Pain Killer Es una obra en la cual gente lleva muchísimos años jugando. Basado en un mundo fantástico medieval con un toque épico ha sido el entretenimiento de muchas personas durante mucho tiempo.

►Administradores◄
Setsuna Shinomori
AdministradorPerfilMP
Risty Keikodi
Diseñadora PerfilMP

►Moderadores◄
Natzume
ModeradoraPerfilMP

Últimos temas
» Angeles y demonios. (Priv: Anael)
Miér Jul 26, 2017 1:43 pm por Shinse

» Historias pasadas, canciones futuras. +18
Miér Jul 26, 2017 1:26 am por Kakita Harusame

» Un día largo (+18)
Lun Jul 24, 2017 4:45 pm por Risty Keikodi

» La celebracion tras la reunion. El futuro de ambas tierras.
Mar Jul 18, 2017 4:49 pm por Henshury

» El Ocaso del Viajero
Mar Jul 18, 2017 10:41 am por Shurelya Tartare

» Sangre y sombras.
Lun Jul 17, 2017 12:50 am por Zaebos de cordoba

» Dudas varias
Miér Jul 12, 2017 10:18 pm por Vzlaer De Girtia

» Angel y demonio segunda parte. El reencuentro (priv Girtia)
Vie Jun 23, 2017 6:22 am por Aleishe

» Oscuridad y 7 estrellas
Vie Jun 16, 2017 6:16 pm por Enea



El ultimo cosmos Crear foro Bleach: Shadow Of Seireitei City of Horror Photobucket Fairy tales return Fairy Tail Chronicles Crear foro Crear foro Crear 1111112030W0H96511 Fairy Tail Chronicles INB

Licencia Creative Commons
Pain Killer por Decision de sus creadores está bajo una licencia de protección de Creative Commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. El diseño del foro es obra del Staff, y las imagenes proceden de Internet sin fines comerciales. se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://pkenlared.foroargentina.net/.

El Ocaso del Viajero

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Vie Dic 16, 2016 1:35 am

Ferdinand si que sabe reconfortar a la niña con su abrazo, bien protector y masculino. Uno con el que toda mujer se sentiría segura. Además sus palabras, infunden una gran motivación en la joven, por querer ser una buena reina en el futuro. Tanto o más que su abuelo, después de todo, tenía muy buenas referencias. Los admiraba. Shurelya le sonríe a Shae y desvía la mirada hacia Balthazar, que por lo visto, también intimidaba mucho a la mujer. Eso tenía sentido, pero también se sentía extraña en presencia del caballero. Con lo amable que era... Pero trataba de comprender su recelo hacia los hombres. Se deja sujetar por las manos y llevar, sin tener miedo de que ella pretenda hacerle nada malo. Sabe o al menos, intuye que simplemente busca alejarse de aquellos dos hombres. Le da cierta pena y busca consolarla con una caricia en el pelo, como si fuera a servir para algo.

-Mantened la calma, Shae...- Le susurra dulcemente.

En el fondo le apena que Ferdinand no entre, porque eso significará quedarse "a solas" con Balthazar, sin su guardián protector. Al menos habrá más gente, pero la desconfianza de la pequeña aumentará todavía más allí dentro. No obstante, hace todo lo posible por mantener su porte calmado y bravo. Sería desalentador para el resto notar a la princesa asustada o recelosa de alguien. Puede que transmitiera la inseguridad y no buscaba alterar a todo el mundo. Lo mismo era una persona bellísima y demás, por lo que no le juzgaría por tener los ojos más tenebrosos que ella haya visto en su vida. La joven princesa le da unas palmaditas en un brazo a Shae y le sonríe ampliamente. También le dedica la misma sonrisa a Balthazar, para que no se sienta muy rechazado.

-¿Waldo?- Lo busca con la mirada, paseando por el laboratorio. -¡Hola! He pensado que necesitaríais ayuda y he venido a prestárosla.

Con educación y amabilidad, le dice las intenciones que tiene. De vez en cuando mira de reojo a Balthazar, pero sin alejarse de él, en caso de que se acerque. Se limita a revisar de cerca las cosas del laboratorio, como con curiosidad. Lo cierto es que algo de ello despiertan, pero no se atreve a tocar nada sin permiso. Espera y desea que aunque sea, tenga un huequito libre para darle alguna tarea. La jovencita cree que debe interesarse por los asuntos del extranjero allí dentro. Algo puede imaginar, como pedir ayudar o venir a ofrecerla, así que mientras espera, se gira hacia él y alza la mirada, para clavarla directamente en esos ojos rojos sangrientos. Pelea contra su "miedo interior" con toda su valentía.

-¿Y qué habéis venido a hacer aquí, Balthazar?- Inquiere, ladeando la cabeza.

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Vie Dic 16, 2016 6:07 pm

Era claro y obvio la respuesta a mis dudas, aquella pequeña y dulce joven era perteneciente a los Tartare, como sucesora en la línea al trono del reino ya concebía el por qué de la actitud sobre-protectora de aquél caballero con esta chica, supongo Ferdinand tenia las intenciones de ocultármelo cuanto pudiese, pero sabiendo mi estadía tarde o temprano lo sabría , sin tiempo alguno para responder ayudando a aquella joven tirada en el suelo, se espabila tomando mi brazo para levantarse y corre atemorizada de espaldas hacía el portón dando un claro golpe a escuchar a causa de verme, me era graciosa su reacción ya que solo me temía por mis ojos, pudiendo haber cosas peores la cuales averiguar de mí persona. En ello, la chica acude a la princesa diciendo su nombre mientras se arrodilla en muestra de respeto " Shurelya" , Ferdinand opinando me aclara algo importante, siendo no solo su temor la causa de su alejamiento si no la poca interacción con hombres la de esa chica torpe.

Escuchando el comentario siguiente de Ferdinand, exclamó -" Os sigo princesa Shurelya, adiós Ferdinand"- en un tono sereno y pasos lentos va detrás de ellas agitando la mano de espalda despidiéndose de aquél caballero,sin pasar mucho tiempo entrando a aquél laboratorio viendo la sonrisa de Shurelya al girarse hacía mi ,algo forzada y extraña dando poco que pensar , respondo con una sonrisa de igual magnitud en su simpleza.

Al entrar noto muchas cosas ,plantas ,frascos llenos de sustancias y figuras ,libros ,entre otras cosas escuchando el comentario de Shurelya ,viendo a todos lados buscando al Dr. Waldo ofreciendo su ayuda a las tareas de aquél lugar ,entre pasos noto como la mirada de Shurelya se centra en mí cada cuanto , como alerta por sí hago algo inapropiado "¿Aún me teme? " pienso ,al ver esa clase de actuar -" Mirar a alguien así es de mala educación, señorita "- le dice mirándola seriamente para volver su mirada al frente , siguiendo la búsqueda del hombre que ahí debería estar nos adentramos más, notando cosas al azar que llamaban mi atención en aquél laboratorio por el deseo de aprender, escuchando a la joven princesa preguntarme con una mirada algo insegura pero de firme entonación al expresar sus palabras respondo, -"A aprender de ustedes,  costumbres , estudios , modos de combate ,analizarlos mas que nada "- se explica breve mirando a todos lados interesado por lo que le rodeaba " Me encargo de hacer estudios sobre las razas ganando sus conocimientos y habilidades" - dice terminando, mirándola fijamente con una leve sonrisa pasando alado de lo que parecía ser un  espejo mostrando el reflejo de todos excepto el de Balthazar ,mientras le explicaba.
avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Lun Dic 19, 2016 9:34 pm

Observa desde unos pasos más atrás como se dan las cosas, Shurelya fue tomada de las manos y jalada por Shae con mucho énfasis, con fuerza hacia la puerta del laboratorio, dejo claro Ferdinand el porqué de la actitud de la nieta de Waldo y también de la suya propia.

-No me extrañen tanto, no me iré a ningún lugar, solo estaré aquí en la puerta haciendo guardia, esperare por la princesa aquí.-Dejando claro ese punto el Guardián de la ciudad se acercó hasta la puerta detrás de ellos, pero no avanzo más, no entro al laboratorio como lo hicieron los otros tres delante suyo.

Dentro de la sala deben tener cuidado los que allí deambulan con no llevarse algo por delante, hay varias mesas largas de madera al lado de las paredes, la mayoría de estas están cubiertas por piel y cuero, algo raro de ver pero que de seguro tiene su funcionalidad. Shae se esforzó para no chocar contra nada en su huida de los hombres, aunque claramente Balthazar sigue allí por lo que no se detiene y continua retrocediendo sin dejar de mirarlo, por ende tampoco mira lo que hay detrás de ella, esquivando por mero instinto y conocimiento del lugar las mesas y las sillas de la habitación. Sobre las sillas no hay mucho más que unos pocos almohadones o paja aplastada, pero sobre algunas mesas más pequeñas hay muchas plantas en pequeños frascos de vidrio, otros en recipiente de madera. En una esquina de la habitación un anciano se gira para ver a los ruidosos. El anciano los observa con un rostro serio, la piel marcada por la edad le edad un aspecto más serio del que podría tener una persona en esas circunstancias. Los cabellos blancos cubren bastante aun de su cabeza, aunque claramente tiene una gran entrada en la parte frontal de la misma. Sus ropas están bien limpias, y por colores y la tela se puede saber fácilmente que son vestimentas caras. El rostro del anciano es iluminado en parte por una vela que se encuentra sobre la mesa a su lado donde parece que ha estado leyendo hasta hace apenas unos momentos atrás ya que tiene un libro abierto a la mitad casi frente a él, en la mesa de madera que sirve ahora de apoyo para el anciano que observa más a la princesa que al resto, en especial cuando ella dijo su nombre y los motivos que la llevan a buscarlo en ese sitio. El medallón de oro que porta sobre el cuello brilla intensamente a la luz de la vela, oro puro y bien pulido es el que porta sobre sí mismo ese anciano.
Spoiler:

-A mí no me interesa que hagas, siempre y cuando no me estorbes.-Añadió rápidamente el anciano cuando Balthazar le respondió a la princesa, y no se escuchó muy amable que digamos.-El mundo es demasiado grande como para pretender aprender todo el por si solos.-Agrega el anciano rápidamente, como si aprobara el modo de pensar de ese recién llegado.

