Pain Killer Es una obra en la cual gente lleva muchísimos años jugando. Basado en un mundo fantástico medieval con un toque épico ha sido el entretenimiento de muchas personas durante mucho tiempo.

►Administradores◄
Setsuna Shinomori
AdministradorPerfilMP
Risty Keikodi
Diseñadora PerfilMP

►Moderadores◄
Natzume
ModeradoraPerfilMP

Últimos temas
» Angeles y demonios. (Priv: Anael)
Jue Sep 28, 2017 5:18 pm por Anael Mercy

» Historias pasadas, canciones futuras. +18
Miér Jul 26, 2017 1:26 am por Kakita Harusame

» Un día largo (+18)
Lun Jul 24, 2017 4:45 pm por Risty Keikodi

» La celebracion tras la reunion. El futuro de ambas tierras.
Mar Jul 18, 2017 4:49 pm por Henshury

» El Ocaso del Viajero
Mar Jul 18, 2017 10:41 am por Shurelya Tartare

» Sangre y sombras.
Lun Jul 17, 2017 12:50 am por Zaebos de cordoba

» Dudas varias
Miér Jul 12, 2017 10:18 pm por Vzlaer De Girtia

» Angel y demonio segunda parte. El reencuentro (priv Girtia)
Vie Jun 23, 2017 6:22 am por Aleishe

» Oscuridad y 7 estrellas
Vie Jun 16, 2017 6:16 pm por Enea



El ultimo cosmos Crear foro Bleach: Shadow Of Seireitei City of Horror Photobucket Fairy tales return Fairy Tail Chronicles Crear foro Crear foro Crear 1111112030W0H96511 Fairy Tail Chronicles INB

Licencia Creative Commons
Pain Killer por Decision de sus creadores está bajo una licencia de protección de Creative Commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. El diseño del foro es obra del Staff, y las imagenes proceden de Internet sin fines comerciales. se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://pkenlared.foroargentina.net/.

Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Lun Mayo 19, 2014 9:20 pm

El miembro 'Zafira' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 1

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Natzume el Lun Mayo 19, 2014 11:26 pm

Al escuchar su nombre mostré una cara de alegría y de pena – con que Allan recordare ese nombre por el resto de mi vida – fueron mis palabras mientras caminaba hacia el interior del castillo donde podía ver como son atendidos la nobleza la cual todos tenía una cara de preocupación y otros como si nada, pero la expresión de una muchacha la cual parece estar impactada por algo le hace recordar a alguien, una singular sonrisa se me dibujo en el rostro primero me limpie parte de la sangre de mi guardián y protector Allan pero aun en mi vestido hay sangre de él, me acomode un poco mi cabello y tome un vaso y una jarra que contiene agua – permíteme ayudar un poco – dije a uno de los guardias y sin esperar a que me respondiera algo me acerque a la guerrera de cabellos rubios – te encuentras bien – comenta mostrando preocupación hacia ella –[b si quieres te sirvo un poco de agua para que te sientas bien[/b] – la pequeña vampira simplemente muestra un poco de gratitud hacia los guardias ya que ellos están dando todo por ayudar a su gente y ella parece estar en un estado de shock por algo.

Spoiler:

_________________



avatar
Natzume

Mensajes : 142
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 21/11/2013
Localización : En un lugar tranquilo

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Seikato el Miér Mayo 21, 2014 1:17 am

Zafira me había respondido a mi pregunta diciéndome que ella si venía de la Iglesia pero que tuvo que marcharse de ese lugar por las fuerzas oscuras que ahí estaban pasando, cosa que me aseguro más que algo estaba pasando en este pueblo, y no se trataba de una fuerza común, sino de una que podía hacer tanto desastre como quería y eso era muy malo para los que estamos aquí. Dante el joven de cabellos negros estaba hablando con la joven Zafira, mientras que de la nada el frió empezó a no ser tan fuerte, al aparecer estaba disminuyendo, seguramente la pequeña estaba empezando a tranquilizarse cada vez mas y eso era muy bueno para ella y para todos claro, lo bueno es que no ha pasado ningún guardia desde que estamos por aquí afuera, sería terrible si se llegan aparecer.

Note que ahora el joven de cabellos negros estaba tratando de hacer algo con sus poderes, según veía y escuchaba él iba intentar volver a la normalidad a Zafira, aunque no estaba muy seguro de que pudiera hacerlo pero no teníamos opción y además no podíamos arriesgarnos a que la joven siga en ese estado, porque sino no llegaba a funcionar tendríamos que movernos de aquí y ocultarla en un lugar seguro hasta pensar en otra cosa, así que Dante tenía que lograrlo, y confiaba en que lo podría lograr. Por otra parte, aparte claro de lo que estaba pasando, no podía dejar de sentir una fuerza sobrenatural por los alrededores, y era algo que no me gustaba nada, miraba de reojo con la poca visibilidad que tenia debido a que aun todo estaba oscuro lo que podía estar ocasionando esto. Pasaron unos cuantos minutos, y no logre encontrar al individuo que podría estar haciendo tal poder. Suspire ante el hecho de no poder haberlo encontrado o más bien ubicado ya que podría estar en cualquier parte del pueblo pero la poca visibilidad que había no era muy buena que digamos.

-Además de nosotros, hay alguien más por ahí…- Dije con algo de seriedad y con el ceño fruncido mientras miraba hacia mi lado derecho, ya que había llegado hasta mis narices un cierto olor a perro mojado, pero en realidad no sabía si era un perro del todo. – Sera mejor que te apresures, este lugar no es muy que digamos “tranquilo”, sabiendo lo que ha pasado en este pueblo. –Decía viendo a los dos jóvenes, seguramente mis compañeros se dieron cuenta que alguien más aparte de nosotros andaba por ahí, y no era nadie común y corriente, este ser tenía un poder bastante fuerte.

_________________
avatar
Seikato

Mensajes : 88
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 25/02/2014
Edad : 25
Localización : En cualquier parte, solo llámame y ahí estaré...

Hoja de personaje
CUERPO:
5/5  (5/5)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 21, 2014 8:18 am

Humo levantándose que oscurecía mas la negrura de la noche, un insoportable olor a humedad y muerte lagrimas que se escuchan a lo lejos que advierten de un dolor y un sufrimiento que no tiene precedente alguno en ese lugar, todas estas terribles sensaciones por increíble que parezcan despertaban una sensación muy conocida en el cuerpo y los sentimientos de la rubia la cual estaba derrotada por completo o al menos así se sentía ella de pie en medio de gente que  lo a perdido todo, en estos momentos es cuando la rubia se pregunta de que le sirve tener tanto poder, ingenio y renombre si no puede hacer nada en situaciones como esta, su boca se sentía seca y su armadura muy pesada por el cansancio acumulado alrededor de su viaje  de caza, por unos momentos se pierde en si misma quizá el extraño sueño que tubo se refería a esto, en eso su mirada se centro en el suelo mientras daba un par de pasos atrás contemplaba sangre y en estos momentos recordaba que mientras corría por la ciudad podían verse caminos del liquido vital de la vida , las negras piedras que marcan dichos caminos se vieron envueltas de sangre como si este fuera el color natural de la roca esto no es justo.

