Pain Killer Es una obra en la cual gente lleva muchísimos años jugando. Basado en un mundo fantástico medieval con un toque épico ha sido el entretenimiento de muchas personas durante mucho tiempo.

►Administradores◄
Setsuna Shinomori
AdministradorPerfilMP
Risty Keikodi
Diseñadora PerfilMP

►Moderadores◄
Natzume
ModeradoraPerfilMP

Últimos temas
» Angeles y demonios. (Priv: Anael)
Jue Sep 28, 2017 5:18 pm por Anael Mercy

» Historias pasadas, canciones futuras. +18
Miér Jul 26, 2017 1:26 am por Kakita Harusame

» Un día largo (+18)
Lun Jul 24, 2017 4:45 pm por Risty Keikodi

» La celebracion tras la reunion. El futuro de ambas tierras.
Mar Jul 18, 2017 4:49 pm por Henshury

» El Ocaso del Viajero
Mar Jul 18, 2017 10:41 am por Shurelya Tartare

» Sangre y sombras.
Lun Jul 17, 2017 12:50 am por Zaebos de cordoba

» Dudas varias
Miér Jul 12, 2017 10:18 pm por Vzlaer De Girtia

» Angel y demonio segunda parte. El reencuentro (priv Girtia)
Vie Jun 23, 2017 6:22 am por Aleishe

» Oscuridad y 7 estrellas
Vie Jun 16, 2017 6:16 pm por Enea



El ultimo cosmos Crear foro Bleach: Shadow Of Seireitei City of Horror Photobucket Fairy tales return Fairy Tail Chronicles Crear foro Crear foro Crear 1111112030W0H96511 Fairy Tail Chronicles INB

Licencia Creative Commons
Pain Killer por Decision de sus creadores está bajo una licencia de protección de Creative Commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños, si se plagia cualquier dato o diseño del foro sera denunciado por la seguridad del foro y de sus usuarios. El diseño del foro es obra del Staff, y las imagenes proceden de Internet sin fines comerciales. se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en http://pkenlared.foroargentina.net/.

Entre oro y sombras

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Miér Jun 29, 2016 2:03 am

Tina asiente un poco sorprendida de lo que el hombre le decía sobre haber contratado mercenarios antes, lo malo de hacerlo a lo tonto o solamente guiándose en su fuerza en batalla pero era un error en que muchísimos caían,  más que nada porque la gente encargada de contratarlos no siempre eran los mejores
 
-Lo que debe hacer es fijarse no tanto en su fuerza y poder, tampoco en sus hazañas, si no en las misiones que ha completado y en que tanto lo contratan, los más fuertes normalmente llegan a creer que son invencibles y después de un tiempo, que están por encima de las represalias y pueden traicionar impunemente, en esos casos sus mismos compañeros los matan, ya que el traidor hace que su reputación baje…
 
No hacía nada malo en contarle esas cosas, al contrario eso solo haría que la contratara mas ya que ella tenía una muy buena reputación, pero si con eso el contrataba a otros mercenarios que le dieran buenos resultados, igual quedaría bien con su actual jefe.
Mientras hablaban la conversación varia de tema, hasta llegar a lo que le había molestado a Tina, los anfitriones de esa pequeña reunión, Tina asintió con una pequeña sonrisa mientras la plática seguía aunque muchas veces sentía y miraba a varios de los empleados vigilándola
 
-Mmm lo han intentado pero no sería alguien capaz de protegerlo si no fuera capaz de protegerme de ellos, no lo cree señor? Soy muy… muy… buena en mi trabajo
 
Le sonrió de forma confiada, la verdad era que ya la habían intentado dañar pero los que lo habían intentado había regresado al burdel en varios pedacitos, solamente como aviso no al burdel si no a otros mercenarios, finalmente dudaron en aceptar ese trabajo y ahora ya no la molestaban…
 
Rio un poco cuando el hombre le dijo esa advertencia, ella la sabia perfectamente que ofrecía y como podía cobrárselas, sintió un escalofrió de miedo al escuchar al hombre… pero ella era adicta a la adrenalina y el peligro y eso solo la excito
 
-Lo sé bien además… Zaebos-sama se quedaría sin guardaespaldas si me pasa algo por eso confió en decirle eso… de todos modos…
 
En ese momento un hombre se acercó a ella
 
-Señorita me permitiría bailar
-He…
 
Tina se descoloco un poco cuando le dijo eso, ya que con Zaebos al lado no la habían molestado con nada, pero un camarero se acercó también a Zaebos
 
-Señor disculpe, el anfitrión pide unas palabras con usted
 
Tina miro a Zaebos esperando órdenes
 
Spoiler:

Bueno estoy haciéndole la lucha por ponerme al corriente x.x
Puse eso del final para ver si avanzamos con la trama, donde le piden a Zaebos que la traicione no sé si quieras seguirle o seguir un poco más con la fiesta por eso tú decides te vas con el mayordomo o sigues la plática y mandas a volar al que le pide bailar.
 

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Miér Jul 06, 2016 11:05 pm

Estando allí en la fiesta en compañía de la hermosa mercenaria recuerda que en el pasado contrato una mercenaria de reputación sanguinaria, pero no le sirvió de mucho, no cumplió con el cometido. Los objetivos encomendados lograron aislarse pero no eliminarse y eso es algo que molesta a Zaebos. Tina le da unos puntos con los cuales debería de poder contratar un buen mercenario mas allá de su fuerza y otras habilidades, basándose más en su reputación y objetivos finalizados exitosamente.

-Es un buen punto a tener e cuenta Tina, no soy un experto en el tema de los mercenarios, aunque en más de una ocasión he necesitado de sus servicios. No he tenido buenos resultados, tu eres la ultima mercenaria que voy a contratar, de hecho lo dude mucho, tuve que pensarlo mucho antes de decidirme por contratar a un mercenario nuevamente…Y aquí estamos, tu y yo en un lugar que a veces puede llegar a ser bastante peligroso, incluso para la gente de posición como yo.-A nadie le gustaría admitir eso, y menos si es parte del gran negocio del burdel, pero Zaebos lo ha dicho abiertamente y no va a retractarse en lo referente a sus palabras. Tampoco dio marcha atrás en el tema de los mercenarios, por ello esta Tina allí en ese lugar de la alta sociedad, porque los mejores burdeles son para los más ricos, como suele ser una costumbre con muchos de los mejores lugares del mundo. Mientras conversan entre risas que van y vienen y miradas ajenas ella asegura que es muy buena en su trabajo, puede que si lo sea, aunque su egocentrismo le puede jugar en contra mas rápido de lo que ella y Zaebos imaginan.

