezaban a cerrarse solos, no entendía porque estaba tan cansado, hasta que caí de rodillas y luego al suelo para quedar dormido boca abajo en la nieve la cual empezó a cubrir mi cuerpo rápidamente. Ni siquiera sabía el porqué de este extraño sueño, tal vez me deje llevar por la ira que no me di cuenta de lo que estaba pasando realmente e hizo que quedara en estas condiciones. Aunque lo peor es que no pude ayudar a la joven de cabellos negros la cual estaba a unos cuantos metros de mi, mal herida y sin poder hacer algo ante lo que pasaba ya que ella estaba como yo, dormida profundamente. Y lo peor de todo es que moriría antes de poder abrir los ojos o capaz la Arpía me mataba antes de poder hacerlo, o el clima hacia el trabajo sucio. Realmente ahora estaba en manos de la suerte o del destino el cual me ha jugado una mala pasada, y era lamentable saber que estaba a poco segundos de poder darle fin a una batalla como esta, y ahora estaba tirado en el suelo como si nada. ¿Moriría por la mano de aquella mujer o despertaría a tiempo para salvar a una inocente? Eso no lo sabía.

_________________
avatar
Seikato

Mensajes : 88
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 25/02/2014
Edad : 25
Localización : En cualquier parte, solo llámame y ahí estaré...

Hoja de personaje
CUERPO:
5/5  (5/5)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Sáb Jul 05, 2014 3:35 am

El miembro 'Seikato' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 6, 7, 9, 5

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Risty Keikodi el Sáb Jul 05, 2014 7:32 pm

Sin ninguna duda me había perdido no encontraba esa dichosa cueva y me estaba helando y eso me estaba jodiendo la verdad, mientras me estaba poniendo de los nervios por ese frió infernal escuchaba a mi compañera que era mi prisionera, bueno una de las dos prisioneras, entonces le dije

- entiendo, pues puede que sea una buena guerrera pero siento decirte esto es una idiota y una imprudente, a tenido suerte de que estuviera yo hay para salvarla porque de lo contrario hubiera terminado muy mal

dicho eso me pare, bueno hice que se parase mi caballo e hice lo mismo con el caballo de las mujeres acto seguido le dije con un tono normal mientras bajaba de mi caballo

- baja del caballo hagamos un refugio, un higloo o algo parecido, porque creo que estamos perdidas y si seguimos así moriremos congeladas, así que desmonta ponle unas mantas a tu maestra y ayúdame a crear un refugio, si levantamos unas paredes con la nieve para que nos cubra a nosotras y a los caballos pasaremos la noche decentemente y del fuego me encargo yo de que no se apague

le explique el plan porque si seguíamos caminando de la misma forma terminaríamos mas que perdidas, mas bien muertas del frió había que ser inteligentes y hacer una especie de refugio para pasar la noche


tiradas de: Cuerpo completo

_________________
Mi Ficha

Aspecto actual:
Otra apariencia como sucubo:
Mi aspecto real:

avatar
Risty Keikodi

Mensajes : 289
HP : 30
MP : 42
EP : 24
Fecha de inscripción : 16/01/2013

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
5/5  (5/5)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Sáb Jul 05, 2014 7:32 pm

El miembro 'Risty Keikodi' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Dado Numérico Random' :

#1 Resultados : 9

--------------------------------

#2 'Dado Numérico Random' :

#2 Resultados : 10

--------------------------------

#3 'Dado Numérico Random' :

#3 Resultados : 7

--------------------------------

#4 'Dado Numérico Random' :

#4 Resultados : 8

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Dom Jul 06, 2014 11:27 am

Desde que la joven se acerco a las puertas del palacio, quizá desde su estancia en las lejanías  pudo sentir una gran inquietud, conforme caminaba por las calles de la ciudad las cuales rebosaban un aspecto triste y desolador temía mas por la causante de esto, llegando al palacio al ver a los guardias mirarle recelosos comprendía el predicamento que aquejaba sus mentes, sin mencionar el brutal frio que parece invadir el sitio, una vez en la entrada noto la fuerte seguridad que se mantenía para darle refugio a las personas en este, por un lado se sentía mal por quitar el lugar de quizá algún refugiado que lo necesite mas debe pensar también que aquella temperatura está causando estragos en ella, entrego los papeles al sujeto a caballo el cual se imagina es el líder de la guardia, tras ser observada y verificada se le concede el acceso al interior -Gracias Caballero-.