-yo…co…-podría decirse que entraba en trance mas solo era la impresión y la culpa que le embargaban y entre tanta gente no noto que alguien se acercaba a ella cargando una jarra con liquido vital hasta que escucho una voz que a diferencia de las demás asustadizas e indiferentes  armonizaba palabras coherentes para ella solo ladeo su hermoso rostro cubierto por algo de barro sudor sangre y cansancio y miro a la joven mientras parpadeaba y soltaba algo de aire con la boca
 -Yo…-no sabia que decir no había entendido bien la pregunta más su conciencia regreso de golpe relajando algo su mirada y tras una espera de escasos cinco seguidos agrego –Yo estoy bien gracias, soy de la tropa de exploración que va llegando en estos instantes- una hermosa joven sin duda, cabellos dorados como los de ella aunque no se aprecian bien los de jul por el ajetreo y la suciedad que trae del viaje, se iban a balñar en el rio cercano al pueblo mas no lo lograron.

Cuando le ofrecieron agua  se relamió los labios secos  a los cuales se le comienzan a partir  por la resequedad
–Te lo agradecería mucho, vimos el humo desde las colinas al atardecer y no hemos podido beber nada  porque nos apresuramos a llegar a la ciudad- dijo en un tono triste y cansado a la  joven mientras se retiraba su casco dejando caer su cabello libremente, la joven jul tiene renombre entre los caballeros de la zona aunque quizá no todos la conozcan, miro a la joven y rato de regalarle una sonrisa mas no lo lograba del todo –Que…que es lo que a pasado? Que hizo todo este daño- pregunto la rubia a la joven junto a ella mientras esperaba le regalase un poco de agua.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Vie Mayo 23, 2014 8:08 pm

El tiempo pasa más rápido de lo esperado, el dios del tiempo les está jugando una muy mala pasada a los habitantes de Asbru acelerando su tiempo y así acelerando el destino final de todos ellos. Muchos lo ven como una bendición pues esperan que la noche pase y llegue el día, también esperando que la situación mejore con el pasar del tiempo por lo que si supieran como maniobran los seres eternos les estarían agradecidos.


En la iglesia volvió la esperanza junto al ángel que recobro el sentido dejando escuchar también así su voz.  Aunque su voz no trae justamente alivio a los corazones, traen advertencias de peligros y de incertidumbre ya que según ella necesita advertir a alguien importante pero no sabe qué puede pasar, y eso trae confusión ¿Sabe o no sabe que sucede el ángel? ¿Entiende los problemas de Asbru o es pura exageración?

-El sacerdote ha ido al castillo a ver al rey, una cena y posiblemente reunión de importancia se lleve a cabo hoy- Dijo un hombre grande allí presente mientras otros se agitaban más atrás cerca de la entrada.

-¡Atacaron el castillo! Han matado a muchos soldados ¿Oh Master donde estas?- Las noticias viajan a toda prisa y esa noticia cayó muy mal entre los ciudadanos de la ciudad, si cae el castillo ¿Qué queda para las personas comunes como ellos?

-El ejército no puede contra el enemigo…No nos queda más que ser esclavos de nuevo- Dicen más de uno con lagrimas en los ojos. Siempre lo peor de la guerra lo pagan los plebeyos como ellos, así fue en la guerra anterior que se extendió por años y lo mismo antes de esa, y así será en años venideros una y otra vez. Ahora sí que más de uno se desespero, si pierden la guerra o lo que sea que pase vendrán los incendios, saques, violaciones y a masacres a mansalva, eso es algo que el pueblo ha vivido una y otra vez a lo largo de la historia.


La dragón dentro del patio interior del castillo sufre las inclemencias climáticas tan desfavorables para ella, y aun así no se rinde, se toma los cojones como quien dice (en su caso su vagina) Demostrando que es una mujer hecha y derecha, no solo una mujer, una combatiente de una raza poderosa y orgullosa tomando sus propios medios y usándolos para sobrevivir. Con su fuego activo y sus ropas se mantiene dentro de todo en límites tolerables y humanamente posibles, cuesta mucho pero es peor no hacer nada y morir por congelamiento en unas pocas horas. Tras un buen rato de observar y analizar la situación Enea decide subir por las escaleras junto a las murallas de piedra para así subir a lo más alto y observar desde allí la situación actual en los alrededores del castillo. Al ser una noche tan fría es lógico que todos estén muy abrigados y mas allá arriba donde el viento sopla con fuerza, si te toma desprevenido podría ser una caiga sin retorno ya que las murallas son altas y solo una buena acumulación de nieve podría salvar a alguien de morir por la caída. Allí arriba ella pasa como uno más del montón, incluso hay algunas mujeres por lo cual no será raro escuchar una voz femenina.  

Allí arriba hay cada tanto buenas hogueras que ayudan a los centinelas a sobreponerse al frio que pega realmente duro allí, también hay ollas con comida caliente y agua caliente para dar raciones durante toda la noche. El rey Belt Tartare cuida bien de los suyos y realmente necesita que sus hombres le sean leales y trabajen bien, de otra forma no puede garantizar la seguridad de nada ni nadie en el castillo.  Allí se ven desde las alturas aunque no muy claramente los refugiados cercanos, la guardia cerca de la puerta y algo del territorio cercano, la llovizna que comienza a caer molesta no solo la visibilidad sino al cuerpo que sufre demasiado al mojarse, ni que hablar que el viento frio que empieza a levantarse no es nada acogedor para los centinelas del castillo.

-Puta suerte, ahora se nos pone jodido todo-Maldijo uno de los tantos allí presentes ya comenzando a tiritar del frio manteniendo el arco listo y a la espera.

Más abajo el viento no es tan molesto ni dañino, por eso por ahora no se preocupan demasiado por ellos mismos sino mas por los refugiados y los heridos que se encuentran en el patio interior del castillo y aquellos que yacen afuera que sin duda la pasaran mal si la llovizna se convierte en tormenta.  Lo bueno es que algunas de las tropas que estaban en la caza y defensa del territorio en lugares más alejados del mismo regresan comandadas por un caballero de renombre,  una belleza muy peculiar es la que comanda ese escuadrón, Lady Juliant Salvatore, bien recordada por las hazañas de su padre, un buen soldado leal que ya no se encuentra entre los vivos, mas se espera que la hija pueda hacerle honor al apellido que lleva para que el espíritu del caballero ya muerto pueda descansar en paz.

-Bienvenida a casa Lady Salvatore, es bueno verla de regreso-La saludaron ni bien llego a la ciudad y bien fue recibida de igual modo cuando llego al castillo del oeste el cual parece no poder escapar del todo a los extraños ataques a los que ha sido sumida esa región. A esos saludos se unió la dama recién llegada de nombre Natzume la cual parece desear consolar a la joven caballero que se muestra desolada ante tanto dolor y muerte.