Con las piezas del baile que se suceden una tras otra siguieron conversando, y un valiente, o mejor dicho un inconsciente se acerco a la pareja mas observada del momento y pidió bailar con Tina. Normalmente Zaebos no hubiera aceptado dejar ir a su dama de compañía, pero al acercarse otro hombre e informarle que el dueño, que en realidad es dueña quiere hablar con ella en privado hizo que las cosas cambiasen rotundamente,

-Normalmente tomaria este pedido como una ofensa joven Lord, pero demostrando mi pleno respeto y colaboración con este gran recinto lo permitiré, siempre que la dama aquí a mi lado acepte el compartir dicha pieza con usted, mi joven Lord.-Esta claro que va a verse a solas con la dueña del lugar, pero no cederá a Tina gratis, siempre que pueda sacar una ganancia de ella aunque sea solo de palabra y en gesto lo hará notar. No atino a hacer ningún movimiento que la separara de la hermosa joven, está a la espera de escuchar la respuesta de su hermosa mercenaria.
El mozo le insiste a Zaebos de que le acompañe, sin duda debe de ser algo muy importante como para que ese hombre se atreva a insistirle, la dueña del lugar debe de querer tratar un tema de mucha delicadeza como para querer verlo ya mismo y a solas.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Lun Ago 15, 2016 2:12 am

Tina sonrió un poco pero satisfecha de que el hombre estuviera haciéndole caso a sus consejos, eso para ella mostraba que era una persona muy inteligente ya que en su experiencia, aquellos que creían saber todo o fingían hacerlo y despreciaban el conocimiento o experiencia de los demás eran los más imbéciles de todos, ya que continuamente se equivocaban y al hacerlo acababan arruinando sus propios planes e incluso vidas, eso pasaba más que nada en gente de familia rica, donde nadie les decía que estaba mal lo que hacían y por esa razón creían estar siempre en lo correcto, así que hizo que lo respetara un poco más, aunque se preocupó un poco de que el mismo admitiera estar en riesgo al estar en ese lugar, pero bueno al menos su estatus los protegía y si no, también ella ya que era su trabajo hacerlo y era muy consciente de sus capacidades.
 
Después de eso llego el chico que la invito a bailar, Tina se quedó estática pero lista para rechazarlo, en realidad lo hubiera hecho de inmediato de no haber pasado nada pero como de inmediato un sirviente se acercó a su jefe para pedirle una audiencia por lo que ella espero a recibir órdenes, era obvio para ella y estaba segura que también para su jefe, que el sirviente había estado esperando hasta ver una oportunidad de alejarla de su jefe algo que no le gustaba para nada a Tina, pero finalmente el hombre opto por separarse y ella asintió un poco levantándose sonriéndole al chico
 
-Encantada caballero
 
Dejo que el chico la guiara alejándose del hombre pero dirigiéndole a su jefe una mirada que claramente decía: “Me hago a un lado por su voluntad señor” quería que comprendiera eso, que lo hacía porque él estaba dándole permiso, el chico la llevo a la sala de baile y empezaron a bailar aunque de inmediato Tina tomo el control de este y empezó a bailar de tal manera que siempre tenía a su jefe a la vista a menos hasta que el decidiera seguir al sirviente.

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Dom Sep 04, 2016 4:03 pm

Algo estaba pasando en la reunión, algo probablemente inesperado, y si bien Zaebos es un miembro de la mayor Élite de la ciudad no es tan tonto como para no saber de qué lo han separado de su mercenaria y compañero a propósito. Estuvo bien disimulado, pero enviar a un Lord a bailar con una plebeya es algo que no se le escaparía nunca a Zaebos. Como buen “jugador” el noble acepta su parte en ese juego, por lo que Tina queda de momento bailando con ese joven noble mientras el señor de la casa Cordoba va a entrevistarse personalmente con la Madame del lugar, la que todos llaman Lady Crane.
Zaebos fue guiado a otra habitación., la oficina privada de la señora donde discutirían sus temas relevantes de manera privada, solo ella y el.

Tiempo más tarde el noble de la casa Cordoba regreso al salón principal de la zona más exclusiva del burdel, con mucha tranquilidad se incorporó a la reunión y comenzó a observar el salón y a sus gentes, buscando de ese modo a Tina, y aprovechando además de buscar algo interesante, podrían haber pasado varias cosas en ese lapso de tiempo que estuvo reunido con Lady Crane. Al ser el sector más exclusivo no hay muchas personas allí, solo los más adinerados y más influenciables miembros de la ciudad, por lo que no tuvo muchos problemas para dar con Tina y el joven Lord que la acompaña. Teniendo a la hermosa mercenaria a la vista no hizo mucho más, solo se quedó parado en cierto sitio disfrutando de la reunión como uno más del montón. Converso con más de un interesado, muy pocos pueden acceder a Lady Crane, generalmente se piden audiencias con esa mujer, casi nunca manda a llamar a alguien para que se presente ante ella, razón por la cual más de un curioso y algún que otro envidioso desea saber para que envió a llamar a ese noble en particular.

Ha pasado la medianoche pero a nadie parece importarle allí, y en ciertos sitios de la gran habitación la droga ha empezado a correr tanto como el alcohol.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Miér Oct 05, 2016 9:48 am

Tina bailaba en silencio con el hombre pero bastante nerviosa, en ese lugar no era muy… bienvenida que digamos y encima se había alejado de su cliente a quien debía proteger, a ella no se le había pasado por alto que era demasiada coincidencia que les hablaran al mismo tiempo lo que significaba que querían hablar solamente con su jefe y por lo que ella pensaba, a Zaebos tan poco ya, al menos era mucho más listo que sus clientes promedio, aun así tenía que hacer como que no ocurría nada y seguir bailando con ese chico que en realidad apenas se movía, solamente la miraba como tonto y no parecía saber ni que decir ni que hacer, probablemente siendo la primera vez que bailaba con alguien que no fuera una puta tonta o peor aún, con una hija de familia bien más tonta aun y mucho más consentida
 
Finalmente su cliente regreso a la sala lo cual alivio un poco a la joven ya que estaba como si nada, bailo hasta que la pieza termino y después despacho tranquilamente a su pareja, la cual parecía querer objetar algo y se acecho a este con una sonrisa para seguir haciendo su trabajo, ahora algo había cambiado en la sala, algunos invitados parecían un poco… diferentes y Tina no entendía por qué pero se imaginaba que algo más se habrían metido además de alcohol eso no le importaba ya que su cliente no parecía el tipo de persona que usara eso y ella jamás lo había hecho ni tenía interés en ello.
 