La rubia observo el par de portones abrirse para darle acceso, dentro estaban los guardias que checaban la seguridad de los inquilinos, se retiro su casco mostrando su bello rostro y dejo sus armas en la guardia para evitar problemas, recibió el vino bebiéndolo poco a poco mientras caminaba en los interiores, ella sentía como su temperatura corporal comenzaba a amenizarse y una vez dentro observo a las personas ay refugiadas
–que habrá pasado en este lugar- susurro  bajo para si misma y comenzó a caminar buscando entre la gente, en su mente deseaba descartar la posibilidad de que su hermana estuviese ay mas sin embargo no la conoce más confía en que un presentimiento le revele quien es.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Dom Jul 06, 2014 11:46 am

La dragona sentía con extrañeza el frio cuerpo ajeno, una vez le comenzó a calentar o eso creía ella en toda su carrera  Draconica o militar jamás había ido a regiones frías las cuales le estaban poniendo en verdad de malas a la general del clan oda la cual al ver lo que ocurría con la nieva no tuvo de otra más que ponerse de pie, comenzó a pensar un poco mientras a lo lejos escuchaba al caballero negro, apretó algo la vista  estudiando la situación, esta nieve es extraña hasta donde sabe  o se imagino esta debería evaporarse al tocar su aura de fuego mas sin en cambio solo  hacía que le lloviera agua encima –Demonios…-añadió mientras miraba al caballero negro y tras un respiro respondió – SOY UNA EMISARIA DEL SEÑOR ARGOS ODA…ESTOY EN BUSCA DE EFREET ODA, UNA REBELDE- añadió en un tono algo alto para ser escuchada , definitivamente podría incrementar mas su fuego pero sería la misma situación por lo que se acerco al caballero –Necesitamos salir de aquí o moriremos por esta tormenta- aun llevaba a la joven entre brazos.

Eran momentos difíciles para la general, después de todo  la única vez que se dispone a ayudar a alguien le pasa esto, podría tomarlo como un síntoma  de mala suerte por haber hecho algo que normalmente no aria mas si lo pensaba de una mejor forma si se quedaba con esta gente podría llegar a un lugar seguro no importa como lo vea resulta mejor dicha opción que seguir caminando en la nieve  sin rumbo alguno y morir, después de la encomienda de su padre no se imagino que sufriría estas penurias al adentrarse  en la búsqueda de su hermana.


Última edición por Risefrett Oda el Dom Jul 06, 2014 11:47 am, editado 2 veces

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Dom Jul 06, 2014 11:46 am

El miembro 'Risefrett Oda' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Dado Numérico Random' :

#1 Resultados : 10

--------------------------------

#2 'Dado Numérico Random' :

#2 Resultados : 10

--------------------------------

#3 'Dado Numérico Random' :

#3 Resultados : 1

--------------------------------

#4 'Dado Numérico Random' :

#4 Resultados : 3

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Dom Jul 06, 2014 12:22 pm

La rubia perdió el conocimiento  en el acto, estaba cansada hambrienta y sedienta, su más grande defecto es sencillamente explotar su cuerpo al máximo lo que le hizo claudicar pero ahora está en manos seguras sin lugar a dudas  fue llevada por  un par de guardias hasta una cálida habitación donde un par de mujeres le retiraron la armadura para acomodarle en una suave cama donde comenzó a dormir de forma placida y tranquila esperando recuperar algo de su energía para poder levantarse, había hecho un  juramento de caballero a la joven de ayudarle a encontrara a su hermana y no pensaba defraudarle aunque  por ahora no pueda hacer nada al despertar ayudara a la rubia hasta terminar su juramento,  asi la noble caballero de asbur quedo tendida en su cama cubierta por edredones que buscaban darle calor, su expresión lucia muy inocente y tranquila.

(off:No es que pudiera hacer mucho ando inconciente)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Natzume el Dom Jul 06, 2014 2:40 pm

El recibimiento que tuve al llegar al interior del castillo es un poco frívolo la guardia se mantiene en su lugar mostrando una mirada dura y sin preocupaciones, simplemente me les quede mirando por un instante donde uno de ellos me habla sobre la reunión que había terminado hace horas - es una pena – dije con respecto a la reunión – pero gracias por la invitación – hable con dulzura hacia el guardia que me hablo, simplemente el andar y observar los alrededores hace que me deprima un poco ya que este castillo es frívolo como si le faltara el toque femenino para ser acto. La servidumbre del mismo solo se me queda mirando mientras siguen en lo suyo y por donde yo paso esta simplemente se hace a un lado para no estar en mi camino, todo eso me desanima un poco lo que hace que me devuelva con los guardias nuevamente pero en el camino noto a una muchacha de cabellos dorados y con porte de armadura (Hilary) el cual parece que está llegando a este castillo, se le puede notar en su mirada que anda en búsqueda de algo a lo mejor ella también pueda ayudarme en la búsqueda de mi hermana y a la vez le podría ayudar en su búsqueda, su andar hacia ella es normal hasta estar a una distancia prudencial - buenas te puedo ayudar en algo – fueron mis palabras hacia la muchacha mientras que yo le miraba con curiosidad.