Dentro del castillo ya se comienza a normalizar la situación permitiendo que los nobles allí presentes accedan a comida y a bebida para así calmarse actuando con normalidad. El rey y todas las personas de importancia de esa región se ha reunido para discutir los asuntos de importancia y de emergencia, no saldrán tan fácil de la situación actual y hará falta la colaboración de los que más tienen en todo ese asunto.


Mas lejos de allí la reunión entre dragones comienza a volverse más peligrosa, y no solo por la chica hibrida que está perdiendo el control y ya da muestras de querer atacar sino por el frio sobre natural de ese sitio que comienza a dañar cada vez mas y mas. La llovizna comienza a caer sobre ellos y algo de viento pueden sentir, así como también escuchar cascos de caballos que van de un lado a otro en especial en dirección del castillo, una gran cantidad de ellos, por lo que si se los cruzan habrá problemas si los toman como enemigos y sí que lo harán, si ven a esa bestia allí parada con mostrando los colmillos le darán caza sin dudar. Los poderes de Dante no surgen efecto en Zafira y ella definitivamente no tiene la fuerza de voluntad para volver por sí misma y es la hace muy peligrosa para sí misma y para terceros.
Se escuchan extrañas pisadas en las cercanías, y estas se vuelven muy pesadas, como si una cosa muy grande estuviese por los alrededores protegida de la visión por el manto nocturno y la llovizna que cae de modo incesante.


Aquellas criaturas que se encuentran alejadas del resto y están donde fluyen las almas de forma obligada saben que hay algo ahí a lo que están molestando, como si esta serpenteara en el aire se mueve en el viento y la lluvia. Puede que no vea con buenos ojos a ninguna de las dos, después de todo es difícil entender la mente de criaturas que no razonan como los mortales,  por lo que la Sangre Antigua podría estar tan en peligro como la extensión de Saphira que está lejos del cuerpo principal de la impía.


El amanecer se acerca y el sol no parece querer mostrarse para nada, posiblemente el día que llegara a continuación sea tan oscuro y frio como la noche en la que viven actualmente los ciudadanos del oeste de Asbru.

FUERA DE JUEGO:
El grupo de dragones todos pueden tirar alerta+entendimiento para tratar de ver o escuchar mejor lo que sea que esta cerca suyo.

Los dragones menos Zafira deberán hacer una tirada de Cuerpo completa, eso es 4 dados mas algún bonus de resistencia que posean. Aquellos que saquen menos de 20 comenzaran a recibir daño por frió de inmediato en su post.

Tanto Kuroyami como la extensión de Saphira pueden tirar alerta+entendimiento para saber que las rodea a ellas si lo desean.
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 23, 2014 10:11 pm

El primer intento pareció no surtir efecto. Dante comenzaba a sentir la fática por haber utilizado su magia, pero a esto se le suma el factor del poderoso frío que se comienza apoderar de su cuerpo, estando junto a Zafira, el azabache sin querer rendirse  lo intento nuevamente, usando casi todo el poder de sus cartas. Entonces el cuerpo de la pequeña comenzó a regresar de forma instantánea recobrando su estado natural –Zafira, lo siento, pero solo puedo reducir tu tamaño, conservaras tu forma humana pero tus alas se harán visibles- dijo Dante con voz lenta y entrecortada; se notaba como su pecho se contraía con cada respiración que así, de su boca salía un humo blanco su poco a poco su ojos se iban desvaneciendo.

Mierda, he utilizado demasiada magia –musitó al caer frente a la pequeña. Levantó la mirada para observarle y le sonrió –Me alegro que al menos ahora puedas huir, te aconsejo salgas de aquí antes que alguien pudiera pillarte. El chico de allí pudo sentir una presencia cerca yo igual la siento, pero no poder escapar por mucho, así que me esconderé en alguna casa abandonada hasta recuperarme –concedió levantándose de a poco hasta poder reincorporarse. Solo esperaba no morir en el intento de sobrevivir.


Última edición por Dante DíVarguez el Sáb Mayo 24, 2014 2:13 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Sáb Mayo 24, 2014 12:49 am

El miembro 'Dante DíVarguez' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 8, 8, 8, 1

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Seikato el Sáb Mayo 24, 2014 12:57 am

Desde que le había avisado a los chicos de que alguien mas andaba por los alrededores, algo extraño paso, de la nada se empezaron a escuchar los ruidos de los cascos de los caballos mas movidos que antes, pensando en que estaban en busca de algo o alguien, o peor aun, y era que podían estar rodeándonos. Deje de mirar hacia atrás y me concentre en mis compañeros, y note que la técnica de Dante en ayudar a la joven Zafira no había funcionado, cosa que era lamentable y peligrosa para ella sabiendo que los guardias andan muy agitados. De la nada mire que el joven de cabellos negros cayo por el cansancio que tenia debido a la cantidad de magia que había usado para realizar su poder.

-Mientras ustedes van a refugiarse, yo iré averiguar que es lo que pasa. -Decía viendo a ambos. - No teman haré lo posible para que no los descubran. -Comente estando ahora de espaldas, y luego me fui corriendo, para después desaparecer entre la oscuras noche.

No sabia muy bien que podría encontrar mas adelante pero lo que si sabia es que no creía que fuera algo bueno. Lo malo mientras avanzaba entre la oscuridad es que estaba como lloviznando cosa que no era muy buena ya que podría llover en cualquier momento. Me detuve en seco a la vez que levantaba un poco de tierra con algunas gota de agua, al darme cuenta de que estaba cerca de aquel ser que había sentido hace minutos atrás, y según mi olfato estaba por estos alrededores. Di un salto grande para caer de pie en el techo de una casa, quería observar desde esta altura en donde podría estar aquel ser, pero lo que vi fue a los guardias en los caballos dirigiéndose a distintas partes del pueblo, y uno de ellos iba en dirección a donde estaban mis amigos.

-Desde esta distancia no puedo hacer mucho, pero puedo cambiar su dirección o por lo menos tratar de hacerlo. -Dije para mi mismo en voz baja, y tome una piedra que estaba en el techa y la lance en dirección al guardia, cayendo de esa manera detrás de él. No sabia muy si mordería el anzuelo, pero al ver que su caballo se asusto no tuvo mas opción que ir en busca de aquel ruido alejándose de esa manera de su trayectoria, aunque no sabia si volvería a cuando ese sujeto se de cuenta de que no hay nada. -Solamente el logrado ganarles un poco de tiempo chicos... -Dije para luego saltar y desaparecer de nuevo entre la oscuridad en busca de aquel ser misterioso que rondaba por ahí.

De tanto correr y saltar por los techos de las casas, di con el aquel ser, y fue porque una luz me pego a la cara, al aparecer tenia un objeto extraño entre sus manos cosa que hizo que me diera cuenta en donde estaba. Salte y me posicione rápidamente y a unos metros detrás de lo que parecía ser una joven niña. -¿Que hace alguien tan joven como tu aquí sola? -Le dije con algo de seriedad ya que sabia que algo en ella no me gustaba nada, solo esperaba que no descubriera mi truco.