-Y tu niña, cuando requiera ayuda iré a pedirla, pero no puedo negar a tu sangre. Dime ¿Qué esperas aquí? ¿Quieres ayudar realmente? ¿O al igual que este sujeto quieres solo aprender?-Señala al impío con su índice izquierdo, pero sin verlo, sino  que su mirada está más centrada en ella que en un completo desconocido.

-Y tu deja de tambalearte de un lado a otro, ese tipo no te hará nada, si lo hiciera tienes un soldado experimentado tras la puerta y muchos más en los alrededores.-Levanto la voz el anciano y Shae se quedó tiesa sentada en una silla, con la cabeza gacha en una actitud sumisa.

-¿Y tú quién rayos eres?-Pregunto el anciano, ahora si mirando a Balthazar, un muchacho joven que claramente difiere mucho de ser un humano común y corriente, probablemente ni humano sea, y eso en parte le molesta, aunque si modo de pensar hace que de momento sea tolerante a su presencia.

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Vie Dic 23, 2016 12:27 am

A pesar de la ruda forma de hablar del anciano, la princesita le sonríe en todo momento. Waldo es un sabio muy centrado que no dispone de tiempo para perderlo innecesariamente. Es normal que se comporte así frente a asuntos poco importantes. Guarda silencio hasta que el anciano termina de hablar, meditando un poco. Era extraño ser "tratada" de esa forma, pero no se sentía ofendida, ni mucho menos. Shurelya sabía que era imposible que todo el mundo se comportara tan cariñosamente como su padre: Jamás había supuesto que siempre ocurriera así. Apenas roza una de las mesas de madera, claramente interesada en las plantas que permanecen en su interior, pero por el momento, seguramente no sea asunto suyo. No supo qué decirle al demonio, así que decidió no mirarle para no volver a repetir esa falta.

-Ayudando aprenderé.- Dice, con un tono más bajo de lo normal. -¿Tenéis algo que pueda hacer? Sino, no pasa nada, puedo irme y volver en otro momento.

Seguro que habían otras tareas en otro lugar para hacer, aunque ella había elegido el laboratorio. Tampoco tenía problema si llegaba a estorbar, después de todo, ser la futura princesa no era excusa para no poder hacer algo mal y resultar un incordio. O simplemente estar de sobra: Debía aportar algo, sino era ahí, lo sería en otro lugar. Lo único que tenía claro, era que no iba a quedarse de brazos cruzados después de lo que había pasado. Pero eso Waldo seguro que ya lo sabía... No era la primera vez que iba, pero tampoco era muy habitual. La joven dejó las manos tras la espalda, no tenía mucho más que decir, ni que hacer hasta que el doctor le diera una de sus concisas respuestas. Desvió la mirada hacia Shae, pero no le hizo ningún tipo de seña.

-Quiero colaborar en lo que pueda.- Con un gesto de las manos, especificó que se refería a este mismo sitio.

Cerró los ojos, dando un suspiro. El ambiente parecía un poco tenso, cargado, lo que le hizo fruncir el ceño, aparentando cierta seriedad. Toda la que puede verse en el rostro de una niña que todavía no ha desarrollado, pero pronto empezará. Aunque no tenga muchos conocimientos, en comparación al impío y al anciano, quiere ser de utilidad, más allá de tirarse el día estudiando y leyendo. Hacer algo más práctico, ya que saber teoría sin poder aplicarla, no sirve para nada.

Off Rol:
Disculpen la extrañeza :C el siguiente será mejor

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Vie Dic 23, 2016 1:47 pm

En espera y búsqueda, dialogando con aquella princesa surge una voz y presencia diferente a las conocidas siendo esta la que buscábamos desde un principio, un anciano claramente de baja estatura y cuerpo frágil por lo que podía apreciar, siendo su cabello plateado y largo mostrando tan senil aspecto una vida en la recta final de su transcurso, además de ese collar de oro pulido que traía consigo solo demostrando su avaricia como humano que era. Su actitud era irremediable, insolencia mezclada con gestos estrictos al platicar con la joven princesa, siendo su superior e hija y nieta de los señores que le permiten permanecer en sus tierras posee el descaro de tratarla como si de una chiquilla inservible se tratase y quizás era el caso pero hasta para un demonio el respeto era fundamental en una conversación ,siendo así molesta la actitud de aquél anciano en mi presencia. Escuchándolo platicar con Shurelya, responde a mis palabras aunque estas no fueran dirigidas a él en cierta aprobación pero contradiciendolas con un argumento que solo aplicaba como desventaja a su raza, respondiendo a este con una mirada seria sin dejarle de mirar.

Llegado el momento, escucho como aquellos dos terminan de conversar ,notando como la señorita Shae se encuentra sentada y aislada por el comentario de Waldo, siendo cierta la información que le decía , agregando el hecho de que la hostilidad no era algo necesario para cumplir mi cometido , hasta el momento podría decirse. Dirigiendo su palabra hacía mi ,aquél anciano, hago una leve reverencia en cumplimiento de la cortesía al ser mi anfitrión en su propio hogar -"Me hago llamar Balthazar ,soy un simple viajero que ha sido atraído por la fama de este reino y su gran historia, he venido con el propósito de aprender de aquellos quienes aclaman entre las historias de tierras lejanas"- dice respetuoso y directo Waldo, "- Si es que mi presentación no es suficiente para su aceptación ,acá poseo un manuscrito permitiéndome el poder ser de utilidad en el castillo "- dice entregándole el papel papiro ,que Ferdinand le había entregado momentos antes esperando que este lo tomase, agregando algo más -"Tengo conocimientos extensos de la herbolaría y alquimia además de estar familiarizado con la exploración y supervivencia tomándolo en cuenta como fines para surtir ingredientes a su laboratiorio , sería un placer prestar mis conocimientos en vuestra ayuda"- termina esperando una respuesta con una mirada fría al rostro del anciano.
avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Dom Dic 25, 2016 7:59 am

A pesar de su rudeza el viejo herborista no encuentra en la princesa más que sonrisas y buenas intenciones, no es la primera vez que hablan, y en cada ocasión es igual, el con su mal genio y ella como si nada, con su feliz inocencia. El anciano debe ser uno de los únicos, sino es el único en todo el oeste de Asbru que se atreve a tratar a la princesa de ese modo, aunque es sabido de que ha tenido sus fuertes encuentros en lo que respecta a acciones de estado con su padre, Lans Tartare. Al rato tuvo una respuesta por parte de la niña, una respuesta inteligente, el anciano sonrió un momento y luego señalo una estantería pequeña, casi de la altura de la misma Shurelya.

-Abre la estantería y empieza a leer, porque de otro modo lo único que podrás hacer aquí es barrer y mover cajas de lugar. El libro de color verdoso, fácil de reconocer.-Si Shurelya espera que le digan que hacer exactamente tuvo lo que buscaba, una orden directa y precisa que requiere más de su inteligencia y su paciencia que de su conocimiento o fuerza física. Ya dejando el asunto con la niña zanjado vino el tiempo del recién llegado, quien con buenos modales se dirige a quien está al mando allí entregando como prueba de sus palabras el pergamino que el propio Ferdinand le entrego el mano. Waldo toma el papiro con las manos y lee lo que allí hay escrito con el ceño fruncido, para después envolver bien el papiro y guárdalo junto a unos otros de modo de mantener todo allí bastante ordenado.

-Sus papeles están en orden, no hay mucho más para decir al respecto. Ya que sabes mucho sobre hierbas entonces corta pequeños tallos de La Angélica, y muele algo de Berro junto a unas hojas de menta, sin prisas, el buen trabajo es fundamental para mí.-Hay muchas hierbas diversas allí, pero ya que le muchacho dijo tener un extenso conocimiento de la herbolaria y alquimia vio innecesario explicarle más.

-Shae, deja de esconderte en una esquina y ponte a trabajar de inmediato, las personas no sanaran por si solas, no al menos las más complicadas.-Esta claramente acostumbrado ese anciano a dar órdenes, aunque no se sabe de qué tenga muchos ayudantes que digamos, ni que tampoco los haya tenido antes. La joven temblorosa se acercó lo más que pudo al anciano, y se debate entre permanecer cerca de la princesa o de su mentor, y por como suele actuar será su cercanía de quien esté más alejado de Balthazar de los allí presentes.
Una vez el anciano dio las ordenes se enderezo en su silla, volvió a girarse hacia su pequeña mesa y regreso a su lectura, sin importarle mucho los demás allí en la sala, probablemente ese libro sea bastante importante para él o para la propia Asbru, aunque también cabe la mínima posibilidad de que sea un libro más y que ellos simplemente no les importe para nada el que estén allí o no estén en lo mas mínimo.

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Lun Ene 09, 2017 6:46 pm

Esperaba que le mandaran más cargar cajas, pero entendía que el anciano se cortara por ser la princesa. No obstante, de ser necesario, se las apañaría mediante el ingenio y la maña. No replicó y son su sonrisa alegre de siempre, se encaminó hacia la estantería, sacando el libro de tapa dura verde con cuidado. Le habían enseñado a cuidar los libros, ya que eran poderosas fuentes de conocimiento y... El conocimiento es poder y el saber no ocupa lugar. La muchacha busca en dónde apoyar el libro para empezar a leerlo, tras pedirle a Shae una silla para estar algo más cómoda. Aunque la velocidad lectora de Shurelya no es demasiado rápida, su comprensión es asombrosa. Poco a poco va pasando las páginas, enterándose de todo lo que está a su alcance, no tanto así memorizando, ya que no está estudiando.