_________________



avatar
Natzume

Mensajes : 142
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 21/11/2013
Localización : En un lugar tranquilo

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Zafira el Dom Jul 06, 2014 10:59 pm

La inseguridad que acompaña a la pequeña hibrida y a su acompañante animal, un amanecer sin el astro sol rodeada de seres que no conoce en lo absoluto mostrando nuevos olores mesclado con sangre dando un sentimiento de inseguridad en su estado pero a su vez el sentir un lugar seguro para ella donde ella hace un movimiento involuntario de abrasar o más bien aferrarse al ser que la sostiene dejando caer unas cuantas lagrimas de sus ojos.


Todo el lugar parece intranquilo cuando el humano de armadura derrota a la criatura impregnándolo con el hedor de la sangre en todo su ser, lo único importante en ese lugar es su ama el cual simplemente se mantiene cerca de la mujer el cual sostiene para darle calor mas no sé si le dará seguridad, por eso ese sentimiento de protección en simplemente emana es para proteger a su ser querido y a la mujer que la sostiene.

Lanzamiento de dados para cuerpo
avatar
Zafira

Mensajes : 152
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 02/12/2013
Localización : Hp:24

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Dom Jul 06, 2014 10:59 pm

El miembro 'Zafira' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 7, 7, 2, 4

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Mimi Houllier el Dom Jul 06, 2014 11:58 pm

La situación es muy alocada para mí y esto es mi primera salida al mundo real por llamarlo de una forma, todo el entrenamiento que recibí con mi madre y mi maestro no me es suficiente para llevar acabo mi propósito, mi llegada al lado del caballero fue más peligroso para el ya que por mi culpa casi le arrancan la cabeza de un golpe pero verlo devolver el golpe de esa manera me impresiono y mucho nunca había visto pelear a alguien de esa manera, pero de repente un malestar en mi cuerpo seguido de unos escalofríos terrible con una fuerte tos síntoma de un refriado, refriado que hace estrago en mi cuerpo donde siento que mis fuerzas me abandonan, el escuchar hablar al sujeto con palabras duras y en especial hacia mí.

Usando mi lanza como un punto de apoyo me acerque al grupo –  soy nueva en estas tierras y no me esperaba encontrar con un clima de estas magnitudes  – hable con esfuerzo, luego escuche las palabras de la mujer el cual lleva en brazos a una muchacha, la mujer se acerco un poco más a donde se encontraba el guerrero – eso e verdad tenemos que buscar un refugio o un lugar donde podamos resguardarnos de la tormenta  – la palabras de la niña son sensata donde su malestar ganado por culpa del frio le molesta, usando su lanza  apunta en dirección al castillo el cual puede ver a la distancia – si seguimos por ese camino podríamos llegar al castillo que esta por esa direccion  – dije esta vez con esfuerzo y recordando aquel castillo que vi a mi llegada a la ciudad.

Lanzamiento de dados para cuerpo



Habilidad:
Gris (3) [Física]
Un personaje con esta ventaja puede esconderse a simple vista, las sombras se retuercen a su alrededor, las multitudes lo engullen o solamente tiene un bajo perfil. Nadie parece recordar su persona. Añade +10 a la dificultad para encontrarlo o reconocerlo de manera activa. (Espíritus)

Visión privilegiada (2) [Inherente – Física]
Un personaje con esta ventaja obtienes un dado extra él las tiradas de Alerta siempre que incluyan visión.
Bestias mágicas, draconicos, impíos feéricos y titánicos con esta ventaja pueden ver en la oscuridad.