Última edición por Seikato el Sáb Mayo 24, 2014 1:37 am, editado 1 vez

_________________
avatar
Seikato

Mensajes : 88
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 25/02/2014
Edad : 25
Localización : En cualquier parte, solo llámame y ahí estaré...

Hoja de personaje
CUERPO:
5/5  (5/5)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Sáb Mayo 24, 2014 12:57 am

El miembro 'Seikato' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 10, 7, 4, 2

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Lans Tartare el Dom Mayo 25, 2014 8:52 pm

El día había pasado por completo para Lans y Risty, salieron poco después del mediodía del día anterior y ahora ya pasada la noche y entrando casi en el amanecer de la región cabalgan sin parar. Sus caballos son excelentes monturas bien preparadas para el viaje y para resistir esas terribles temperaturas, de otro modo esos caballos ya hubieran muerto horas atrás. Las ropas y las indumentarios de los propios sementales están húmedos y helados, pero no se detienen, con viento, llovizna y oscuridad en contra avanzan sin parar dejando sus huellas marcadas en la nieve las cuales no tardan mucho en desaparecer debido a la nieve y el viento que las cubren rápidamente.

-¡Estamos cerca Risty!¡Conozco bien mi tierra como para saberlo!-Grita para que ella lo escuche mientras segundo a segundo se aproximan a la parte trasera del castillo donde varios hombres les cortan en paso con lanzas, arcos, espadas y antorchas.

-¡Atrás! Este es el castillo del rey Belt Tartare! ¡Por orden de su alteza el paso está cortado!–Advierten los soldados, desobedecer es la muerte, esas son sus órdenes.
El jinete que va a la cabeza del grupo de dos detiene su marcha y se quita la capucha que cubre su rostro y el pañuelo que cubre su boca y nariz para revelar así ante todos los presentes su identidad.

-Alegraos mis mesnadas, que el Master os vea y bendiga. Ni las sombras de la noche ni el frio de la nieve aparta a sus buenos hijos de su deber ni de su Fe ¡Bien amados seáis, orgullosos y fieles hasta el final!-No se podía esperar menos del príncipe del oeste de Asbru, posee una lengua de plata como su padre y un corazón de lo mas cálido con sus fieles vasallos.

-¡Master santo! ¡El príncipe vuelve a casa!-Y de inmediato las amenazas y advertencias se convirtieron en gritos de alegría y abrazos, los soldados se pelean para acercarse al príncipe algo que ocurre en un caso en un millón de estos. No estuvieron mucho tiempo allí parados Risty y Lans, el buen recibimiento y el cariño de su gente es bien recibido pero al escuchar de boca de esos hombres lo que ha ocurrido el día anterior y lo que ha pasado hace pocas horas atrás obliga a Lans a moverse de prisa e ir en ayuda de su padre y de su gente. Tomaron caballos descansados dejando los que vienen usando desde la salida de la cabaña para llegar más seguros y a prisa, no quiero Lans arriesgarse a matar una montura cuando eso es innecesario, además quedarse a mitad del camino con el clima como esta no será nada bueno incluso si la distancia que les queda por recorrer para llegar al castillo no es muy grande que digamos.

Viajaron dejando atrás a los soldados entre bendiciones con sonrisas en los labios, el está feliz de verlos cumplir con su deber y ellos feliz de sentir a un líder que los apoya sin cuartel, ahora sí que los enemigos del oeste tienen algo de cual temer, el hijo prodigo vuelve a casa y todos y cada uno de ellos se van a enterar. Tras unos veinte minutos de andar Lans detuvo la marcha y se puso a examinar el lugar con mucho detenimiento.

-Es extraño…Ya deberíamos haber llegado hace bastante tiempo y sin embargo ni siquiera vemos el castillo…Conozco muy bien el camino e incluso si nos perdiéramos deberíamos poder visualizar la fortaleza o a centinelas…Algo está mal aquí-Dice Lans lo suficientemente fuerte como para que la elfa que lo acompaña también lo escuche. Lleva su brazo derecho por sobre su propio hombro, de esa forma toma la empuñadura de su espada y se prepara como si estuviese a punto de atacar. Su caballo se inquieta y el cómo jinete experto que es sabe muy bien cómo interpretar las señales que dan los equinos como ese.

-No me importa quién seas ni que seas, pero estáis en el camino del príncipe del oeste Lans Tartare, si no quieres morir hazte a un lado-Amenaza de lleno a algo que está entre las sombras, y si bien el no puede verlo sabe bien que su caballo lo puede sentir a la perfección.

_________________
avatar
Lans Tartare

Mensajes : 376
HP : 30
MP : 30
EP : 30
Fecha de inscripción : 21/12/2012
Localización : En el oeste de Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
5/5  (5/5)
MENTE:
5/5  (5/5)
ESPÍRITU:
5/5  (5/5)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Natzume el Lun Mayo 26, 2014 9:10 pm

Al estudia un poco más la muchacha noto que ella tiene educación y porte cosas que se hace notar, solo prestaba atención hacia ella para luego mirar un poco a los presentes que poco a poco comienzan a entrar al castillo mientras que otros comentan un poco de lo sucedido, cuando ella me dice que está bien y que si quiere un poco de agua la cual le sirvo con gusto en el vaso – toma aquí tienes toma con despacio - fueron mis palabras hacia ella mientras le presta atención a su hablar.

Al escuchar que ella pertenece a la tropa de exploración y que cuando vieron el humo salieron disparados hacia su hogar –la verdad llegue al castillo y en mi trayecto vi cosas desagradables y cuando llegue al castillo mi sirviente y varios guardias murieron en un brutal ataque de un ser que nunca vi – comente un poco intranquila – gracias a ellos estoy aquí viva pero me duele ver como inocentes son brutalmente asesinados por capricho de alguien – cerré mis ojos y la imagen de mi hermana vino a mi cabeza – lo único que pido es que mi hermana este bien ya que ella llego mucho antes que yo a este lugar pero aun no la he visto solo ruego al Sr. Que este bien y a salvo – baje un poco la mirada mostrando preocupación lo que es cierto ya que desconoce el paradero de Hannabi – sabes una cosa tú te pareces mucho a ella – comente mientras volvía a verla – pero que modales los míos – hice una leve reverencia hacia ella – me llamo Natzume Yamamoto es un placer conocerte – dije con respecto y educación mientras que la observa.

_________________



avatar
Natzume

Mensajes : 142
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 21/11/2013
Localización : En un lugar tranquilo

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 27, 2014 2:57 am


-Adiós Madre mía…Tus sueños y Esperanzas viajaran conmigo- se ve Efreet de pie en una hermoso jardín donde ay una tumba con una lapida muy bien cuidada, hojas de arboles de cerezo caen con el movimiento del aire, la dragona se ve triste mas se  gira deteniéndose un momento a reconsiderar su decisión, porta ropa de viaje y una maleta.