El silencio se hace en la sala, por parte de todos o casi todos. Al menos la chiquilla no suelta una sola palabra y su respiración también es inaudible. Se concentra durante una buena parte del rato, hasta que siente cierta curiosidad por lo que están haciendo los demás. Solo en ese momento alza la cabeza para mirar a Balthazar, a Shae y a Waldo. Daba gusto estar tan relajada, sin tener que preocuparse de nada y tener algo que hacer, pero... En cierto modo, era como si quisiera colaborar de manera más directa. Como Shae, ayudar a sanar a los enfermos, pero claro, sin conocimientos solo era un estorbo. Le llamaba la atención la parte escrita en élfico. Odiaba a los vampiros, pero le gustaban los elfos, eran unas criaturas majestuosas y llenas de sabiduría. Bueno, como siempre hay excepciones, pero por lo general, todos eran muy inteligentes, además de longevos, lo que les permitía enriquecerse todavía más.

A pesar de todo, habían muchas cosas del libro que no llegaba a entender en su totalidad, aunque hiciera el esfuerzo. No siempre es posible enterarse de todo, pero al menos, de verdad le estaba sirviendo para aprender algunas cosas bastante interesantes. Al final, Shurelya se terminó cansando, después de leer un gran tocho de páginas, pero no se quejó, solo dio un suspiro y continuó leyendo. Pretendía terminárselo en ese mismo día o entre hoy y mañana, a más tardar. No le gustaba demorarse con la lectura, porque perdía el hilo de lo que captaban sus ojos y su mente.

Off Rol:
Va, ya estoy liberada de las vacaciones y de la semana que tuve una invitada en casa. Disculpad la tardanza, aunque ya había avisado, igual pido perdón >w< gracias por la paciencia chicos.

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Jue Ene 19, 2017 1:22 am

Obteniendo el permiso de aquel anciano para ser parte de su laboratorio y ser de ayuda en sus trabajos surgían los inconvenientes de algo que había ignorado pero era costumbre para mi , mi maldición , mas bien una de ellas afectaría mi desempeño negativamente al estar cerca de plantas o derivados de esta haciéndome inútil al roze o tacto en el proceso que ahí se llevaba , por mas conocimiento que tuviese de la herbolaría su práctica me era negada por las propias consecuencias de mi ser, habría de encontrar la manera de manejar la situación de una forma que no comprometiese mi oportunidad en aquél sitio intentando optar por otras actividades no relacionadas con la flora que ahí se encontraba, - " Disculpe señor Waldo, he de acotar que es cierto que mi conocimiento sobre la herbolaría es extenso pero el uso de ella no tanto "-dice dirigiendo la mirada al lugar donde las hierbas se encontraban -" Soy capaz de hacerlo claro esta ,pero sin seguridad alguna de que la planta sobreviva como resultado de mi toque por defectos de mi persona" - voltea la mirada de nuevo al anciano -" Puedo trabajar en cualquier tarea que no implique el tacto con plantas, ya sea hacer análisis de desarrollo o resultado, organizar los documentos o entregar y recibir envíos provenientes de este sitio ,pero a lo que la flora respecta no soy capaz de manejarla, espero no sea un problema para mi estancia en este lugar , bien conocida es la alquimia por su variedad de materiales a usar sin necesidad de plantas enteras en su mayoría , en ello podría asistir como otra opción a tomar en cuenta "- termina de hablar formalmente al dirigirse a él con total respeto.

Siendo humanos, como cualquier otro tendrían sus dudas al escuchar mis palabras acerca de defectos o dificultades aun más siendo un desconocido, atribuyendo el color rojizo de mis ojos con la presencia de aquellas dos infantes no sería extraño escuchar acotaciones sobrenaturales sobre mi persona en forma de teorías e hipótesis formuladas por sus jóvenes mentes, que descubran el hecho de que soy un demonio no sería lo mas prudente así que debía usar la astucia para eludir tales acusaciones o al menos elaborar las frases correctas en caso de que sucedan tales interrupciones. Por más que despreciase el actuar de aquél anciano y repudiara su poca elegancia debía de expresarme correctamente hacía el ,siendo alguien de importancia para el reino no quisiera entrar en desagrado con un recurso importante para la ciudadanía.
avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Mar Ene 31, 2017 2:30 pm

En la sala se hizo el silencio por un largo rato, Waldo al dar sus explicaciones dejo de prestarles atención y se centró en sus propios estudios, muy necesarios, ya que algunos soldados portan heridas desde hace mucho más tiempo que pocas semanas, y esas heridas son de índole sobrenatural, no es algo que se pueda curar tan simplemente. Pero el anciano obstinado como es, obstinación que se ha aferrado a el más fuertemente al pasar los años no se rinde en su cometido de sanar definitivamente a esas víctimas. Con la princesa leyendo muy atenta en lo suyo Shae se dedicó a tratar las hojas de algunas de las plantas del lugar. A la mayoría las trata con agua y aceite, a otras simplemente cortándole los tallos malos y quitando las hojas que no servirán. No fue del agrado de Waldo el escuchar las palabras de Balthazar, pero no a desperdiciar recursos tan valiosos solo por poner a prueba las palabras del recién llegado. Se gira levemente en dirección al hombre de perturbadora presencia, para después responder a sus palabras.

-No es algo muy útil que digamos, pero viendo que aquí solo hay mujeres y un anciano, harás la parte pesada del trabajo ¿Tienes problemas con eso también?-Si no puede hacer siquiera eso es mejor enviarlo de vuelta por donde vino, ya que allí no les serviría de nada. No se llevan muchos registros allí, son pocas personas, no hay un real inventario ya que al no ser un lugar demasiado grande él y su ayudante tienen todo en la cabeza. Para recibir ciertas cosas enviaría más a alguien que sepa dónde queda cada lugar del castillo y no a un recién llegado, aunque puede ayudar en ciertos análisis, si no se quema en el proceso.

-Más tarde hablaremos a solas, pero ahora ve a la parte de atrás, apila las cajas de modo que haya un mínimo corredor entre ellas para poder acceder más fácil a su contenido. Ten cuidado al manipularlas, los objetos del interior pueden romperse.-Ahí está la orden para el muchacho, cajas de modo ordenado y con cuidado. En esa habitación hay tres puertas, una es por donde vino, otra está detrás de Waldo, y otra del lado izquierdo de la sola, cercana a Shurelya y a Shae. El anciano le señala la puerta que se encuentra detrás de sí mismo, es allí donde tienen un pequeño depósito, aunque ya notara Balthazar que no es justamente un depósito de flora, es para otros objetos.

-Princesa, cuando se canse de leer puede observar de cerca a Shae, puede que así se le disipen algunas dudas que de seguro debe ahora de tener en su cabeza.-El médico le da una buena opción a Shurelya, podría descansar de la lectura y del estudio para hacer tal vez algo más interesante, y en conjunto con la joven y tímida ayudante del anciano. La joven Shae miro al anciano y luego a Shurelya, evito mirar al demonio, para ella lo mejor es imaginar que no está allí, que no existe, y lleva tantos años imaginando cosas a su alrededor que su mente sabe cómo engañarse bien a sí misma, un don único, aunque no es un don que sea justamente sano, para ella ha sido una bendición.

-Abuelo ¿Puedo enseñarle a la princesa? Me gustaría hacerlo.-Normalmente, la joven voltearía a ver a su abuelo a la cara para hacerle esa petición, pero se ganaría un regaño si desvía la mirada y la concentración del asunto en el que trabaja, además, puede de que sin querer vea a ese “hombre” malvado allí y eso destruiría su visión de mundo perfecto y tranquilo donde en teoría se encuentra.

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Jue Feb 16, 2017 6:33 pm

La muchacha escuchó en silencio la "queja" del demonio, sin levantar la mirada, solo prestando un poco más de atención. Por lo visto mataba a las plantas, lo que a Shurelya no le transmitía nada de confianza y seguridad. Dejó de prestar atención al enterarse de que el extranjero se encargaría de llevar las cajas. Se sumió en la lectura y asintió al viejo con una de sus afables sonrisas. La princesa notó que su concentración se marchaba constantemente, que por mucho que leyera las letras, era como si las páginas estuvieran en blanco. Se había saturado en poco tiempo y ahora era imposible meterle nada más de aquel libro. Al alzar la mirada, era como si todo se hubiera distorsionado. Simplemente por el exceso de concentración, pero en unos parpadeos se recuperó. Cerró el libro con cuidado y lo dejó sobre la mesa.

-Si me lo permite, cuando me vaya, me llevaré el libro y lo terminaré.

Luego se acercó hasta Shae, como con ánimos y ansias renovadas. En realidad, no se había aburrido del libro por el contenido, sino por hacer mucho rato lo mismo. Había repercutido un poco en el cuello por la postura. Llevaba las manos tras la espalda, ocultando su emoción con un dulce sonrojo y una sonrisa de oreja a oreja. Se puso a su lado, esperando una respuesta aprobatoria del anciano. La muchacha miraba de vez en cuando al demonio hacer sus labores, pero no le dirigía la palabra porque no tenía nada que decirle. Se irguió gustosa y decidió no tocar ni curiosear, ya tendría tiempo de hacerlo si Shae le mandaba algo.

-Me encantaría, me hace mucha ilusión.

Y la verdad es que no tenía nada más que hacer, prácticamente, porque empezar por su cuenta, sería un gran error. Lo que sí hizo, fue fijar la mirada en lo que Shae tenía entre las manos mientras ella había estado leyendo. Nuevos conocimientos, nuevas prácticas que realmente serían lo útil ¡Saber hacer algo y no solo de boquilla! Apretó los puños, pero para contener las ganas. No dejaba de pensar en su herida del pasado ¿Debería sentirse orgullosa? Quizá no... O puede que sí. Ella había visto a guerreros muy orgullosos de sus cicatrices de batalla, hablaban de ellas como si fueran proezas. Y a ella le gustaría borrarlas del cuerpo, aunque era imposible.