-Ha vuelto Zaebos-sama, todo bien? Espero no haberle causado ningún disgusto por mi presencia aquí la cual no es muy bienvenida que digamos
 
Pregunto tranquilamente inclinándose un poco en señal de disculpas, poniéndose frente a este tanto para saludarlo como para esperar nuevas indicaciones del hombre, en serio esperaba que ya quisiera irse.

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Dom Oct 09, 2016 4:31 pm

Al regresar el príncipe Zaebos a la sala volvió la atención hacia ese sitio. Tina por su lado pudo respirar más tranquila al ver a su contratista sano y salvo, la farsa de del baile con ese idiota de turno fue llegando a su fin para felicidad de la hermosa mercenaria. Sin tardanzas pero tampoco apresurando su paso el noble de ropas blancas llego nuevamente hasta Tina, esa reunión fue observada por varios ojos, pero claramente muchos ya no estaban en su sano juicio, las drogas, el alcohol y otras cosas más los hacen estar volando en su propio mundo de fantasía y éxtasis. Recibe las palabras y las disculpas de esa joven mujer con tranquilidad y una sonrisa llena de confianza, siempre con aires de grandeza.

-No te preocupes por nada Tina, si me molestara en algo tu compañía no te hubiera contratado desde un principio…Además, hay más de uno aquí que ya está en su propio mundo de fantasía, ya no les interesamos como antes.-Lo dice en un tono muy tranquilo, incluso a gusto podría decirse, es muy normal ver eso en la zona más vip del burdel, allí se venden toda clase de placeres, no solo el placer carnal del sexo. Muy confiado teniendo a Tina a su lado y más tranquila la tomo de la cintura y la pego a él, como de costumbre parece querer tener todo lo que desea, aunque sea algo que solo desee por cinco minutos.

-Ahora, es un buen momento para que disfrutemos de una buena pieza en la mejor compañía…Seguramente ese sujeto que vino a distraerte no dio la talla contigo.-La forma en que la toma ese hombre y el tono de voz, sumado al ambiente de música agradable y su mirada encantadora pueden doblegar fácilmente a una mujer, incluso a muchos hombres. Tina podrá ser  dura por fuera, pero por dentro ella sabe que es muy blanda, su mente es frágil a ese tipo de acercamientos como el que acaba de hacer su jefe. Lentamente, Zaebos la va guiando de un lado a otro de la pista, con caricias varias disimuladas en ciertos pasos de baile.

-Eres una mujer con muchos dones Tina, deberías practicar un poco más y de seguro podrías llegar a la altura de una Lady.-El fuerte de esa mujer son las armas, pero nada le impide obtener muchas más habilidades que no tengan que ver con el combate. En cierto momento que la mujer bajo un instante, tan solo un instante la guardia ese hombre acerca su rostro de manera astuta y sensual, comenzando a cantar al oído de la hermosa joven que lo acompaña susurran la letra de la canción que suena de manera elegante y sensual.

-Well, baby
Make everything alright
And I have you too baby
Or will it be tomorrow night...
-


Es imposible saber si solo la saco a bailar para pasar un buen rato juntos o si en verdad su jefe está seduciéndola con fines serios, sea como sea está claro que es un maestro en lo que hace, y si su compañera no le pone un freno sabe Tina que no se podrá controlar y caerá inexorablemente bajo la voluntad de Zaebos para hacer todo lo que este quiera y desee con ella.

Los pocos cuerdos del lugar observan a la bella pareja bailar y comienzan los cuchicheos y otros rumores más sobre ellos, algo que por supuesto es del agrado de Zaebos que le gusta estar siempre en los pensamientos de los demás.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Mar Oct 11, 2016 2:30 am

Tina asintió con la cabeza pero sin estar muy convencida ya que su jefe no sabía que ella tenía sus roces con ese burdel antes de contratarla, por lo que en realidad ella si tenía miedo de perjudicarlo, eso dañaría muchísimo su reputación como mercenaria, aun así la forma de hablar segura de ese hombre le quito toda sospecha, quizás mintiera, era posible, pero aun así era tan convincente que si de repente le decía que era el rey del universo le creería, por lo que asintió con una pequeña sonrisa y después rio un poco, ya que lo que dijo se podía mal interpretar con algo con… mucho doble sentido, ella se sentía relajada por el alivio y un poco confiada con ese hombre, por lo que sin querer revelo ese detalle un poco vulgar de ella, se puso un poco colorada solamente por su pensamiento y asintió un poco

-Señor, yo no soy nada buena para bailar y apenas tengo educación… yo soy la que no daba la talla con alguien que sabe bailar señor…

Empezaron a bailar, Tina se puso roja ante la petición de bailar, ya que no solo era un hombre muy atractivo el que se lo pedía, si no que ella no estaba acostumbrada a esa educación y finura, a ser tratada como dama, lo mas que había tenido en su vida libre había sido alguien que rentara un cuarto para tirársela y lo pagara al irse, nada más, trago saliva mientras intentaba seguir el paso de su baile, en el campo de batalla era un monstruo, pero en cuestiones sociales era una virgencita inocente, por lo que no pudo evitar estremecerse cuando el empezó a tocarla, a cantarle, lanzo un suspiro

-Zaebos-sama…

Susurro con la respiración agitada pero intentando apartarse un poco

-No está bien que me tome esas libertades con usted, Zaebos-sama… yo…

Intentaba ocultar el nerviosismo que tenía… fallando miserablemente

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Jue Oct 13, 2016 2:47 am

La hermosa mercenaria asiente en silencio pero con un leve gesto de su cabeza a lo que su jefe le dice, está claro que no me importan los problemas que ella tenga, ni cuantos, ni donde ni el porqué, pero luego de las cosas que escucho si puede resultarle algo útil, aunque en un sentido muy diferente al que ella imagina. La forma de actuar de ese hombre, la fineza de todo su ser, lo gallardo y carismático lograron sacarle algunas sonrisas sinceras a Tina, la hizo reír de a poco cada vez mas y Zaebos no duda en avanzar ni un segundo, cuando se trata de ganarse el corazón de una criatura es como un juego de ajedrez, en especial si esa criatura es una mujer, es como un reto personal, uno de sus pasamientos favoritos. Ella misma da detalles sobre ella, sobre su pobre educación, que no sabe bailar y demás, el la deja hablar cuanto guste, después de todo cuando ella mas hable más podrá buscar el modo de hacerla caer rendida a sus pies.