-Tu padre te perseguirá nada le detendrá- añadió una voz femenina, Margi la nana de oda, una mujer respetable  y que a estado en la familia desde  hace mucho fue nana incluso de su madre, Efreet solo le abrazo con fuerza –Mi madre así lo querría, no le temo a papa lograre lo que busco-, Efreet camina por las laderas de  un valle –Imagina a una persona que diga que no, imagina que esta aspira a algo más  grande- ella sonríe al ver el sol salir majestuosamente e iluminar el valle  –Mi padre a perdido la razón, piensa solo en pelear la muerte de mama le devasto pero…- en ese momento ahora  camina por montañas ya seguida de Ezequiel –que se supone es lo correcto? Dejar a la gente morir no es un camino que me guste seguir- ambas están sentadas en una cueva al pie de una fogata, kiel le mira con atención y Efreet le cuenta fabulosas historias, después ambos de pie ve un coloso andar entre estas –Kiel, yo creo que todos nacemos por una razón y aun si te tomase el resto de tu vida es tu deber  encontrar dicha razón- ambas pelean con unos cuantos orcos, kiel  mueve habilidosamente su arco mientras oda dispara fuego por la boca, después kiel dice –como se supone corrija un error no puedo simplemente cambiar el pasado para muchos hemos sido como ángeles guardianes pero a la larga me siguen mirando mal-.  

-debes demostrar tu fortaleza, con el tiempo les darás ideales quizá cueste trabajo pero con el tiempo te perdonaran, si eres fuerte con el tiempo…lograras maravillas- ambas corren velozmente  entre el bosque, después  se ve al dúo caer por una cascada –EFREEET!- grita eze al ver caer a su mentora a un precipicio, ambas rodeadas por  un grupos de enemigos pelean con valentía y finalmente un gran castillo –mi padre creía que si trataba de convivir con los demás me rechazarían, el decía que  el mundo no estaba preparado para mí- añade Kiel  viendo atreves de una ventana con  algo de  nostalgia, después se ve a Efreet  saltando de una azotea  y finalmente ambas chicas ante un dragón… 




-Las Crónicas de una Dragón Rojo-

Tomo 1 –El campeón de los Tartare-

4 semanas…hemos viajado por 4 semanas Efreet, se puede saber a dónde nos dirigimos?-añadió Kiel  en un tono cansado a la dragón rojo, ambas caminaban por un sendero  en las cercanías de una montaña, ambas vestían sobre todos sobre sus pesadas armaduras de metal color acero, la de Efreet es un poco mas ligera que la de Kiel mas ambas mantienen el mismo andar –Tranquilízate kiel, no dije que viajar conmigo fuera algo fácil, nos dirigimos a el castillo de Asbru uno de los viejos aliados de mi tierra, deseo consultar con el rey  la situación de mi padre- añadió la dragona mientras seguían caminando, Kiel ya lucia cansada mientras que la dragona permanecía como si nada hubiese pasado, fresca quizá es la experiencia en viaje que posee aunque aun pesa sobre ella la nostalgia de lo que sucede con su padre, recuerdos de su niñez le bombardean a cada segundo donde él era un ser cálido que le enseño bastantes cosas, pero ahora era diferente y mucho, sin duda debe solucionar de alguna forma el problema de su padre y no se l e ocurre mejor ayuda que la de los tartare por ello la dragona  viajaba al norte hasta las tierras frías, es una dragón de fuego y tales zonas le generan un poco de incomodidad, sale bao de su boca y aunque no lo aparenta se muere de frio, ahora lamenta el no  hacer caso de la observación de su pupila quien le sugirió adquirir ropas mas abrigadoras para esa zona pero por ahora tenía mejores asuntos de que preocuparse –maestra- añadió de golpe  Kiel mientras se detenía, Efreet se giro a verle  ya que estaba sumida en sus pensamientos –Que sucede Kiel? Te he dicho que no quiero más quejas...-añadió pero  había algo peculiar en dicho momento se percato que kiel señalaba al horizonte,  el sol estaba por salir ya que ambas viajaron toda la noche y por ello el agotamiento de Kiel, oda miro hacia donde señalaba su Aprendiz e impresionada vio algo de humo saliendo de lo que sería la ciudad bajando la ladera, esta estaba algo retirada por lo que solo se veía minimizada en el horizonte –La ciudad de...Date prisa Kiel debemos llegar a la ciudad a brindar apoyo- en esta última parte la dragona alzo la voz iniciando una carrera desesperada por llegar a la ciudad, kiel se apoyo un momento en sus piernas tomando algo de aire y vio a su mentora comenzar a correr –esa loca, no sabemos si aun ay enemigos o si es el climax de la batalla- trono los labios y echo a correr detrás de su maestra.

Conforme avanzaban por las laderas por alguna extraña razón  kiel noto que habían perdido de vista el castillo –Maestra!...no veo ya la ciudad- dijo jadeante por la carrera ya que ella portaba la mochila más pesada  de esa forma comenzó a rezagarse un poco en cambio Efreet continuaba corriendo, claro que había notado que perdió el castillo de vista lo que se le hacía sumamente extraño, lo que decía que quizá enfrenten a un mago o algún ilusionista, pero el hecho de detenerse no  cambiaria en nada la situación y como una Justiciera debía ayudar a los que pudiera, girando en un grupo de rocas vio dos caballos en uno una persona aun montaba mas el otro sujeto señalaba a unos arbustos con su espada…quizá sea un refugiado por lo que oda giro su vista de forma veloz a kiel quien apenas estaba por alcanzarle y le hizo una seña para que le cubriese la espalda.

Oda es una sagas espadachín aunque aún le falta experiencia pero es una mujer honorifica por lo que salto  a las cercanías del encapotado y le apunto con su mandoble la espada cruel –Forastero baja tus armas o enfrentaras mi acero el cual a abatido a bastantes, esta nación está en problemas no permitiré representes un problema más- añadió con una voz fuerte y dominante mientras se colocaba en guardia tras verle sintiendo el  viento acariciar su cabello analizaba a su enemigo y entonces se lanzo con un movimiento de estoque –AHHHH!-




comandos:

!Aparcecio Guerrero Misterioso¡


Efreet-------------400 HP/50 Mana
Ezequiel---------200 HP/10 Mana

Atacar
Magia
G.F.
Draw                             -----Atacar----
                                                                         Corte Elevado
 
                                                                                                             ------Enemigo 2-----

XD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Mar Mayo 27, 2014 2:57 am

El miembro 'Efreet Oda' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 7

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Zafira el Mar Mayo 27, 2014 10:20 pm

Las buenas intenciones de Dante son inútiles, el efecto del cambio de Zafira simplemente son una ilusión generada por el frio y la ventisca, la hibrida Lobo-Dragón simplemente permanece en una posición escuchando todo a su alrededor e ignora por completo las palabras de Seikato la muchacha simplemente voltea su cara y comienza a caminar, su andar no es detenido por nada donde ella simplemente se lleva por el medio todo lo que este a su paso buscando un lugar donde pueda sentirse más tranquila, esta vez está actuando mas por instinto que por razón guiándose por sus sentidos más que su vista  la cual no posee, la temperatura comenzó a descender mas en la cercanía de ella para alejar a los indeseados o simplemente a las personas o seres que quieran hacerle daño a la hibrida Lobo-Dragón.
avatar
Zafira