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Mar Mar 14, 2017 10:27 pm

Aunque haya asistido a aquel reino a colaborar por un bien mutuo, el haber sido asignado a aquél laboratorio fue una situación imprevista y tomando en cuenta la primera tarea no demostraba un reto en sí, pero aun así no pude ser de mucha utilidad al respecto a causa de los defectos naturales en mi persona, aunque sobrenaturales para ellos al verlo comúnmente como los humanos. Demostrando disgusto por la incapacidad que explicaba, notaba cierto disgusto en la expresión de aquél anciano al dirigirse a mi persona, aunque ciertamente merecida al ser un trabajo básico en el campo de la medicina.

Escuchando nuevos indicamientos me tocaba ser el que ordenase la mercancía del almacén , una tarea no apta para mis conocimientos y habilidades con la alquimia pero por algo debía comenzar , supongo el tiempo hará la fortuna o eso pensaba, ya que fácilmente se podía apreciar la desconfianza de aquellos humanos ante mi presencia.

-" Una tarea realmente simple , lo haré enseguida" - dice directo y serio al expresarse al anciano.

-" Seria provechoso quisiera discutir ciertas cosas con usted ,siendo el propietario del lugar al cuál serviré"- se expresa educadamente, para luego seguir los indicamientos del anciano y dirigirme hacia la puerta que había señalado, entre pasos me acerque a ella para abrirla y cerrarla tras estar dentro.

Notando suciedad y cierto desorden ,entendía el por que de la tarea ,no poseían un sistema de almacenamiento o áreas designadas para los materiales, solo arreglaban caja tras caja por donde cupiese haciendo de aquella habitación un sitio reducido, pudiendo percatarme de pocas cosas entre ellas la nula presencia de plantas o derivados de estas, quitando una preocupación mas de mi mente, quitándome el abrigo y sombrero además de las ropas que cubrían mi pecho guardando cada cosa en la mochila doblada correctamente,empecé a trabajar con el torso cubierto por solo las vendas viejas que poseía puestas en casi todo el pecho y torso llegando hasta los brazos , principalmente por el calor que hacía era mejor trabajar en menos ropa pero aún si no podía dejar mi cuerpo totalmente al descubierto, por dos razones muy particulares, una era la mala educación de un imprevisto bochornoso ante las jóvenes damas y otra era la apariencia de mi cuerpo lleno de cicatrices que es de mal gusto para los ojos comunes, poniéndome el pañuelo para evitarme el inhalar polvo y generar una alergia lo deje cubriendo mi rostro al comenzar a trabajar.

Moviendo y ordenando las cajas, podía leer en sus etiquetas lo que contenían pudiendo ordenarlas por tipo de mercancía sin problemas, aunque haciéndolo un poco tardío logre posicionar cada elemento en su lugar dejando un corredor lo suficientemente ancho para transitar con la carga ,además de un ligero tiempo barriendo el polvo con una escoba que había encontrado al fondo de la habitación pero aún así me quedaba algo de trabajo por culminar.

Tantos materiales y a la mano de este médico, tantos usos y tanta facilidad de obtenerlos, envidiaba en parte al anciano por esta riqueza en facilidades para la alquimia, tome un poco de mi tiempo para sacar mi libro y anotar nombres de ciertos materiales en la lista de "Esencias por estudiar", los cuales eran aquellos que desconocía aunque eran pocos, ya que en su mayoría conocía su origen y utilidad por estudios anteriores.

Sacando un pequeño recipiente mi mochila, tomaba unos pocos sorbos de agua para volver a guardarla y seguir con el trabajo que se me había asignado mientras dejaba la mochila sobre una mesa cercana, junto con el libro abierto y una plumilla marcando la pagina donde escribía para seguir con la labor.
avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Vie Mar 17, 2017 2:20 pm

El anciano del grupo dio nuevas órdenes a los allí presentes, bastante diferente a lo que se suponía iban a hacer en un comienzo. El cambio de actividades para la princesa y el recién llegado se supone les sentara bien, pues donde estaban antes no parecía que avancen demasiado, pues de ese modo el anciano luego de observarlos y escucharlos un rato tomo esa decisión.

-Adelante princesa, puede llevarlo, siempre y cuando lo cuide y no olvide a donde pertenece ese libro ¿Queda claro?-Waldo accede a que Shurelya lleve el libro de origen elfico consigo, pero siempre y cuando lo cuide como oro y espera el viejo alquimista que en algún momento devuelva el libro a donde pertenece. Por otro lado Balthazar se puso serio, o al menos eso pareció al escucharse su tono de voz, aunque su seriedad esta acompaña de afirmativas y educación, incluso de deseos de hacer preguntas. Con su voz de cascarrabias el viejo no tardo nada en contestarle.

-Por supuesto, pero primero el trabajo, más tarde, si no es demasiado tarde hablaremos.-No le niega la petición al impío quien luego de recibir su respuesta se dirigió al almacén donde guardan muchas cosas, en especial objetos de vidrio, como frascos y pequeños tubos necesarios para la investigación alquímica. La acumulación de polvo en el lugar es notoria, así como pequeñas formaciones de barro al ser un ambiente frio y húmedo. A medida que la habitación fue quedando en mejor orden fue más fácil para el demonio moverse y leer lo en cada caja se guarda. Como es de esperarse alguien con posición y recursos puede tener una gran variedad de elementos, incluso aquellos difíciles de conseguir, pero al estar el impío ahora allí en parte también se habilitan para el, no del todo pero ya al menos sabe de su existencia y de su presencia en ese lugar, solo le queda ganarse el derecho a tener dichos objetos al alcance de la mano.

-¿Reconoce esta baya princesa?-Tomando la pequeña fruta en sus delicados dedos le muestra a Shurelya sobre que está hablando exactamente.
Spoiler:
La baya que le muestra Shae es una de las bayas más comunes de esa región, aunque suele ser en algunas ocasiones muy difícil de obtener. La joven mujer observa a la pequeña princesa con una expresión de ansiedad, probablemente nerviosa y deseosa de escuchar hablar a la pequeña Shurelya. Desde una posición cómoda el viejo Waldo aprovecha de observarlas, ya que tiene claro intereses en ellas dos, y cree que ambas se necesitan y mucho para crecer y madurar como corresponde.

-La llaman mora de los pantanos, porque parece una mora, es muy rica y saludable, aunque es en ocasiones muy difícil de conseguir debido a que es muy susceptible a las heladas…Los eruditos dicen que ayuda mucho a sobrevivir en los climas de temperaturas bajas como el nuestro, por lo cual son muy buscadas, y en ocasiones muy caras….Cuando escasean.-La joven Shae habla con mucho interés, con voz suave y muy clara, se le daría bien la docencia y otros campos de la enseñanza si se animara a hacerlo. Podría el anciano agregar muchas cosas más, pero si quiere que crezcan, no las puede estar consintiendo todo el tiempo.

-¡Ups! Casi se me olvida…El nombre real es Camemoro.-Se sonroja y avergüenza porque habérsele olvidado un detalle tan importante, ya se espera la llamada de atención de su abuelo quien podría haber remarcado ese error desde hace ya bastante tiempo.

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Lun Mar 20, 2017 11:04 am

Sin ninguna duda, la princesa asintió a las palabras de Waldo. Por supuesto que devolvería el libro, en perfectas condiciones y en pocos días. La habían educado para cuidar las cosas valiosas, así que el anciano no tenía nada que temer por su preciado libro. Lo devolvería en unos días, limpio sin polvo, sin ningún pico doblado. Por el momento lo deja en la mesa porque no va a cargarlo mientras hace otras tareas. Durante un momento, piensa en Ferdinand, que si está fuera de pie sin hacer nada, debería estar muerto de aburrimiento. A no ser que se hubiera marchado a hacer alguna de sus tareas, fueran cuales fueran, comandar o tratar temas importantes. El caso es que la princesa se fue con Shae, revisando de nuevo lo que estaba haciendo el extranjero, que como "mula de carga" no lo estaba haciendo mal. Pero dudaba que decidiera dedicarse a eso allí en Asbru. La chiquilla observa la planta y le sonríe a Shae, asintiendo con bastante alegría.

-Sí, la he visto algunas veces, cuando iba a cabalgar con mi padre.- Contesta, recordando en parte, aquellos buenos momentos, antes de la guerra. -Decidme, Shae ¿Actualmente escasea?

Dada la información de la mujer, es de su interés saber el estado de abundancia de aquella planta. Ya que por lo que le cuenta, es un buen beneficio para todos los habitantes del reino, por su propiedad. La princesa acerca sus pequeñas manos para coger la mora y mirarla más de cerca: Sin duda sus hermosos tonos entre rojizos, anaranjados y amarillentos, la hacen ser bastante vistosa y apetecible. Ella no le da importancia al pequeño error de la muchacha, pero comprende que teniendo a Waldo, con lo exigente que era, en el mismo cuarto, era un tanto problemático. No obstante, intenta consolarla con una palmada y asintiendo con la cabeza. En realidad, lo mismo le da saber el nombre antes o después, ya que lo importante era memorizarlo en algún momento.

-Camemoro ¡Ajá! Así la llamaré.- Se la devuelve, amablemente. -Enseñadme más ¿Qué se puede hacer con el camemoro? Si puedo, me gustaría verlo.

Con esto, le pide que no solo le cuente los diferentes tipos de medicinas e incluso comidas, sino que le muestre cómo hay que mezclarla o el tratamiento concreto que tiene. Intuye que no solo sirve para comer, así que quiere aprender varias utilidades. Lo que sea, cualquier cosa que Shae le pueda enseñar del camemoro, Shurelya está dispuesta a escucharlo y aprenderlo. Y no solo de esa planta, sino de cualquier otra que haya por allí. La botánica y la medicina es algo que le interesa bastante, aunque... Su gran deseo es ser como su padre, tan bravo y tan fuerte, respetado y querido. Eso piensa ella, pero con el tiempo, cuando vaya creciendo, es posible de que las cosas cambien. Al final, se dedique a lo que se dedique de manera principal, no quitará que el hecho de tener conocimientos variados, siempre es bueno.