-Ya veo, si te avergüenza tu educación con gusto puedo brindarte un par de clases de educación básica que toda bella dama como tu debería tener, entre esas clases por supuesto incluiremos las lecciones de baile correspondientes ¿Qué opina bella dama?-Le da solución rápido a todo ese hombre, de modo contundente y siendo el mismo quien obra para solucionarlo todo. Así finalmente logro que aceptara bailar con él, la timidez de la mujer la sorprende, pareciese que es una maestra del combate, pero en el tema del sexo opuesto y de la seducción es completamente una niña que no sabe nada. La hizo suspirar al bailar y al acariciarla sutilmente, con amor y mucho tacto, muy seductor, la esta derritiendo de a poco. Las mujeres podrán decir que son frías como el hielo, pero en las manos adecuadas se derriten fácilmente, ese es uno de los credos de Zaebos de Córdoba.

-¿Si? ¿Tina?-Ella susurro su nombre y el no va a dejar la oportunidad de presionarla para conversar. La presiona sobre el al sentir que ella pareció querer apartarse, una vez ella está en telaraña no va a dejar que se le escape por ningún motivo.-Mi querida y valiente Tina, no sientas vergüenzas, si crees que no debes tomarte tantas libertados con tu jefe, deja que sea tu jefe quien se tome esas libertades, de ese modo nadie jamás podrá culparte de nada…-Le besa dulcemente en la mejilla mientras bailan lentamente.-Puedo escucharlos…Les estoy dando envidia…Y algunas mujeres creo que quieren arrancarte algo…Que suena algo violento, ya sabes…Las mujeres son mas celosas que los hombres mi estimada Tina.-La voz de Zaebos es claramente masculina, pero bien seductora, tiene un grado de impacto importante, una astucia y gracia explicita que sirve a la perfección para hablarle a una mujer al oído. La busca con la mirada ese astuto hombre, cruzar su mirada con ella le dejara saber que siente y cuanto más debe ceder o presionar para mantenerla a su lado y a atraerla mas y mas.
Cuando la pieza de baile termino el noble de blanco la mantuvo abrazada y a su lado, no disimulo nada sus intenciones haciendo de ese modo algo mucho más comprometedor.

-Bien hecho Tina, lo hiciste muy bien…Debes concederme más piezas cuando estemos en mi hogar…En privado…-Le susurro al oído e intento darle un leve mordisco allí, es un excelente momento para hacerle sentir nervios y algo de vergüenza ante ese accionar tan directamente provocativo.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Jue Oct 13, 2016 9:44 am

Tina seguía bailando con el hombre, sintiendo como su corazón saltaba como loco en su pecho a cada movimiento y palabra de aquel hombre, sorprendida de lo que le decía, no era la primera vez que un cliente parecía querer seducirla, al contrario, le pasaba todo el tiempo, pero si era la primera vez que uno quería intentar enamorarla, por lo que ella no sabia como reaccionar, si hubiera sido como los otros una buena cachetada bastaba para hacer que se contuvieran, además de poder detenerlos con alguna palabra o actitud mordaz y una amenaza, pero así ella no sabia como reaccionar
 
-Si… si Zaebos-sama quiere que aprenda lo hare… para servirlo mejor…
 
Fue todo lo que Tina logro balbucear ante la propuesta del hombre, en otras circunstancias, con la platica de las libertades Tina hubiera sabido parar a cualquiera, ella no permitía libertades así de sus clientes pero ese hombre es diferente y extraño, suficiente para que ella no sepa que hacer… finalmente le dio un beso haciendo que Tina se quedara estática y totalmente colorada mientras terminaba el baile, sintiendo que este la miraba a los ojos, Tina no pudo evitar desviar la mirada al sentir la suya y bajarla de forma ¿Sumisa? Hasta que la música termino, pero el no se detenía
 
-Zaebos-sama la mu… ammmmm
 
Un gemido de placer y lujuria escapo de sus labios cuando el mordió su oreja, pero ella no sabia que hacer o como escapar, mientras sentía al hombre totalmente pegado a su cuerpo, ella suspiro un poco ladeando la cabeza como queriendo alejarse un poquitín de el y de sus besos
 
-Zaebos-sama… la… el baile… termino… señor…

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Jue Oct 20, 2016 3:16 am

El noble vestido de blanco tiene a su joven acompañante justo donde quería, incluso a la vista de todos no le importa nada, así es el, siempre en la boca de todos por diferentes motivos y cuestiones la casa Córdoba no pasa de moda, no es olvidada. Zaebos no quiere algo de una noche con ella, parece que la mujer lo comprende, el está yendo en serio a por ella y eso no es ningún juego. Probablemente nunca antes alguien haya intentado enamorarla, dominarla, doblegarla a sus encantos de modo permanente, y para bien, porque pareciera que ese hombre tiene las llaves del cielo a cada palabra que dice, cada acción de ese hombre pone al cuerpo y a la mente de la mujer en la gloria. La convence fácilmente en lo que respecta al aprendizaje de varias cuestiones, según ella todo sea para servirle mejor.

-Que amable de tu parte Tina, agradezco en verdad de que fueras a hacer todo ese esfuerzo solo por mí, prometo recompensar todo y cada uno de tus esfuerzos…-Le sonríe demostrando su felicidad y gratitud de modo amable, la mirada en sus ojos muestran esos sentimientos, pero sus manos demuestran otra cosa, demuestran mucho deseo sexual. Con el beso que le dio ella quedo estática, roja y prácticamente indefensa son poder detener el avance de ese hombre sobre ella, y cuando lo quiso hacer ya fue demasiado tarde, el noble ya le había mordido el lóbulo de la oreja lo cual la hizo gemir de placer. Fue claramente audible para él, un gemido de una mujer en celo necesitada de mucho amor…De mucho sexo, esa noche Zaebos está muy dispuesto a darle lo que ella necesita, pero se toma su tiempo, como toda obra de arte, para que sea perfecta se requiere de los debidos tiempos e instrumentos. Piensa otorgar a Tina lo que busca, ese preciado aire, ese preciado mínimo y distante momento entre él y ella, aunque no será por mucho le dejara saborear la paz, aunque sea solo para aprisionarla más entrada la noche.