Mensajes : 152
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 02/12/2013
Localización : Hp:24

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Kurayami el Mar Mayo 27, 2014 11:34 pm

Simplemente permanecí en alerta observando a la niña la cual parece muy metida en su mundo, todo esto me da muy mala espina y el frio no me está ayudando en lo absoluto y la posición que ella tiene es muy ventajosa para que ella pueda escapar y por mi lado las alturas no es mi fuerte, con suaves respiraciones comienzo a relajar mi cuerpo para actuar en cualquier momento, aun puedo sentir como ese espejo trata de atraerme a él y el ver como almas inocentes son absorbidas por el me molesta, en el momento que pensaba lanzar mis Kunai simplemente se aparece otra persona llego y haciéndole una pregunta, porque lo pude escuchar al parecer no se esperaba encontrar a una niña en este frio lugar – Shizen no seirei wa watashi no ninshiki no anata no chikara o kashite Yasei no kankaku / (espíritus da la naturaleza préstenme su poder de percepción sentidos salvajes oido) – conjure en voz baja para mejorar mi sentido del oído, no quería mas sorpresas de las que ya he recibido en este día y en el anterior – no sé quién eres pero apártate de esa niña – dije con voz firme y a la vez un poco temblorosa pro el frio.

_________________
 photo 5bad8f7d-bcfa-4dad-9c56-540af912e87e_zps7ac13acd.jpg

avatar
Kurayami

Mensajes : 135
HP : 30
MP : 48
EP : 24
Fecha de inscripción : 29/12/2013

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Mar Mayo 27, 2014 11:34 pm

El miembro 'Kurayami' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 2, 9

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 28, 2014 1:06 am

El frio comenzaba a hacer peso en la rubia, no llevaba ropas del todo preparadas para el temple que el clima tomaba pero eso no era algo que le importase, al respirar salía algo de bao por su boca signo de que su cuerpo necesitaba un poco de calor, solo observaba a la joven que se  acerco a ella no evitando el sentirse un poco mal por no prestarle atención de forma inmediata por la conmoción sufrida al llegar pero al parecer la joven no se fija en eso cuando la guerrera asintió con su bebida, observando la gentileza de la rubia algo poco visto entre las personas de la alta clase, estaba en verdad muy sedienta mas haciendo caso de la advertencia comenzó a beber poco a poco el agua mientras cerraba sus ojos para disfrutar de la bebida, asi pues Julliant cuando vio saciada su sed regreso su mirar a ella –Gracias, realmente tenía algo de sed señorita- para ella solo era una niña no creía fuera otra cosa y le parecía muy agradable, comenzó a escuchar el relato de la misma, el cómo le atacaron y la forma como su escolta dio su vida para protegerle  todo sonaba tan duro, la rubia realmente se lamentaba de no haber llegado antes, si no se hubiesen detenido a dormir todo habría sido diferente ella podría haber peleado.

Cuando la joven se presento Juliant se coloco con una rodilla en tierra llevando su mano derecha a su corazón bajando algo la cabeza
–Mi nombre es Juliant, y me ofrezco a ayudarle a encontrar a su hermana…es lo menos que esta Caballero puede hacer después de llegar tan tarde al área de conflicto- añadió con una voz suave pero decidida, realmente jul se sentía mal con todo lo que paso y si de algo podía ayudar a los sobrevivientes gustosa lo aria sin pensarlo, sin descansar hambrienta y cansada pone el deber siempre sobre su persona.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 28, 2014 3:02 am

Se desvanecía poco a poco, sus ojos se iban cerrando conforme daba un paso, el azabache trataba de sobrevivir por el mismo, la frustración, el error que había cometido, el no poder ayudar a aquella chica le mataba, Dante se sentía realmente abatido por haber sido derrotado por una magia mucho más poderosa que la de él. Tuvo que alejarse del lugar, lo más rápido que pudo, pero sentía como su corazón se iba congelando hasta detener sus movimientos, pero no se daba por vencido, seguía caminando utilizando el resto de su poder draconico para mantenerse a temperatura, pero no le era suficiente, necesitaba descongelar su cuerpo, necesitaba de esa llama de esperanza que le permitiera sobrevivir.

Le habían despojado de sus ropas cargaba con una pesada armadura fría que en vez de ayudarle solo le atormentaba más, el hielo frío es un arma terrible para los dragones más sin embargo pueden resistir a sus cortadas. No se fijó cuanto recorrió en su mirada tan solo había escombros y cenizas a punto de regresar a ser polvo, el pelinegro caminaba con la mirada baja a paso lento y cruzado, su cuerpo cada vez era más pesado y comenzaba a sentir los síntomas del frío en su cuerpo que poco a poco le adormecían.

Dante jamás se rindió y al llegar en aquella inmensa puerta que había sido destrozada dejó caer su pesado cuerpo haciendo un resonante ruido con la pechera de metal que acorazaba su cuerpo, cerca de la ceniza y los cuerpos descuartizados, el calor poco a poco comenzó a derretirle pero se encontraba con poca fuerza, ni una sola pizca de voluntad había en su cuerpo, pero el calor que desprendían las cenizas de una gran explosión que antes parecía haber ocurrido una batalla, le brindaban al azabache un probadita de esperanza, Dante aún era demasiado joven para morir de tal manera. La gente era poca, tal vez solo soldados, no sabría de lo que él sería solo quería sobrevivir una vez más.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Lans Tartare el Miér Mayo 28, 2014 11:42 pm

La nieve comienza a caer con más fuerza dificultando la visión, se debe saber muy bien como percatarse del entorno en esos casos o se empiezan a presentar muchas dificultades las cuales son casi imposibles de llevar a cabo. Da gracias Lans de no llevar casco, cuando viaja rara vez lo usa en especial en terrenos difíciles como los de la región de Asbru y alrededores.  Lo que mayor noción del lugar le da a Lans en esos momentos es su montura, ella ve, escucha y siente por él mientras interpreta sus acciones gracias al gran entendimiento que tiene con esa clase de montura.  

Con su advertencia que mas advertencia es una amenazada ya ejercida se escucha la voz de una mujer acusándolo de ser un problema para la región que está siendo azotada por una gran cantidad de males en muy poco tiempo, y por lo visto corre hacia él para hacer justicia por mano propia. No se molesto en decir más, esa mujer está condenada a muerte, el se presento como Lans Tartare príncipe de la región oeste de Asbru y aun así se atreve a atacarlo sin más, o eso es lo que pretende esa mujer lograr…Grave error. No la vio bien hasta que la tuvo muy cerca de él, pero de todos modos ella está atacando a un hombre con armadura completa que además está montado, y ella porta un arma media al parecer, desde ese punto de vista está en desventaja armamentística y de altura, definitivamente no es la opción más sabia del mundo ya que viene de frente, ni siquiera se molesto en iniciar un ataque sorpresa o furtivo.