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Lun Mar 20, 2017 7:56 pm

Entre pilas de cajas, utensilios químicos y demás objetos ,posicione cada cosa en su lugar para el fácil alcance de los demás tomando en cuenta el tamaño y complexión de aquél anciano y su joven aprendiz ,moví los materiales fundamentales y más básicos al frente del todo y los más raros e inusuales como los últimos en tomar ,organizando cada uno por orden alfabético entre pilas haciendo el buscar lo que necesites una tarea mas rápida y fácil, guardando el orden escrito en una lista elaborada en las últimas paginas de mi libro ,la cuál debía pasar limpio para el anciano y llevase por sí mismo tan simple sistema.

Conocimiento en uso:
Investigación (Entendimiento) [Conocimiento - General]
Es la habilidad de examinar sistemáticamente el entorno y analizar los resultados. Es la herramienta centrar para las pesquisas judiciales, las búsquedas religiosas de herejía y similares. Incluye una comprensión de los principios de la investigación así como el ojo para los detalles. Los personajes con esta habilidad son muy buenos a la hora del acecho, Búsqueda, Contabilidad, Encontrar informadores y en Llevar Registros.
Poseída generalmente por: Alguaciles, Cazar recompensas, Confesores, Espías, Jueces, sacerdotes , Recaudadores de impuestos.

Al parecer ya estaba todo listo, el sitio ya ordenado, barrido y catalogado , sin error alguno además de mover delicadamente los equipos frágiles a las mesas , ciertamente un lugar donde pasaría horas estudiando nuevos tópicos referentes a la alquimia, aunque la medicina como área no se alejaba mucho de mis intereses quizás y logre la comprensión y práctica de ella estando al servicio de aquél anciano, al menos lo suficiente como para aprender lo necesario en beneficio al tiempo que invierto en mis servicios.

Recogiendo mis pertenencias, retiraba el pañuelo de mi rostro mientras lo doblaba y guardaba dentro de la mochila junto con la cantimplora y la plumilla, sacando únicamente el abrigo que me pondría por cubrir un poco el cuerpo, sin cerrarlo quedaba  a la vista el vendado en el cuerpo , dejando de último el libro que tome en mano y poniendo la mochila a mis espaldas salí por la puerta por la cuál había entrado a aquella habitación ,viendo al viejo cerca de una mesa junto a los pequeñas doncellas -" He terminado mi tarea  y me he tomado la libertad de limpiar un poco y despejar el lugar ,además de elaborar un sistema de organización para sus recursos ,haciendo más fácil la tarea de encontrar lo que desee "- dice simple y directamente al anciano mientras le muestra las hojas finales de su libro personal de investigación en alquimia notándose su recubrimiento en piel y pelaje de oso ,enseñándole la estructura del mencionado sistema, -" Acá puede ver lo simplista del esquema, por orden de abecedario en rangos de ordenanza por tipo de rareza , haciéndolo sencillo de aprender esperando que sea suficiente para usted "- dice mirándole fijamente, -" ¿Que más puedo hacer por usted ? "- dice en un tono amable al dirigirse hacía el.
Desventajas visibles ( Por si desean rolearlas):
Presencia inquietante (D2) [Sobrenatural]
La gente y los animales tienen un conocimiento inconsciente de tu naturaleza del personaje, lo que los pone nerviosos y tensos en tu presencia. Debido a esto, las dificultad de todas las tiradas de interacción social con desconocidos aumenta +10. En algunas circunstancias podría proveer un dado adicional a las tiradas de Intimidar.
Las aberraciones,, Vampiros, Draconicos y seres Impíos ganan un punto mas experiencia por esta desventaja.

Ojos raros (D1): Ojos color carmesí

Carecer de sombra y reflejo (D2)

Toque de escarcha (D1) [Sobrenatural]

Las plantas se marchitan cuando el personaje se acerca y mueren ante su mero roce. Puede robar el calor de los seres vivos tocándolos como si estuviera hecho de hielo.

Los seres Impíos y vampiros ganan un punto más experiencia por esta desventaja.
avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Sáb Mar 25, 2017 1:53 pm

Tras las palabras del médico y alquimista real la princesa Shurelya asintió de modo afirmativo, ya vería luego el anciano si la pequeña niña cumple finalmente con su palabra, de momento nada le hace pensar lo contrario. Luego de un rato la niña puso toda su atención en la planta sobre la que está contándole Shae, la observa con mucha atención mientras esa joven mujer termina con la primea parte de su explicación. La hermosa joven observa a la princesa de cerca, entusiasmada de tener con ella algo así como una alumna, además de una amiga y pequeña niña. Suele ser algo común en las mujeres, enternecerse con niños, Shae parece ser de esa mayoría, se le nota con mucha facilidad. Ante la respuesta de su pequeña acompañante y la pregunta que vino después la joven tuvo dos reacciones completamente opuestas la una de la otra, al principio sonrió emocionada, realmente de alma, pero luego se entristeció muchísimo, como si de repente hubiese acontecido una catástrofe terrible.

-Así es princesa Shurelya, actualmente escasean y mucho…Nunca hay muchas reservas de Camemoro, se necesitan mucho para que los niños crezcan fuertes, y los guerreros y trabajadores la necesitan para mantenerse fuertes y evitar enfermar todo lo que puedan…-Entrega la pequeña fruta a la princesa y luego la observa con particular interés en la mirada.-Algunos…Algunos han comenzado a pelearse por obtener el Camemoro, cuando algo raro y necesario escasea todos quieren hacerse con el…Y muchos están empezando a sentir la falta del fruto en sus cuerpos…-Informa Shae sobre lo que está sucediendo con esa gran fuerte de vitaminas en esa tierra, y como suele suceder la mayoría de las veces cuanto más escasee más violenta puede volverse la situación. Recibe de buen grado la señorita el aprecio de la princesa, le sube el ánimo el sentir la suavidad y el cariño de la niña sobre su persona, la hace sentir muy especial.
La princesa le devuelve el tallo y la fruta a la joven ayudante de alquimista la cual con cuidado toma la fruta en sus manos, en ese preciso instante fue en que ingreso nuevamente a la habitación Balthazar lo cual sobresalto a la mujer que dejo caer el tallo de sus dulces manos. El anciano miro a la chica con una mirada fulminante, después de todo lo que se ha dicho sobre la importancia de esa fruta para los pueblos nórdicos y ella la deja caer así al suelo. Claro que siente él también la presión de la presencia de esa criatura no humana, pero su temple y experiencia lo hacen muy difícil de impresionar. Se giró el anciano para prestarle atención al nuevamente llegado Balthazar, es de mala educación no prestarle atención, en especial cuando está trabajando para bajo sus órdenes.

[color=#cc9900]-Luego revisare bien el sitio para decidir si es un buen trabajo o no, pero, si es así tal cual está escrito y descrito aquí- Dice mientras observa donde indica el joven no humano.-Entonces todo debería estar perfectamente en orden.-No le quita interés al trabajo del impío, pero tampoco le hace una fiesta al respecto.
-De momento, escuchar. Shurelya, el Camemoro escasea debido a los cambios climáticos de la región, estamos con el verano a puertas de empezar y aun hace un frio atroz. Las estrellas en el cielo no son las de las constelaciones que conocemos, son algo muy diferente a lo que la vida nos había mostrado en años anteriores. Las criaturas de la región tiene que adaptarse a esta nueva y peligrosa anomalía, pero no será sencillo…Me temo que el ecosistema por completo cambie, y cuando esto pase, muchas razas, flora y fauna desaparecerán o cambiaran para siempre. Muy pocos tenemos la inteligencia y la experiencia para comprenderlo, tu padre y tu abuelo, junto a otros tontos más todavía no comprenden lo que está pasando en verdad. En otras regiones algunos sabios ya deben haberse percatado de esto, pero los idiotas que solo usan los músculos para vivir siguen haciendo la guerra, y de esa forma solo conseguirán matarnos a todos, o casi todos, de todas las regiones, sin excepción.-Con la seriedad que amerita el tema Waldo expone lo que sabe sobre los últimos acontecimientos en toda la región de Asbru, lo cual desde su punto de vista es algo tan difícil de creer como terrible. –Espero princesa que tu uses más tu cabeza que tus senos para gobernar a tu pueblo, no puedo hacer mucho para cambiar el pensamiento de las personas desde aquí, ya estoy viejo, y en una tierra a la que no pertenezco, pero tu pequeña…Si estas dispuesta a ser solo más que una herramienta política en el gran juego de la nobleza entonces, me ofrezco a brindarte todo el conocimiento que poseo…Desconozco cuánto tiempo más de vida me quede, pero estoy seguro de que no serán pocos, los viejos como yo somos duros para morir.-Se ríe de manera soberbia el viejo y conocido alquimista, haciéndole un ofrecimiento a la princesa Shurelya de un modo completamente directo y sin tapujos. También le otorga conocimientos sobre la nobleza y sobre su propia vida, ya que el a su edad ya no puede intervenir demasiado en la toma de decisiones, y Shurelya todavía no ha comenzado, por lo que el anciano apuesta a la semilla joven, a la tierra suave para plantar todas sus viejas y nuevas esperanzas.


_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Dom Mar 26, 2017 4:14 pm

Saber todo lo que acarreaba aquel fruto, ayudaba a entristecer el ánimo de la princesa, que interiormente luchaba para mantener su cordura intacta. Tal vez era demasiado niña todavía, pero pensar en las peleas que podía ocasionar eso, muertes, más pobreza, hambruna y sufrimiento, la hacían sentir muy mal. Sobre todo porque ella no podía hacer que creciera más camemoro. Y quizá, tampoco podría intervenir en las guerrillas por la fruta, no saldría nada bien. Shurel vio caer el camemoro al suelo y mientras a Shae se le pasaba el susto, ella se agachó para recogerla con sus finos y delicados dedos. Se la acercó bien a los ojos para observarla y bueno, no veía que... Estuviera mal. No estaba sucia, quizá "abollada", un pelín, pero estaba segura de que aún se podía utilizar ¡Apenas estuvo un par de segundos en el suelo...! Y si había que tirarla, pues ya se había agachado a por ella, que probablemente era algo que había que hacer de todas formas.