-Oh ¿Ya ha terminado? Qué pena…Yo quisiera estar así contigo más tiempo…-Lentamente, muuuuy lentamente le va soltando.-Pero bueno, ya podremos disfrutar de mas bailes en privado, en mi hermosa y cómoda morada podemos danzar cuanto queramos mi joven y bella Tina.-Ese hombre tiene toda la razón, aunque queda en ella el cómo se tomara el tener que vivir de el de ahora en más.-Bailar en privado contigo será un gran placer Tina, no habrá allí ninguna interrupción ni nada que nos limite, seremos completamente libre de hacerlo como nos plazca.-La toma cálidamente de la mano con una suavidad muy singular, como lo haría un príncipe con su princesa, y la guía hacia los costados lejos de la zona que se utiliza para bailar.
Algunos curiosos se acercaron rápidamente a ellos para entablar conversación, pero el príncipe de Córdoba los despacho rápido y cortésmente.

-Volvamos a casa Tina, ya ha terminado lo más interesante de este sitio por el día de hoy, volvemos a mi residencia, allí tendremos nuestra propia e intima diversión.-Lo ultimo lo susurro mirándola de reojo de modo muy cercano y sensual, aunque pareciera que mira hacia el frente por el rabillo del ojo derecho claramente la observo a ella muy sonriente. Pareciese que regresaran por donde vinieron, si es así tendrán que caminar una vez fuera de ese recinto varios metros hasta llegar al carruaje que está al mando del mayordomo y mayor hombre de confianza del príncipe de Córdoba. Los sonidos del burdel van quedando de a poco atrás, aunque aun se escucha el sonido de la juerga de la zona más barata y baja de ese lugar, donde las zorras, marineros y otros parias se la pasan a lo grande en su casi miseria.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Vie Oct 21, 2016 5:55 pm

Tina estaba avergonzadísima por lo que estaba sucediendo, se suponía que era una mercenaria, una guardaespaldas, pero ahí estaba cayendo en cada provocación y palabra de aquel hombre como si fuera una quinceañera enamorada, pero no podía evitarlo, sentía como temblaba un poco y le permitía sin duda tocar cosas que no permitiría tocar a otros clientes, no sabía qué hacer, sintiendo casi derretirse al ver su sonrisa y sus ojos, pero el baile termino y Tina se sintió aliviada de necesitar irse
 
-Ha…si… este… de acuerdo como desee Zaebos-sama
 
Intentaba sonar fría y profesional, como había sido antes pero no lo lograba por alguna razón, mientras salían varias personas se acercaron, quizás las drogas o el alcohol los hicieron olvidar con quien iba ya que había gente que había evitado como la peste acercarse a ella mientras Zaebos estaba cerca o la mirada, pero Tina no pensó demasiado en eso al escuchar el susurro del hombre haciendo que quedara totalmente roja, finalmente salieron,  pronto incluso los sonidos de la parte baja del burdel se escucharon lejanos hasta desaparecer.
 
-Parece que ahora ya no hay nadie Zaebos-sama… si había gente alrededor cuando llegamos ya atraparon a su presa
 
Comento Tina deseando realmente cambiar la conversación y volver a ser guardaespaldas cliente como cuando llegaron, finalmente vieron el carruaje acercándose y el mayordomo rápidamente abrió la puerta para dejar entrar a Tina y a su amo, Tina miraba el burdel, pensativa, esa calma no le parecía normal pero igual se dirigió hacia el carruaje
 
-Volverá ya a casa o desea ir a algún otro lado Zaebos-sama?

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Mar Nov 08, 2016 11:16 pm

Incluso una mujer fría como el hielo se derrite en las manos indicadas, es un viejo dicho entre los galanes de la vieja escuela, uno de los favoritos de Zaebos que tantas cosas lo ayudo a conseguir en su vida. Tina de ha vuelto para el noble de alta alcurnia una quinceañera enamorada, es como una adolescente perdida en sus encantos, contradiciéndose a sí misma como si fuera su primera vez, tratando de esconder lo obvio e inevitable. Puede que haya sido un alivio para la joven mujer el irse de ese sitio que tanto ayuda a su cliente a estar cerca de ella de modo provocador, casi intimo, por lo que estuvo sumamente de acuerdo con él cuando este menciono que ya debían irse de allí, lo importante estaba hecho y no está de ánimos esa noche como para perder el tiempo inútilmente.

Ya en los pasillos del burdel donde las voces lejanas de diversión y lujuria les llegan como algo de segundo plano Tina hizo mención de algo interesante, Zaebos no había prestado atención a ese hecho hasta que ella dio mención sobre ello. La miro sonriente y luego asintió.

-No lo había notado mi estimada guardiana, pero ha de ser verdad, a esta altura de la noche es más que seguro que algún que otro buitre ha conseguido un botín con el cual sentirse satisfecho.-Esa fue la respuesta del apuesto noble a su lado que vio al igual que ella como el mayordomo con la exactitud de un reloj al marca la hora acerco el carruaje hacia ellos, prácticamente hasta la salida del burdel para que nadie les interrumpa el paso de ninguna manera, el único modo de impedir el paso de la joven apuesta pareja es desde dentro del burdel o pasando por el carruaje primero. Una vez dentro del carruaje este empezó a andar sin más, Tina empezó la conversación allí dentro curiosa de saber que desea hacer Zaebos a continuación, el por su lado luce de lo mas tranquilo, solo mirándola a ella y pensando en cuantos planes tiene para con su persona, sus conocimientos y su belleza.