Con solo su mano derecha desprendió su Flambergue de su espalda la cual está envuelta en una especie de frazada, un movimiento casi recto desde la posición elevada que luego descendió con violencia cuando ella estuvo lo suficientemente cerca como para atacarlo. El caballero no ataco hasta el final, espero en su montura la cual sujeta con la mano izquierda y ni siquiera grito, solo se escucho el relinchar del caballo ante la amenaza de una extraña yendo hacia él y su amo y tras ello el golpe que dio duro y de forma violenta a la mujer antes de que llegara a ponerle un dedo encima a dicho jinete.  El daño ha sido considerable, pero no tiene idea si eso es suficiente para dejarla fuera de combate o no.

Fuera de juego:
Primer tirada de iniciativa: dado 3+agilidad 2+mente por tecnica 4=9
Segunda tirada ataque: 3 dados de fuerza guarda 3 (3k3)
Tercer tirada daño: 3k3 de la espada +fuerza de Lans 3 = 6 guarda 3
Daño 10 (los 10 explotan cuentan como 20) +9+9= 38 de daño.

Habilidad utilizada :
Reflejos de combate: [Acción gratuita 4 mana] Cuando un enemigo del que seas consciente te fuera atacar puedes propinarle un ataque básico, quien posea el arma con mas alcance golpeara primero, si son iguales lo harán simultáneamente, esta habilidad puede ser utilizada mas de una vez por turno con un coste de dos puntos de mana extra.


Última edición por Lans Tartare el Miér Mayo 28, 2014 11:52 pm, editado 1 vez

_________________
avatar
Lans Tartare

Mensajes : 376
HP : 30
MP : 30
EP : 30
Fecha de inscripción : 21/12/2012
Localización : En el oeste de Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
5/5  (5/5)
MENTE:
5/5  (5/5)
ESPÍRITU:
5/5  (5/5)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Miér Mayo 28, 2014 11:42 pm

El miembro 'Lans Tartare' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

#1 'Dado Numérico Random' :

#1 Resultados : 10

--------------------------------

#2 'Dado Numérico Random' :

#2 Resultados : 10, 9, 5

--------------------------------

#3 'Dado Numérico Random' :

#3 Resultados : 5, 9, 9, 4, 8, 10

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 29, 2014 1:45 am

-No me importa quién seas ni que seas, pero estáis en el camino del príncipe del oeste Lans Tartare, si no quieres morir hazte a un lado- Esas palabras fueron pronunciadas por el señor de absur, oda pese a ser una guerrera que ha ido adquiriendo experiencia tiene errores fatales en su estilo, kiel logro divisar las palabras oda se concentro tanto que las palabras a sus oídos carecían de significado, hiba desidida  levantando su mandoble, kiel sabia que se dirigía a una muerte segura solo grito –Efreet!!!! Nooooooo!- a escuchado del príncipe de los tartare uno de los mejores y mas experimentados guerreros de los que haya escuchado, como tal y por la forma como oda atacaba no diferenciaría a un enemigo de un aliado más si su nación está en problemas, kiel sintió un escalofrió recorrer su cuerpo ya que aunque oda es más fuerte que él y una valerosa guerrera sigue siendo demasiado pasional y precipitada, se nubla y eso es su error fatal, kiel trata de alcanzarle librándose de su pesada mochila observando como el sujeto no se mueve oda callo en su trampa.

-ES EL SEÑOR TARTARE ODA!- la dragona ponía su corazón en su ataque y sonrió para si misma, tenia pensado su plan simplemente se dejaría caer y cortaría el caballo ya que al permanecer inmóvil su enemigo solo espera  le atacase, pero oda sabia eso también mientras corría susurro-Aura del dragon- aquella le permitiría patinarse sobre la nieve y un manto de fuego comenzó a cubrirle mas estando ya cerca para realizar su acción escucho a su aprendiz, tartare…tartare…la mujer bajo su capota abrió los ojos grande y trato de detenerse más  el cuerpo no reacciono tan rápido como la mente cundo vio estaba ante el y vio precipitarse la espada hacia ella, un error fatal por la impresión perdió noción de lo que ella misma hacia entregándose cual conejo a una hoguera solo vio el filo dirigirse a ella y después  salió impulsada hacia atrás sintiendo un ardor y algo caliente, todo comenzó a verse borroso para ella la cual dejando caer su espada se retiro la capota revelando su bello rostro, le vio con culpa –Lans…yo- en ese momento sus ojos se nublaron, claro que recordaba a aquel chiquillo que conocio cuando niña-per…-se precipito al suelo brutalmente  quedando boca abajo mientras sangre comenzaba a rodear su cuerpo…su imprudencia le costó caro demasiado, Kiel solo se acerco y se coloco ante ella cubriéndole- No la asesine, es mi maestra es imprudente pero es una noble que solo deseaba ayudar, mi príncipe venimos a solicitar una audiencia con su padre- añadió la pelirroja nerviosa cubriendo a su maestra que se desangraba sobre la nieve –ella vio la ciudad  humeante y decidió ayudar pero…es imprudente no escucho quien era usted hasta el último momento pero fue tarde, le ruego perdone su vida- kiel estaba decidida a proteger a su mentora, aunque desconocía su sobrevira a tan brutal ataque más por el hecho de que lo recibió de lleno y directo, por otro lado oda se sintió una estúpida sabe quién es el príncipe le recuerda su descuido le costó  un error que pudiera haber sido fatal aunque cree es mejor que muera ella a él ya que podría haber causado una guerra que es lo que desea evitar, en el piso sus ojos quedaron semiabiertos ligeramente mientras su respiración era cada vez más lenta, otro factor que no ayudaba era el frio que sentía así cerro sus ojos sintiendo un pesado sueño que le rodeaba.

Habilidades Activadas:
Resistencia (3, 5 o 7) [Inherente – Física]
Un personaje con esta ventaja es más resistente de lo normal. Ya sea por que posee poderosas escamas, piel rígida como el hierro o músculos sobrenaturales, personaje gana una reducción de daño físico de 1 y de dos mas por cada nivel extra

3-Aura del Dragon (5 de mana): Una de las técnicas mas poderosas del clan de Efreet, aunque ella solo domina sus inicios aura del dragón le crea un escudo vital de energía calorífica que le crea un escudo que adsorbe 5+fe de daño este escudo se puede reutilizar cuando el usuario lo desee pero para rehusarse debe haber desaparecido.