Guardó silencio y prestó atención a las palabras de Waldo, volviéndose hacia él con su sonrisa brillante y esperanzadora de siempre. Él era un auténtico sabio, sus palabras tenían sentido para ella, aunque algunos datos puede que se le escaparan. No, ella no había sido consciente nunca del cambio climático hasta ese preciso instante en el que Waldo le contaba todo. Así que, el mundo estaba cambiando ¿No? Y no sabía por qué. Tal vez ese era el curso de las cosas... Porque no todo iba ser igual para siempre. Si era inevitable ¿Qué harían? Puede que las personas fuesen capaces de adaptarse con más sencillez, pero ella no podía ayudar a las plantas y animales ¿O sí? Ahora empezaba a sentir algo de miedo por lo que pudiera pasarle a su pueblo. Podían abrigarse más... Criar más animales o buscar más variedad de alimentos. No era tan fácil como pensarlo y decirlo, todo llevaba tiempo y dedicación, eran temas que se juntaban con otros. Nunca nada era tan simple a la hora de la verdad: Había que tener en cuenta otros reinos y naciones. Personas peligrosas que disfrutan con la guerra y el caos. Shurelya se acercó al anciano, sin ningún miedo y se plantó justo a su lado. Tenía el ceño fruncido, pero al estar tan cerca de él, dio un suspiro y se atrevió a abrazarlo.

-Abuelo Waldo... Sus palabras son importantes para mi. Su dedicación y sus consejos son fantásticos. Enterarme de todo esto es algo que me hace sentir mal, pero yo se lo agradezco. Es bueno para mi.- A pesar de lo que puede parecer, el tono de voz de Shurelya no se quiebra en ningún momento. -Haré lo posible para cesar las guerras y contaré con vuestra ayuda.

No es nuevo que tanto como niña y como princesa, a ella no le gustan las guerras por todo lo que trae, por lo que aunque quiera ser una buena guerrera para luchar por su pueblo, en caso de ser necesario, ella pretende evitar el conflicto. En realidad, es imposible evitar las guerras para siempre y de alguna manera hay que saber defenderse. Mejor morir luchando si no hay otra opción mejor. Y por mucho que quisiera evitarlo, cometería a lo largo de su vida, muchos errores, pues de los mismos se aprende y no se puede huir. Ni aún con toda la sabiduría del mundo puede ser uno perfecto y jamás equivocarse y puede que eso no lo entendiera Shurelya, quien pretendía esforzarse por no cometer ni un solo error. Eso estaba bien, pero es de naturaleza que es inevitable.

-Estoy dispuesta, abuelo Waldo.- Se separa de él y regresa con Shae, pero en vez de mirarla a ella, se centra en el extraño. -Por favor, continúe dándole trabajo, yo seguiré cultivando mis conocimientos. Sé que lo que dice es cierto y mi cabeza es mucho más importante que... Lo otro.

Apenas desvió la mirada hacia su cuerpecillo, llevándose una mano, disimuladamente hasta uno de los pechos. Estaba totalmente plana y a esa edad, no tenía ningún interés en enseñárselas a nadie. De hecho... No quería que eso ocurriera ni de mayor, era algo con lo que no se sentía cómoda.

-Enseñadme más, Shae.

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Miér Mar 29, 2017 12:03 am

Habiendo terminado mis labores y haber cumplido las ordenanzas agregando cierto desempeño personal al servicio por mera demostración de compromiso y utilidad al anciano que llevaba aquél lugar, quizás no fuese mi costumbre servir a los demás de tal manera pero debía optar por demostrar un servicio impecable por aquella confianza que tantos beneficios traía consigo al residir en aquella fortaleza que temporalmente se convertiría en un hogar para mí, aunque no era el mas preferible por así decirlo.

Entre pasos al salir de la puerta que conectaba con aquél almacén y declarar la finalización de mi tarea de mera sorpresa aquella joven de tímida actitud deja caer una especie de fruto de sus manos en reacción a mi presencia, vaya que era miedosa en verdad.

Pudiendo percatarme de la mirada fulminante del anciano hacia la joven descuidada notando que era una especie de material importante, algo de risa se alojaba en mí sonrisa al ver tal escenario, -" No deberías dejarte llevar por tu temor, se mas cuidadosa la próxima vez"- dice con una leve sonrisa por lo sucedido mientras la miraba para luego voltear al anciano enseriándose para escuchar sus indicaciones las cuales eran esperar, -" Esperare entonces a ser de ayuda para otra tarea "- dice tomando asiento para escuchar al anciano en relación a la respuesta que daba a la pequeña princesa acerca de los cambios sucedidos en estas tierras y quizás vecinas a esta región dando un lúgubre panorama del futuro del reino ,refiriéndose a los regentes de la tierra que el habitaba como idiotas dejando recaer la esperanza en la esperada astucia de la joven princesa en cuanto a política y estrategia, siendo una faceta que comenzaba a agradarme de aquél anciano.

Ciertamente el sistema político de los humanos no era muy complejo, pero era lo suficientemente traicionero como para mantener una nación a través de falacias y engaños pero les funcionaba ,claro, desconocía la inclinación política del reino para aquél momento como para opinar acerca de los ideales de la nobleza en aquellas tierras. Luego de ello noto como la pequeña dama abraza al anciano y esta volteándose mira brevemente mi persona pidiendo que se me asignara mas actividades, ¿quizás por temor a que estuviese en la habitación o solo simple educación por alimentar mi deseo de colaborar?.

-"Disculpe "- dice dirigiéndose al anciano, -" ¿Con quien podría comerciar ciertos productos relacionados a aceites y elixires en estas tierras?, produzco algunos para la distribución y manutención de mi persona y siendo un conocedor de la alquimia y supongo el mercado de esta al ser el medico encargado del reino, creí que podía asistirme con ello"- dice claramente expresándose con amabilidad, -" Aquí poseo la descripción de los productos "- dice levantándose de la silla para caminar hacía el y extenderle la mano con una pequeña hoja de ofertas.

Conteido de la hoja:


Pociones del Viajero errante
Aceite argento: Un ungüento utilizado generalmente en armas para otorgarle la propiedad de plata, siendo efectiva contra algunas bestias como los hombres lobo a la hora del combate.
(Dura 2 Horas en combate y 1 Día para ser preparada)
Aceite de beato: Un ungüento utilizado generalmente en armas para otorgarle la propiedad de Sacro, siendo efectiva contra muertos vivientes y impíos a la hora del combate
( Dura 2 Horas en combate y 1 Día para ser preparada)
Elixir antídoto: Una pócima extremadamente extraña, capaz de extraer poderosos venenos de quien la beba.
( Dura una 1 semana para ser preparado, efecto instantáneo)



avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Sáb Abr 01, 2017 12:45 pm

Tras el susto de la joven mujer la princesa Shurelya tomo el camemoro con sus propias manos, se agacho apenas para ello, y aprovecho de tenerlo nuevamente en las manos para observarlo de cerca y deducir por si misma de que la fruta está en perfecto estado. Tal y como la niña piensa fueron apenas unos segundos lo que paso la fruta en el suelo, y no fue arrojada con violencia, cayo naturalmente y de poca altura, nada grave. Las palabras de Balthazar no hicieron sino empeorar los nervios de Shae quien se ocultó detrás de la princesa…Quedando así como una completa cobarde, una adulta oculta tras una niña. A pocos momentos de haberlo hecho volvió a su sitio, probablemente más asustada o avergonzada de lo que su abuelo está viendo de ella, o tal vez por lo importante en las palabras del anciano, estas llamaron poderosamente la atención de las damas presentes. Balthazar desde un principio accedió a hacer caso al pedido del anciano, lo cual hizo que realmente todos los presentes en ese lugar solo se centraran en las palabras del anciano y en las revelaciones que estas traen, enterándose así cada uno de los pensamientos, creencias y descubrimientos de ese viejo alquimista. La respuesta hacia el anciano fue totalmente inesperada, primero la mirada sonriente de la princesa, hasta ahí llego su imaginación al saber que la niña posee la inocencia de la temprana edad y la educación de buenas personas, pero al abrazo, eso sí fue más allá de su imaginación, incluso de su comprensión. Se hizo el duro el viejo en un principio, pero luego accedió a devolver el cariño de la pequeña princesa del Oeste de Asbru con unas caricias en la cabeza de la niña.

-Debes, tristemente, el futuro de Asbru está más en tus manos que en las de tu padre y la de tu abuelo. Nuestro tiempo pasara pronto…Puede que en lo que parezca un mísero parpadear de ojos te encuentres tu delante de la nobleza de Asbru…Y prefiero no te ocurra como sucede en la mayoría de los casos, niños que no saben que rayos hacer con el poder, inútiles si conocimiento que solo son dominados por la corte, eso no es gobernar, eso es ser un títere.-Si bien el anciano nunca lo dirá, ese es realmente el último servicio de su vida a la corona de Asbru, al que más tiempo y energía le dedicara de allí en más. La niña está dispuesta a seguir los consejos del anciano, y si es espabilada como pretende que lo sea Waldo ella misma notara que el anciano que es más que un alquimista y un sanador.
La niña regreso con Shae y le pidió que continúe enseñándole todo cuanto pueda, y por lo visto las palabras del viejo le llegaron profundamente a la niña, aunque nadie dijo nada al respecto. La joven ayudante sonrió y procuro centrar toda su atención en la princesa, aunque es muy difícil ignorar a un hombre, y más a alguien como Balthazar que posee una presencia muy turbulenta y oscura.