-Visto y considerando lo avanzada que esta la noche prefiero volver a mi residencia, tengo mucho en que pensar, además, tengo más interés en ti que en la ciudad de momento, y considerando que estas a mi lado lo mejor es esta en la intimidad y comodidad de mi hogar ¿Qué dices tú Tina? ¿Tienes deseos de visitar algún lugar en particular? Puedes trabajar y disfrutar de tu trabajo al mismo tiempo, el sueño de muchos, pero al alcance de tu mano en este caso en particular.-En su inteligencia Zaebos sabe cómo manejar a toda clase de criaturas, no solo deja saber su interés por su acompañante sino que además le deja elegir en varios aspectos que hacer, incluso mencionando y haciendo uso del trabajo profesional de la mercenaria piensa sacar ventaja de ello sin importar el cómo ni el cuándo. Mientras charlan el carruaje sigue en marcha, no se le dio ninguna orden en ningún momento, como si ya fuera una costumbre o una rutina el mayordomo del noble conduce el carruaje como si fuera propio.
No se sabe exactamente qué hora de la noche corre, pero de seguro deben de ser bastante más de la medianoche, nada aconsejable para salir a esas horas en un sitio como el Cielo de la Libertad donde la traición y las emboscadas están siempre al acecho.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Jue Nov 17, 2016 3:27 am

Tina realmente estaba un poco preocupada ya que era muy tarde, mucho como para que fuera seguro estar en la calle en su opinión y esperaba sinceramente que el hombre le dijera que irían a casa a descansar pero ella no podía sugerir ni decir nada solamente acatar las órdenes que él le dijera aunque había probado ser un cliente muy diferente a todos los que ella había tenido, no podía evitar mirarlo de reojo mientras miraba el camino conforme el carruaje avanzaba, ella estaba sentada frente a Zaebos y no quitaba la vista de la calle lista para cualquier ataque pero sentía como el la miraba fijamente, cuando por fin dijo que volverían a casa, lo que alivio a la joven, quizás con una ducha bien fría y una noche de sueño se le aclararían las ideas
O eso pensó ya que él deseaba ahora su opinión de a dónde ir, lo cual la sorprendió de nuevo, era tan… considerado y amable, más delo que ella había conocido antes, aun así solamente le contesto con una sonrisa amable a su oferta, inclinándose un poco
 
-No es necesario Zaebos-sama, creo que es mejor volver al castillo y terminar con mis obligaciones del día de hoy
 
Sin duda tenía la palabra mentirosa escrita en la cara, claro que quería irse, era una sirena y estaba deseando poder ir a un lago o un mar a donde nadar y aclarar sus ideas, pero en ese caso quedaba totalmente descartado, rápidamente intento cambiar la conversación
 
-Espero que Zaebos-sama haya disfrutado la velada
 
Su preocupación fue sincera, ya que él no parecía muy divertido los últimos minutos que estuvieron en ese desagradable lugar

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Dom Nov 27, 2016 12:07 pm

La velada en el burdel termino y ahora regresan a la mansión propiedad de aquel noble famoso y adinerado, aunque ha dejado claro Zaebos que no necesariamente la noche debe terminarse justamente allí. Completada sus labores sociales el tiempo que resta es suyo propio para gastarlo en lo que le venga en gana, y aprovechando la presencia de la joven Tina nada mejor que gastarlo en una persona nueva a quien no conoce mucho, pero que ciertamente le interesa el conocer más en profundidad. Por esas razones, su mirada se centra especialmente en Tina a la cual parece incomodar a veces, pero sin duda despierta la curiosidad de la joven ay que ella intenta observarlo de modo disimulado lo cual hace sonreír por dentro al noble vestido de blanco. Devuelve amablemente la sonrisa de la joven mujer la cual parece solo querer regresar a la mansión.

-Bueno, si eso es lo que quieres, a la mansión entonces.-No agrego mucho más a aquello, ya que una parte de sus pensamientos se encuentra concentrada en el tema que hablo y arreglo con la dueña del burdel, algo completamente inesperado para él y que no estaba en sus planes en lo absoluto. Los ojos de Zaebos se encuentran fijos en dirección a su acompañante, pero poco la ven, en su concentración sus pensamientos se perdieron y al parecer por bastante rato ya que hasta la propia Tina parece haberlo notado. Con naturalidad sus ojos volvieron a centrarse en la hermosa sirena, y respondió a la mujer para que sus palabras no se pierdan en el silencio.

-A decir verdad Tina, disfrute la reunión solo por tu grata compañía, esta noche…La sentí con un leve sabor desagradable, como si hubiera tomado un vino de baja calidad.-Así como ella hablo con sinceridad el propio Zaebos muestra algo de sinceridad ahora, ya que lo que debe hacer se interpone en gran parte con los planes que él ha forjado a corto plazo. El noble se considera a sí mismo como un ser brillante y sobresaliente, por lo que está más que decidido a conseguir todo lo que se propone, tanto lo de corto plazo como lo de largo plazo, y aunque Tina no lo sepa ella se ha convertido de algún modo en su negocio y su preocupación más cercana y próxima.

Minutos más tarde el carruaje en el que viaja el señor de Córdoba bajo drásticamente la velocidad, casi se quedó estático y sin avanzar. El sonido de rejas se hizo escuchar desde afuera haciendo fácil para el noble el saber que ya están abriendo las rejas para permitirle el ingreso a su fantástico hogar. Tras unos momentos el carruaje volvió a moverse pero más despacio que antes, y minutos después se detuvo por completo. La puerta se abrió desde el lado de afuera Y Zaebos bajo del mismo con gran fineza, demarcando así esa gran presencia que siempre demuestra. Al bajar extiende su mano hacia Tina, para así ayudarla bajar, todo aquel que se digne de ser un caballero tiene que actuar de ese modo, de otra forma será defenestrado por aquellos que posean una gran educación y posición social.

-Puedes descansar Drake, por el día de hoy no haré más uso de tus servicios.-Zaebos le otorga a su fiel vasallo permiso para descansar, a lo cual el mayordomo que además es cochero, y probablemente otras cosas más se despide de ellos con una reverencia profunda, agradeciendo a su amo el que lo libere de sus servicios por lo que resta de ese día.

-Ahora Tina, solo somos tu y yo.-El comentario del noble va cargado se interés, y su mirada se centra nuevamente en ella. Alrededor de ellos se ven columnas de mármol y jardines. Frente a ellas las escalinatas para subir por ellas, conducen a la entrada principal de la mansión de Córdoba, por lo que ellos podrían tanto entrar a la mansión como ir a pasear por los jardines de dicho lugar. Se escucha el ruido de agua, pero no se la ve, es probable que haya un rio subterráneo cerca o algo que conlleve agua en si, como una fuente por ejemplo, algo que se ve a menudo en grandes jardines de adinerados señores.

-Lo has hecho bien Tina, tu primer de trabajo, para mí ha sido un éxito.-Felicita el príncipe de Córdoba a la mercenaria y la trae hacia el lenta y sutilmente, esperando se inicie una buena conversación allí, los dos a solas bajo un manto nocturna espectacular rodeados de naturaleza y lujos por doquier.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Lun Dic 12, 2016 4:19 am

-Normalmente es tan agradable la reunión como ahora señor?