Última edición por Mimi Houllier el Mar Jul 08, 2014 12:22 am, editado 1 vez

_________________

 photo e7cf8bc2-cebb-40bb-b50e-e9f0578310a8_zps49122a12.jpg
avatar
Mimi Houllier

Mensajes : 47
HP : 24
MP : 12
EP : 24
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Dom Jul 06, 2014 11:58 pm

El miembro 'Mimi Houllier' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 10, 8, 10, 9

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Lun Jul 07, 2014 3:09 pm

Oscuridad, caos, la tiniebla le cubría y en vez de ahogarle le daba más fuerzas, el azabache se alimentaba de los deseos negativos de aquel lugar, tan oscuro, tan tenebroso, el frío era menor al que hacía afuera por lo que podía dormir sin el temor de nunca más despertar, esperaba calmado en aquella celda, probaba de la poca y miserable comida que le daban, que incluso los soldados le arrojaban, en ocasiones terminaba todo desparramado, más el pelinegro nunca puso un reproche, comía el pan duro y con ese extraño colorcito verde que le salía por la humedad, jamás chisto una palabra por más que los soldados se burlaran de él o le escupieran, hasta que el vecino le hablo –Eres de aguante, cualquier otro podría haberle insultado sin pensarlo –dijo con vos ronca, sus cabellos eran largos y su ropa estaba hecha harapos, aún pero que las de Dante.

El dragón suspiro aliviado y esbozo una sonrisa –No son más que unos chavales, hay que perdonarles porque no saben lo que hacen –corrigió el pelinegro con sabiduría mientras uno de ellos solo escuchaba con tranquilidad sin alegar o seguir ofendiendo al azabache. Sus ropas eran escasas pero aun así podía resistir al frío, había perdido sus talismanes y lo único que llevaba en una funda eran sus cartas y no sabía usar otra cosa más que alquimia, se sentía impotente por unos momentos, ¿qué querrán esos hombres? ¿Qué revisarán de un caído en batalla? Le juzgaran solo por su nombre, le darán castigo solo por su trayectoria.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Kurayami el Lun Jul 07, 2014 7:49 pm

El sentimiento de no sentir nada a mi alrededor es un sentimiento muy solitario y agrio, estos sentimientos han sido mis acompañantes desde tiempos inmemoriales donde son muy pocas las personas que me quieren por lo que soy y la verdad no me arrepiento de nada he tenido una vida plena y larga donde se que mi hija esta en un lugar a salvo y seguro donde no le llegaran los celestiales o los demonios, ese fue mi regalo para ella un regalo de oportunidad que se da con sacrificio sin esperar nada a cambio, el cansancio acumulado mas ese hechizo hace que todo sea placentero y relajado…

Lanzamiento de dados para cuerpo

_________________
 photo 5bad8f7d-bcfa-4dad-9c56-540af912e87e_zps7ac13acd.jpg

avatar
Kurayami

Mensajes : 135
HP : 30
MP : 48
EP : 24
Fecha de inscripción : 29/12/2013

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Lun Jul 07, 2014 7:49 pm

El miembro 'Kurayami' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 2, 9, 9, 8

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Miér Jul 09, 2014 11:44 pm

La situación se volvía precaria para  el dúo de pelirrojas, ahora acompañadas por la bella elfa de piel morena, quizá en otra situación hubiese llamado grandemente la atención de kiel  pero  las circunstancias no resultan en lo mínimo favorables, kiel por orgullosa trataba de mantener la compostura ante el azontante frio que desgarraba el manto celestial  en forma de blancuzca nieve la cual no era demasiado conocida por la joven, a su ver las palabras de la elfa no parecían tener demasiado sentido dado que no importaba donde mirase solo veía el blanco de la nieve, al verse detenidas y al escuchar a la mujer solo bajo la cabeza  no le agradaba que hablaran asi de Efreet mas debía reconocer que aquellas acusaciones estaban envueltas por la verdad, solo se limito a guardar silencio y verle.


Los estragos del clima estaban comenzando a entumecer su cuerpo, no está acostumbrada en lo mas mínimo a este clima su cabeza comienza a dolerle, su cuerpo se siente pesado  y aunque hace frio siente algo de calor, su nariz comienza a escurrir líquidos y su garganta se siente rasposa. Solo vio a la mujer y asintió mientras bajaba a su mentora y la cubría lo mas que podía, no diría que se siente mal pero ya es algo muy notorio al verla –ok te ayudare a realizar eso, aunque en verdad no sé cómo se haga no conocía en si la nieve – la pelirroja se acerco a ayudar  a la elfa después de haber cubierto a su mentora lo mejor que podía tratando de imitar lo que esta hacia.


Última edición por Efreet Oda el Miér Jul 09, 2014 11:57 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Miér Jul 09, 2014 11:44 pm

El miembro 'Efreet Oda' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 7, 9, 2, 1

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.