-Entonces…Mire, los frutos maduros son de color amarillo dorado, blandos y jugosos, siendo ricos y agrios. Solemos comer esta fruta en forma de mermelada, zumos, tartas o licores, son variadas las formas de consumirlos, por esa razón son tan importantes para nosotros. – También utilizada mucho por los navegantes de tierras frías, ya que algún iluminado en su ciencia ha dicho y demostrado que previene que se hinchen las encías, se aflojen los dientes y que estos sangren, un gran descubrimiento sin duda, aunque nunca supe el nombre de ese gran descubridor.-El anciano interrumpió la explicación de Shae cuando esta pareció más interesada en explicar cómo se consume el camemoro que en los efectos prácticos del mismo. La chica se quedó muda, pero admira al anciano por sobre todo, ya que sabe demasiado incluso de regiones lejanas. En Asbru no hay salida al mar, solo algunos ríos internos, aunque se dice que se puede acceder de alguna forma al mar si se va demasiado al norte…Demasiado, tanto que nadie se atreve a ir.

-En el norte…Más al norte, utilizan las hojas del camemoro para hacer té, ya que según ellos cura y protege el tracto urinario…-Lo dijo en voz baja, como si le diera vergüenza decirlo, pero lo cierto es que Waldo siempre ha dicho que esos salvajes tienen razón en lo del té, que este funciona.

Waldo volteo un poco su mirada para prestarle ahora un poco de atención a Balthazar quien parece querer hacer negocios con su alquimia allí en el castillo y alrededores. Observa la lista de los productos que tiene para comerciar el joven y luego si tiene una respuesta más que correcta para él.

-De este listado lo único que realmente podrás vender es el Elixir antídoto. No tenemos muchas bestias a las que tengamos que matar usando métodos especiales, lo mismo va para el uso de aceites contra demonios, aunque con los últimos acontecimientos puede que algún que otro interesado logres encontrar.-Esa es la creencia de Waldo, una que Balthazar puede elegir creer o poner a prueba su veracidad pasando tiempo en la región y averiguando que clase de armas y otros complementos necesita realmente dicho país.

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Mar Abr 04, 2017 11:44 am

No es que le hubiera perdido totalmente el miedo o la desconfianza a Balthazar, pero no le estaba viendo hacer absolutamente nada sospechoso. Es más, de verdad parecía querer ser de utilidad y ese era motivo suficiente como para colaborar un poco en que Waldo siguiera atendiéndole. Y de hecho, no entendía la reacción de Shae con aquel impío: Vale que su presencia no fuera de lo más agradable, pero el muchacho no estaba haciendo nada. No veía motivo para asustarse de esa manera y esconderse tras ella. Shurelya incluso podría acercarse a él, con el único temor de que tuviera algún arma oculta, no por otra cosa. Pequeño temor que podría tener con cualquier extranjero, independientemente de su raza. Daba igual, en ese momento y en los venideros, no tenía que esconderse solo por una mirada o un gesto que hiciera él ¡Ni siquiera tenía que ver con ellas! Más razón para permanecer en calma.

-Relajaos, Shae ¿Por qué tanto miedo? No ha hecho nada malo.- Alza una mano para acariciarle la cabeza amablemente. -Vamos, no pasa nada con el señor Balthazar.

La chiquilla se alegra, minutos después, de que Waldo le devuelva la muestra de afecto, aunque fuera con una caricia. De alguna manera, él no podía ser como una piedra, sin sentimientos, porque todo el mundo los tenía, solo que se podía fingir muy fácilmente el hecho de carecer de los mismos. Y eso es algo que también tendría que aprender ella, para que no fuese una princesa fácil de quebrar, pues las heridas físicas sanan mucho antes que las psicológicas y sentimentales. La joven en su interior, admite que en un principio, esperaba órdenes de su padre para gobernar, pero al escuchar a Waldo, medita aquellas palabras, encontrándoles ese sentido lapidario que haría mella en ella. No quería que la controlasen aprovechándose de su ignorancia y no estaba segura de poder aprender todo lo necesario para tomar decisiones en muy poco tiempo, como un año, por ejemplo. Deseaba que su padre y su abuelo vivieran al menos unos pocos años más, aunque fuesen los suficientes como para enriquecer su conocimiento. Definitivamente, no estaba preparada ahora, ni de lejos. No es una novedad, pero sí es algo que nunca desaparece de los pensamientos de Shurelya.

No vio menester decir nada más, pues ya lo había hecho antes. Así pues, siguió aprendiendo todo lo que le decían sobre el camemoro, siendo bastante curiosos los efectos que tenía su consumición. Estaba segura de haberlo estado tomando para desayunar sin saberlo hasta ese día. Con razón era tan codiciada, si tenía buen sabor y ayudaba tanto, incluso con lo del té, no le costaba creerlo después de lo que ya sabía.

-Bien, me quedo con ello.

Le dio una palmadita a la joven en el hombro, para reconfortarla. A veces le costaba entender su reacción y le costaba ponerse en su lugar, porque Shurelya no sabía que le temía a los hombres y ella por supuesto, no tenía ningún problema con ellos. Se sentía muy cercana a Ferdinand, tal vez demasiado y ella no se daba cuenta ¿También sería igual de temerosa con su padre? Si él era puro amor, una persona fantástica. Algunas... Chicas... Decían eso ¡Mm...! Como fuera, el caso es que no tenía muy clara la razón de aquellos temores.

-¿Hay más información sobre el camemoro? Sino, me gustaría aprender sobre más plantas y flores. O sobre tratamientos, um...

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Miér Abr 05, 2017 10:41 pm

Era la costumbre que mi presencia fuese lo suficientemente perturbadora como para aterrorizar a aquellos de corazón y pensamientos inocentes aunque no en demasía a ser verdad , sentir aquella sensación proveniente de mi persona era algo sencillo pero con suficiente temple y concentración tal incomodidad puede llegar a ser ignorada o hasta amoldada por costumbre en casos de constante interacción, un beneficio para cualquiera que busque superar su temor a lo desconocido.

Escuchando las palabras de la joven princesa en reacción al actuar de la pequeña ayudante me causó cierto desconcierto, para ser tan joven y poco conocedora , aceptó mi presencia sin más, con una que otra incomodad que justamente no podía notar pero si asumir por anteriores gestos , quizás era el hecho de estar rodeada de los batallones de su padre y una gran fortaleza con la gente que mas la aprecia como la fuente de su seguridad o simplemente era lo suficientemente valiente y educada para aceptarlo, siendo de familia noble y tan joven puede que sea un poco de ambas.Escuchando sus palabras miró a la joven princesa con agradecimiento mientras bajo un poco la cabeza como señal de gratitud por un breve momento.

-"Supongo no son de cazar demonios ni bestias de la noche, pero quizás tenga razón y haya algún interesado por ello con algo de suerte, al menos el antídoto será mas fácil de comerciar"- dice en respuesta a las palabras del anciano , -" Gracias por la información "- dice cortésmente mientras guarda su pergamino y toma asiento de nuevo.

-" Ah sí"- dice con cierta entonación , -" Si no posee alguna tarea mas que poder asignarme, me retiraré con el caballero de afuera para ser de ayuda en otras áreas, aún el día es joven "- habla con tono serio , -"¿ Desea algo más o me retiro? "- dice levantándose de la silla mirándole fijamente, quizás algo descubierto dejando apreciar sus vendajes viejos y sucios cubriendo su cuerpo bajo el abrigo.
avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Miér Abr 19, 2017 3:24 pm

La gran mayoría en Asbru nunca sabrá cuanto ha hecho e influenciado ese anciano a su nieta y a la princesa, pero sin duda es más de lo que cualquiera pudiese lograr o imaginar. En las tierras de más al norte se respeta mucho a los ancianos, pues consideran que han ganado la batalla de la supervivencia en todo sentido, algo que la mayoría no logra muriendo en el camino. Lo que más lamenta el anciano es que no conoce método alguno que pueda hacer desaparecer la fobia en Shae, no le queda más que esperar a que ella misma tenga la fuerza de voluntad para superar sus propios miedos, por lo que el recién llegado puede ser una buena apuesta en ese sentido.
A pesar de las palabras y el accionar de Shurelya no hubo muchos cambios en el modo de actuar de la joven Shae. El comportamiento que tiene la princesa es el que le gustaría a Waldo que tuviese su nieta, pero si sigue por ese camino es probable que el anciano muera sin poder ver ningún cambio positivo en ella. Apoyo la mayor el mentón sobre uno de los hombros de la más pequeña, y abrazada a ella observa al anciano y al impío, evitando el mirar a los a cualquiera de los dos hombres presentes.

-Eso es todo lo que hay que saber sobre el Camemoro, pero no es lo único útil que crece en esta región. Shae, deja de temblar y pon en manos de la princesa algunos tallos de Ebedul.- El anciano da una orden a la joven Shae la cual no duda esa mujer en cumplir, con miedo y nerviosa busca en las estanterías cercanas lo que exige el anciano. La planta no está justamente escondida, pero con los nervios de la mujer en punta y alterados todo se le hace más difícil. Mientras Shae se dedica a buscar el Ebedul Balthazar hace unos comentarios agregando un agradecimiento al final.

-No lo hacemos, provenimos del Puño de Hierro pero no seguimos sus costumbres, ni las políticas ni las religiosas. Es más variado aquí, nos hemos adaptado a nuestro entorno.-Ese anciano no es justamente una persona religiosa, a diferencia de la mayoría de las personas él no es justamente un devoto, prefiere valerse más de sí mismo y de las criaturas que habitan el mundo.
Pensó un poco el viejo alquimista y luego de pensarlo detenidamente hablo.

-Creo que por hoy está bien, probablemente Ferdinand te necesite más que yo, al menos de momento. Ve Balthazar, vuelve mañana después del mediodía, de seguro tendré algo de trabajo para ti.-No detendrá al impío en vano, es preferible aprovechar la disposición del personal lo más que se pueda, y por el día de hoy el anciano no sacara mucho provecho del muchacho de inquietante presencia.