Le pregunto con una pequeña nota de sarcasmo en la voz pero contenta de que al hombre le habría parecido tan horrible la velada como a ella, quizás por eso las veladas de ese estilo serian poco frecuentes algo que Tina deseaba de verdad, ya que no le gustaban esas fiestas y el tipo de gente que asistía aunque ni loca diría eso en voz alta a su jefe, iría a donde él quisiera y haría lo que el ordenara y punto.

Finalmente llegaron al carruaje y el mayordomo les abrió la puerta, Tina le sonrió un poco aunque levemente sonrojada por la galantería de su jefe al tenderle la mano para bajar algo a lo que ella no estaba acostumbrada, después despidió al hombre, Tina esperaba también permiso para irse y quizás podría ir a nadar un rato a un lago cercano  o algo así pero no lo sugeriría y sus esperanzas de que eso pasara desaparecieron cuando le dijo que ahora serian él y ella, lo que indicaba que quería que lo acompañara un poco mas, Tina asintió con la cabeza mientras camina hacia los jardines y se quedó quieta sonriendo un poco mirando a todo el lugar

-Hay agua subterránea aquí, un torrente grande que sale de la mansión

Le informo tranquilamente Tina al hombre como si no lo supiera ya, pero solamente le informaba algo, mientras veía por encima los jardines pero ella no era de apreciar ese tipo de belleza, aunque le gustaba tener el agua tan cerca, finalmente llegaron a una parte que el considero agradable ya que se detuvo y después la atrajo hacia él, Tina enrojeció un poco por la cercanía de ambos y volteo a verlo, era un poco alta pero aun así tenía que mirar hacia arriba para verlo a los ojos notando lo cerca que estaban.

-Ha… gracias señor sabe que usted puede  contar conmigo cuando desee

Le dijo con una sonrisa bastante sonrojada por la cercanía del hombre intento alejarse un poco pero sin lograrlo al sentir la mano del hombre en su espalda y volteo a verlo pareciendo, de nuevo, una niña enamorada

-Ha… lo lo siento… creo que aún no estoy acostumbrada a…. a caminar con tacones y eso si

Le comento para intentar cubrir su intento de alejarse por miedo a que eso lo ofendiera dio un paso al frente y en eso el taco de su zapato de verdad se rompió haciéndola trastabillar un poco, apoyándose por completo en el pecho del hombre, Tina se quedó un segundo así, totalmente roja sintiendo el calor de su pecho y su cuerpo totalmente pegado al de este.

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Vie Dic 23, 2016 1:46 am

En un principio no dijo mucho Zaebos en lo referente a lo que la mujer pregunto, pero luego de un rato observándola al rostro hablo para ella.

-Suelen ser buenas reuniones mi bella Tina, pero a veces hay asuntos complicados que tratar. Las personas de mi posición no pueden hacer esperar sus respuestas mucho tiempo, ni mucho menos el negarse a actuar en ciertas circunstancias…Muchas de mis acciones no las toma a la ligera ni con una sonrisa en el rostro, aunque luego estas puedan traerme de alguna manera beneficios.-La mayoría de personas con poder rara vez se ponen a pensar realmente sobre a quienes afectan sus decisiones, y si bien Zaebos no es alguien de corazón cálido y bondadoso prefiere siempre tener el cariño de la plebe de su lado. Luego quedaron solos y el tema a conversar cambio, ahora sigue en torno al caudal de agua que existe en la residencia Córdoba el cual es bien conocido por el amo del lugar.

-Lo sé mi estimada Tina, hemos buscado agua muy al fondo de este lugar, es muy necesario para mantener los jardines y las fuentes relucientes ¿Te gustan las plantas Tina? ¿O es el agua acaso lo que más llena tu corazón?-No tenía idea el noble que Tina fuera alguien tan despierta, o con un sentido de la tierra tan fuerte, pero ella noto algo que es muy difícil de notar si no se estudia el lugar con mucho detenimiento. Mientras conversan Zaebos aprovecho para atraer a la mujer más cerca suyo, sutilmente, tanto así que para cuando ella se dio cuenta ya estaba prácticamente abrazada a él. La mira a los ojos notando su gran belleza, y su altura, claramente el ejercicio le ha provisto de un cuerpo alto y algo más grande para la media de las mujeres, eso la hace muy sensual, pues los hombres no están acostumbrados a tener esa clase de mujeres, mas en la alta sociedad donde todas son damiselas delgadas y bien estructuradas.

-Estoy muy gustoso de tenerla trabajando para mí, me siento muy seguro cuando está a mi lado joven guerrera.-Se acerco un poco más, el rostro del hombre se acerca lentamente al de la mujer en sus brazos, y apenas si ella termino de mencionar lo de sus problemas con los tacones que ya trastabillo tropezando y quedando en brazos del hombre junto a ella. No dudo el rubio en aprovechar la situación a su favor, la abrazo con gran intensidad, sus brazos la rodearon cuanto pudo de modo algo posesivo.

-Cuidado, no va a ser te lastimes en mi presencia ¿Te encuentras bien Tina?-Pregunta ese hombre teniendo una postura tiesa y firme, de no haber sido asi no hubiese podido sujetar firmemente a Tina, pues ella en su descuido podría haberlo desplazado si lo tomaba desprevenido. Se arriesga Zaebos a acariciarle los cabellos que caen tras la espalda de la mujer, supone que a ella le será muy agradable su toque, al menos la mujer hasta el momento se ha mostrado muy presta a recibir sus “cálidas atenciones”. Aprovecha de oler los cabellos de la hermosa mercenaria, de ese modo tiene más para decirle.

-Huelen bien tus cabellos Tina, ni siquiera el sucio ambiente del burdel han opacado su natural esencia.-Ahí va otro halago del noble para su sirvienta y protectora, tal vez le cueste menos de lo esperado el conquistar el corazón de esa mujer y así tener vía libre a los placeres y a las hermosas sensaciones que una mujer como Tina puede dar.