Pago 5 Manas

status Hp=0

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Risty Keikodi el Jue Mayo 29, 2014 1:38 pm

Mi amo y yo dejamos la cabaña atrás y nos pusimos en marcha en dirección a nuestro nuevo destino el castillo, pero claro este maldito clima no me gustaba nada, seria porque era invierno pero no me gustaba nada, me iba mas el calor para ir con mi sexy traje blanco, porque aquí tengo que ir con este traje de cuero ajustado que bueno tampoco estaba nada mal la verdad, entonces escuche a mi amo para decirle yo a este tranquilamente y elevando también mi voz porque a penas nos escuchábamos

- esta bien amito

le dije tranquilamente mientras segundo a segundo nos aproximamos a la parte trasera del castillo donde varios hombres les cortan en paso con lanzas, arcos, espadas y antorchas. Mi amo tomo la palabra que deje que lo hiciera ya que eran sus tierras y seguro que sabia como tratar el asunto, así que espere a que este hablara y cuando todo se soluciono mire a mi amo feliz y contenta, sin mas tomamos unos caballos frescos para seguir nuestro camino pero mi sorpresa fue que dejásemos a los hombres atrás pero bueno no dije nada al respecto, tras un rato de camino escuche a mi amo y levante una ceja al mismo tiempo que tranquilizaba a mi caballo con caricias

- todo es raro amo hay que ir con cuidado, porque dudo que tu te pierdas en tu propio territorio

vi como mi amo se ponía en guardia por si acaso y escuche lo que dijo, yo me mantuve en silencio pero al momento apareció una mujer que bueno estaba muy rica y sexy pero sin darme cuenta empezó a pelear con mi amo, suspire y baje del caballo, no iba a meterme en la pelea si no era necesario, asi que tras ver la pelea escuche una de las cosa que dijo la mujer que era “No me importa quién seas ni que seas, pero estáis en el camino del príncipe del oeste Lans Tartare, si no quieres morir hazte a un lado” Suspiere cuando el combate termino y me acerque a ella viendo como su aprendiz decía unas palabras sin mas alargue mi mano y quite del medio a Kiel para decirle a mi amo cuando me agache y di la vuelta a esa mujer

- amo esta mujer no supo quien era usted, puede que sea una idiota que no sepa quien es el dueño de estas tierras pero intento proteger el camino por vos, pero es una idiota y una inconsciente por no saber quien es el dueño de estas tierras

Sin esperar a mi amo bese los labios de la mujer para empezar a curarla, si era una forma rara de curar pero bueno no me hacia realmente falta solo poner mis manos en la herida pero me apetecía besar a esa descarada que había atacado a mi amado, de esa forma curaría las heridas de la mujer


Magia usada:
Primeros auxilios (4) (C) Elemento: Cuerpo Coste: 4 (3) Mana Tiempo de lanzamiento: Dos turnos. Efecto: El objetivo recupera 1k1 + Fe de salud y cura los desangrados y heridas abiertas.

_________________
Mi Ficha

Aspecto actual:
Otra apariencia como sucubo:
Mi aspecto real:

avatar
Risty Keikodi

Mensajes : 290
HP : 30
MP : 42
EP : 24
Fecha de inscripción : 16/01/2013

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
5/5  (5/5)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por NPC el Jue Mayo 29, 2014 1:38 pm

El miembro 'Risty Keikodi' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado Numérico Random' :

Resultados : 7

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Enea el Vie Mayo 30, 2014 5:31 pm

El frio poco a poco comenzaba a notarse, pero mi anterior movimiento me habia ayudado a entrar en calor y mantenerme en los limites y junt a mi resistencia me seria facil sobrevivir en aquellas condiciones. Suspire viendo aquel lugar y decidí salir de aquel lugar por mis propios medios. No podia depender de aquella humana que conocia mi secreto. Asi que avance con decision a la la parte superior.

Mi sorpresa al llegar arriba fue grande al ver aquellas llamas grandes y portentosas, y mas aun al ver aquella comida, que hambre tenia en aquel momento. necesitaba comer, y viendo aquello...mis ansias aumentaban, seguro que a aquella gente le sobraba comida.
Antes de avanzar o pensar que acer me asome levemente por la muralla, viendo todo lo que sucedia abajo. Al parecer habia bastante tranquilidad entre los refugiados y no habia problemas en aquel lugar. La batalla por el momento se alejaria de aquel lugar.
Entonces mire a los guardias y centinelas, todos en la misma situación, todos con los mismos problemas y lo mas gracioso es que el gran dragon el fuego tenia los mismos problemas que aquellos humanos. Me tape mas aun y abrigandome me acerque a una hoguera para calentarme y quizas recibir comida. Mire a la gente que alli se encontraba, abrigada y llena de agua nieve. Si estaban mucho alli moririan posiblemente de frio o por lo menos acabarian con algun dedo duro como una piedra. Suspire y me acerque al fuego con frio, aparentando una tiritona para hacer aquello mas normal. Al oir a uno de aquellos hombres hablar decidí seguir su conversación. Total... llevaba mucho tiempo sin hablar y con el frio y el viento mi voz se oiria diferente a como habia sonado antes de enterrarme.
-Y que lo digas, acabaremos todos helados a este paso.Yo no aguanto mas, voy a por algo caliente para comer.
Dije cogiendome comida de una de aquellas ollas y empezando a comer delante del fuego. Una gran ventaja aquella. Las luces de la hoguera daban reflejos rojos a todos los alli presentes. En caso de que un pequeño mechon rebelde saliera apenas se notaria y al parecer iva a comer gratis. Eso si, permaneceria alerta todo el momento y ocultandome lo maximo posible.
avatar
Enea

Mensajes : 199
HP : 30
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 16/11/2013

Hoja de personaje
CUERPO:
5/5  (5/5)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Aleishe el Vie Mayo 30, 2014 7:10 pm

Con mi vuelta la gente parecio tranquilizarse, aumentar sus defensas mentales y tener algo mas de esperanza.Pero a pensar de aquello pedi información diciendo cosas que no debia. Recibi mi repsuesta sin demora y descubri mi posición. Al parecer el sacerdote habia dejado a aquella gente a mi cargo mientras habia ido a una reunion de suma importancia. Entonces me di cuenta de mi fallo y recorde. No debia causar dudas, no debia asustar ni causar problemas. Cripson estaba lejos, y me habia costado mantener todo tal cual. No pretendia liarla de nuevo y esperar a que ese demonio volviese con sus aires de superioridad. Ya me habia acostumbrado, pero preferia estar alli, en aquel lugar que cerca de el y las pesadillas. Pero fui a responder cuando se escuchó un gran alboroto en la entrada. Me importaba poco aquella gente, solo mi vida. Pero cuando hablaron de esclavitud me senti tremendamente afectada¿que significaba aquello? ¿debia ayudarles? Sabia lo que era sufrir eso, no podia permitirlo. Pero...¿como evitar algo asi? suspire y mire a toda aquella gente.
-Voy a salir... voy a investigar y a buscar un camino seguro para llevaros a todos al castillo. Hasta que vuelva... quedaros aqui esperandome. Por el momento es el lugar mas seguro que yo conozca.
Dije a aquellas personas y agarre una antorcha. Tras aquello mire a todos ellos.
-¿alguien tiene una espada que pueda prestarme?
Dije en aquel momento, tras aquello me marché de la iglesia para buscar una manera de salvar a esa gente.
avatar
Aleishe

Mensajes : 335
Experiencia: : 9
HP : 36
MP : 24
EP : 30
Fecha de inscripción : 18/01/2013

Hoja de personaje
CUERPO:
6/6  (6/6)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
5/5  (5/5)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prologo de una guerra, tercera parte: Un día sin sol ni luna

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.