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Lun Mayo 01, 2017 10:05 am

Por desgracia, la muchacha siguió igual de atemorizada que antes a pesar de sus palabras. Pero la princesa ya no podía hacer nada más y no tenía sentido estancarse en ello, por lo que la dejó estar. Peor para ella, debía ser algo muy grave. Siguió acariciando a Shae, hasta que escuchó al anciano mandarle otra tarea, entonces, retrocedió un paso y la dejó marchar a buscar otra planta. Por otro lado, Waldo despidió a Balthazar sin antes comentarle un par de cosas y decirle que fuera al día siguiente a verle. La pequeña no tenía plan para otro día, pero lo más probable es que lo pasara con su padre, estudiando o ayudando al pueblo en otras tareas. En fin, el caso es que la jovencita se limitó a esperar a que la enseñaran un poco más.

-Si se marcha, señor Balthazar, espero que pase un buen día.- Le sonrió antes de volver a centrarse en Shae.

Y a efectos prácticos, la estancia quedaría un poco menos siniestra, aunque no cambiarían demasiado las cosas. Tal vez para la chica que tan nerviosa se ponía con hombres cerca de ella. Shurelya no tenía mucho que hacer ahora, ciertamente, ya que estaba a la espera de que la pobre Shae fuese capaz de concentrarse un poco para encontrar el Ebedul. Era como si lo tuviera frente a sus ojos pero no pudiese verlo y si la pequeña reconociera la planta, seguro que ya la habría encontrado. Al menos ahora sería capaz de distinguir el camemoro si se lo encontraba por ahí y... Puede que se lo enseñara a su padre. Seguro que él ya lo conocería pero bueno, quién sabe, quizá le siente bien saber que su hija ha aprendido algo nuevo.

Esconde las manos tras la espalda con cierta inocencia, paciente y silenciosa. Al menos las esconde hasta que Shae encuentra lo que Waldo le ha dicho y entonces abre las palmas de las manos y se las extiende para que le entregue algunas muestras.

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Vzlaer De Girtia el Mar Mayo 16, 2017 9:40 pm

Escuchando la explicación del viejo acerca de las tendencias de su pueblo a diferencias de otras ciudades , siendo una contrariedad en gustos y costumbres a su origen eran un pueblo capaz e independiente por lo que podía apreciar., una cultura distinta a lo habitual, haciéndola un estudio tentador.

Sin más, completando la despedida asentí con la cabeza al escuchar el pedido del viejo, -" De acuerdo ,para entonces estaré de nuevo a su disponibilidad"- habla en tono cortés.

Volteándose entre pasos hacía la puerta principal atiende las palabras de la pequeña princesa al oírla ,-" Que suerte la mía que tan cortés princesa sea quien diga esas palabras, igualmente mi lady"- habla en un tono amable con una leve reverencia ante ella para terminar de llegar a la puerta, -" No creas que me olvide de ti, nos veremos luego pequeña Shae "- volteando, habla con una pequeña sonrisa en su rostro al ver a la temblorosa ayudante.

Al terminar de salir, cerrando la puerta detrás suyo da unos cuantos pasos quedando inmóvil viendo a sus lados buscando al soldado de egocéntrica armadura, -" Donde se habrá metido . . ."- dice apenas entre palabras al intentar ubicarlo.
avatar
Vzlaer De Girtia

Mensajes : 126
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 30/06/2016

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por NPC el Lun Mayo 22, 2017 7:54 pm

Con el pasar de las horas las personas en esa habitación van a ir disminuyendo, el primero en retirarse del lugar es el impío, no sin antes despedirse de todos los presentes, incluida la joven y miedosa Shae la cual solo desea que se vaya y no vuelva, no es algo personal, desea eso de todos los demás hombres también, es solo un mínimo, contado con los dedos de las manos los hombres con los que puede siquiera hablar normal. La princesa saludo al impío y Waldo solo le ofreció un leve y vago movimiento de despedida con su mano derecha, luego se centró más en la planta la cual ordeno a Shae que buscase para poder enseñar más a la princesa Shurelya. Cuando la joven dejo de estar protegida bajo el yugo de la princesa la mujer empezó a buscar lo que se le ordeno de una forma poco efectiva, solo minutos después de haber desaparecido la presencia de Balthazar la colorada pudo encontrar aquello que el anciano le ordeno encontrar para la niña allí presente.
Tal y como se esperaba la muestra de esa planta estaba cerca, en una pequeña maseta cercana sobre uno de los tantos estantes que allí se pueden visualizar.

-Aquí está, lo encontré.-Dijo algo agitada la chica al dar con la muestra del Ebedul, como si hubiera tenido que hacer una gran cantidad de esfuerzo físico para conseguirlo.
Spoiler:

-Nunca has viajado al norte de este lugar Shurelya, pero en tierras enemigas puedes llegar a visualizar grandes cantidades de esta planta que en la mayoría de sus especies suele transformarse en árbol. Puedes encontrar bosques enteros, por lo que esta planta a diferencia del Camemoro no escasea nunca. Se utiliza mucho para los problemas de la piel, en zonas como esta donde el viento lastima tanto es de lo más útil. Se sabe de qué algunas personas cercanas al desierto vienen a comerciar por ella, ya que el sol extenuantes de la región desértica también trata muy mal la piel. A pesar de no escasear al ser fácil de comerciar suele venderse bastante bien. Algunos dicen que también ayuda a los problemas de la gota, pero aún no lo he podido confirmar.-Mientras el anciano da su clase en lo referente a esa planta Shae le tiende la muestra a la pequeña princesa para que pueda examinarla de cerca.

Al salir fuera del laboratorio Balthazar pudo notar el momento donde el caballero Ferdinand está estrechándose de manos con un hombre más grande en corpulencia que él, incluso puede que también sea más grande de edad. A diferencia del caballero ese hombre tiene cabellos largos de color negro, y porta una ligera armadura de cuero oscuro con ropajes blancos debajo de la misma. Tras el estrechón de manos Ferdinand se retira del lugar dejando a ese hombre de aparente treinta años de edad allí a solas.

El atardecer ya está sobre la región, y en poco tiempo se ira para dejar estar de lleno a una de las tantas largas noches a las que está acostumbrada las gentes de Asbru.

_________________
avatar
NPC
Admin

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 23/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Shurelya Tartare el Jue Mayo 25, 2017 10:47 am

Hasta que el ser de extraña aura no se marchó, Shae no resultó efectiva para encontrar una planta. Shurelya hubiera podido conseguirla mucho antes si tan solo conociera la apariencia de la misma. La princesa no dijo nada y se limitó a observar con curiosidad el ebedul, que a diferencia del camemoro, no destacaba nada. Era de un color verdoso, bastante típico en la mayoría de las plantas, aunque lógicamente habían muchísimos tonos en la naturaleza. Al menos estaba bien saber que no escaseaba, además de que resulta muy útil y económica. Es como un bien que ellos poseen con el que pueden tener ciertas ganancias y beneficios, aunque Shurelya lo cierto es que no comprende demasiado de economía por ahora. Es demasiado pequeña como para meterse en esos temas: Como Princesa, tiene muchísimo que abarcar y con su edad no se le puede pedir tanto. Sabe cuál es el valor del dinero pero no tanto así cómo gestionarlo.

-E-es muy interesante... Espero que logre asegurarse de que el ebedul sirva para la gota.- Después de toquetear la planta con delicadeza, se la devuelve a Shae. -Creo que es hora de que me vaya yendo ya. Muchas gracias por vuestros conocimientos, volveré cuando me haya leído el libro.

Se acercó a la mesa donde lo había dejado y lo recogió cuidadosamente. Se despidió de nuevo de Waldo y Shae y luego se dispuso a salir de allí. Se estaba haciendo tarde y Shurelya tenía que regresar con su padre, su abuelo y cenar juntos. O tal vez no, por supuesto que podía ser que ese día no fuera posible. En cualquier caso, ella no debía quedarse hasta tarde merodeando por ahí, ya que también tenía que acostarse temprano para madrugar a primera hora del día y entrenar unas horas. Después tendría que estudiar, leer el libro de Waldo y hacer otras tareas. Sus días solían estar llenos de faenas porque tenía mucho que aprender, poco a poco pero sin pausa. Además, no podía ignorar que Asbru necesitaba ayuda tras la guerra, así que para descansar la mente tras el estudio, tal vez podía ir a hablar con algunas personas, pero esta vez sin más saturación. Al salir, hacía más frío que en el interior del laboratorio, lo que le hizo aferrarse un poco más a su propio cuerpo. Además, buscó a Ferdinand con la mirada, pero en su lugar, encontró al hombre que más podría hacerla feliz ver.

-¡Papi!- Gritó, llamando su atención.

Después corrió hacia él con el libro entre los brazos. Quería achucharlo pero no podía, ya que tenía algo muy importante que cuidar. Aún así, podía hacerlo con un brazo: Con menos fuerza pero igual de amoroso. Le sonrió dulcemente y alzó una mano hasta su pecho, con la intención de rodearle el cuello cuando se agachara a por ella. Y en cuanto tuviera cerca una mejilla, besuquearlo como solo lo hace ella. Ni siquiera sus amantes, porque el amor de una hija no es el mismo que el de una novia.

-¿Cómo estás, papi? Yo he estado con Waldo y Shae.- Le dice, sin ocultarle nada. -Y con un extranjero, nuevo. Se llama Balthazar.- Hace una pausa, mostrándole el libro de tapa verde y dura. -Waldo me ha prestado esto. Me lo voy a leer y a estudiarlo un poquito.

_________________
avatar
Shurelya Tartare

Mensajes : 55
Experiencia: : 8
HP : 24
MP : 24
EP : 24
Fecha de inscripción : 19/12/2012
Edad : 21
Localización : Asbru

Hoja de personaje
CUERPO:
4/4  (4/4)
MENTE:
4/4  (4/4)
ESPÍRITU:
4/4  (4/4)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ocaso del Viajero

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.