_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Sáb Ene 21, 2017 10:29 pm

Tina seguía paseando con el hombre no sorprendiéndose de que el supiera de la corriente subterránea, seguramente esa era la razón por que había un jardín en esa zona del castillo, escuchando las preguntas del hombre ella asintió levemente con la cabeza cuando le pregunto qué era lo que le gustaba de ese lugar, no creía tener ningún problema en decirle sobre lo mucho que estaba ligada al agua después de todo su contrato era por algunos meses  y en ese tiempo el acabaría dándose cuenta de ese detalle sobre todo si alguna vez debía pelear para protegerlo

-Me agrada el agua señor, soy una creatura del mar

Le respondió alegremente, cuando de repente se supo abrazada por ese hombre, trago saliva bastante roja, en el sexo, no le molestaba para nada era muy experimentada en eso, en ser cortejada o tratada con cariño por lo general eran cosas para quitarse el estrés y gozar un poco, solamente eso, nada de ser tratada como una chica, ella no sabía cómo hacer cuando él se acercaba, casi pegando su rostro al suyo y el tropiezo solo hizo empeorar las cosas, ya que ahora estaba totalmente pegada al hombre, que la sujetaba suave pero firmemente, sintiendo como acariciaba su espalda, no pudo evitar ponerse roja

-Ha… no gracias… solo no estoy acostumbrada a… estas cosas….

Decía bastante nerviosa, en otro momento simplemente hubiera dicho que una caída no la lastimaría lo mas mínimo, cosas como esas le pasaban seguido en batalla, seguía sintiendo como era acariciada y como el hombre la olía haciendo que se pusiera como tomate

-Ha… se se lo agradezco… amm pero… haa… gracias

Se apartó un poco quitándose el zapato de un rápido ademan quedando descalza y así no tropezar por esos malditos tacones, mientras miraba el jardín

-Se lo agradezco Zaebos-sama… y este lugar es agradable me gusta tener el agua cerca.

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Zaebos de cordoba el Jue Feb 09, 2017 4:08 pm

Los pensamientos de Tina en su mayoría son muy acertados, claramente Zaebos eligió una razón por una razón, aunque no fue él quien descubrió el rio subterráneo, al saber de su existencia pidió a lo mas expertos el construir la fuente y otros canales de la forma en que mejor se aprovechara esa gran ventaja. El noble de lucida y espectacular apariencia muestra todo su interés y escucha atentamente a su acompañante y sirviente, sonriendo al saber que ella es una criatura del mar, aunque no se lo tome tan literal como realmente es.

-Eso no me lo esperaba Tina ¿Tienes alma de pirata?-Sonríe al hacer ese comentario, lejos de adivinar realmente que esa mujer junto a él es una autentica sirena, una verdadera belleza de mar.

La alegría de Tina se volvió toda timidez cuando Zaebos comenzó a cortejarla cada vez mas y mas, acercándose peligrosamente a cada momento. Cada reacción de la mujer, cada acción y cada palabra que dice es utilizada por ese hombre para acercarse más a ella y cortejarla, y llegado ese punto la hermosa mujer no tiene más opción que estar a merced de ese astuto hombre. La chica explica a su compañero y jefe de que no está acostumbrada a esas cosas, aunque no se da bien a la idea de que si habla de los zapatos, el vestido, o al ser avanzada de ese modo por un hombre.

-Imagino que te refieres a los zapatos, una joven tan valiente y hermosa como tu debe de estar muy acostumbrada a que los hombres como yo queramos seducirte.-El tono de voz de Zaebos va lleno de vigor y confianza, aunque a pesar de mostrarse tan natural sabe de que la gente con una posición como él no se acercaría así a alguien como ella, la mayoría en su prepotencia no se tomaría tantas molestias, no pondría en práctica lo mejor del arte de seducir y complacer. El momento en el que ese hombre empezó a oler los cabellos de la joven mercenario hizo que ella no soportara más la vergüenza y se le escapara súbitamente de las manos. Rápidamente Tina se quito los zapatos quedando así descalza, aprovechando el momento para observar el jardín y agradecer a ese hombre por haberla llevado hasta allí.

-No hay de que, esta casa, es tu casa ahora…Y si bien no estamos en temporada, es posible que los días en que haya buen sol puedas disfrutar del gran estanque que se encuentra más detrás de esta casa. -Además de recalcar a la mercenaria de que esa es ahora su casa, también le informa sabiendo que le gusta mucho el agua que tiene un gran estanque en algún lugar de esa gran mansión donde bañarse o nadar.-El nadar no es mi especialidad, pero tu Tina, tú podrías sacarle mucho provecho.-Debido a su condición Zaebos nunca podría ser un gran nadador, aunque ese es un gran secreto que no nunca revelara tan fácilmente.
Se acerca Zaebos a ella, desde un costado, para quedar muy cerca suyo, observando la hermosa figura femenina de Tina desde atrás y deleitándose de ella.

_________________
avatar
Zaebos de cordoba

Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 12/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Tina Iboshi el Miér Mar 08, 2017 4:02 am

Tina se sorprendió un poco por que le dijeran pirata, ya que la verdad es que no estaba tan desencaminado pero igual no le gustaba, si algo detestaba era a esos bandidos sucios y cobardes que solo atacaban a los débiles y que mas de una vez habían ensuciado el mar tirando cadáveres y tiñendo de rojo las aguas con los pobres que capturaba, pero igual logro desenmascarar su ligero enfado con una sonrisa, el hombre no tenia por que saber de su odio a estos

-no señor… soy un ser de agua… recuerda? Por eso mientras mas cerque este del agua mejor…

Se había logrado alejar un poco de el pero para su desesperación, volvió a escuchar palabras tan linda y halagadoras de ese hombre cuando lo hizo que solamente la confundieron mas y la turbaron cada vez mas, la verdad estaba en una encrucijada, era verdad que ella no era una puta que se desvistiera con cualquiera, pero también era cierto que nadie le decía cosas tan hermosas y halagadoras y la cortejaba de esa manera pero si por eso ella seguía adelante entonces si seria una puta que se sacaría la ropa con alguien por que si y no sabia que hacer, cuando sintió el césped bajo sus pies desnudos se tranquilizo un poco

-Ha… creo que preferiría la noche señor

Comento un poco nerviosa, esa vez decía eso por una simple razón… sabia que nadando y empapada llamaba un poquito demasiado la atención y prefería no tentar a la suerte con algún guardia o sirviente pero eso no se lo diría a aquel hombre

-Me sorprende… me cuesta un poco creer que a alguien no el guste el mar… aunque supongo que es cosa de cada quien… yo no puedo vivir sin agua

Hablo tranquilamente pero sin acercarse al hombre, ya que estaba demasiado turbada, pero de nuevo este se acerco y Tina sentía su mirada en su cuerpo aun cuando no viera que la veía

-Ha… alguna petición mi señor?

Pregunto con un dejo de coquetería en su voz que no logro evitar

_________________
avatar
Tina Iboshi

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre oro y sombras

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.